La ac­tual es­truc­tu­ra de la Unión Te pi­to

El Debate de Los Mochis - - MÉXICO - Héctor de Mau­león @hde­mau­leon de­mau­[email protected]­mail.com

Dos mu­je­res en­tra­ron al ho­tel

Se­na­dor, en la co­lo­nia Doc­to­res. Caía la no­che del do­min­go 28 de enero del 2019. Un jo­ven, al que pro­ba­ble­men­te acom­pa­ña­ba otro hom­bre, se reunió con ellas mi­nu­tos más tar­de. Pa­sa­ron unas ho­ras, las mu­je­res sa­lie­ron, el hom­bre no. Cuan­do per­so­nal del ho­tel en­tró a in­da­gar en la ha­bi­ta­ción 301, se ha­lló un ca­dá­ver con un ti­ro en la ca­be­za. Ha­bía tam­bién va­rias bo­te­llas de cer­ve­za y una de te­qui­la. El muer­to, se­gún un agen­te de la po­li­cía, “an­da­ba dro­ga­do has­ta las ore­jas”. To­do in­di­ca­ba que se tra­ta­ba de un sui­ci­dio.

Más tar­de se des­cu­brió que el di­fun­to era Marck Varela. Una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral lo ubi­ca­ba co­mo ope­ra­dor prin­ci­pal de la

Unión Te­pi­to, lue­go de la de­ten­ción de

Da­vid Gar­cía Ra­mí­rez, el Pis­ta­che, y Da­niel Eduar­do León, el Ti­ger.

El Pis­ta­che y el Ti­ger ha­bían he­re­da­do la Unión de ma­nos de Ro­ber­to Mo­ya­do Esparza, el Be­ti­to. Fue­ron ellos quie­nes fa­ci­li­ta­ron los au­tos y de­par­ta­men­tos que es­te úl­ti­mo usó pa­ra huir y es­con­der­se cuan­do la PGR lo ubi­có, a me­dia­dos del se­xe­nio pa­sa­do, co­mo ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio.

Cuan­do el Be­ti­to ca­yó, que­dó cla­ro que el Pis­ta­che he­re­da­ría la Unión. Ha­bían es­ta­do jun­tos des­de ni­ños y jun­tos se ha­bían ini­cia­do en las fi­las del cri­men or­ga­ni­za­do. El Pis­ta­che era el hom­bre de ma­yor con­fian­za de Mo­ya­do. Fue de­te­ni­do muy pron­to; sin em­bar­go, aun­que se­gún un re­por­te fe­de­ral to­da­vía hoy con­ti­núa dic­tan­do ins­truc­cio­nes a sus agre­mia­dos des­de la cár­cel, a tra­vés de un ce­lu­lar.

Fue el Pis­ta­che quien de­ci­dió que Varela se hi­cie­ra car­go de una par­te im­por­tan­te de las ope­ra­cio­nes cri­mi­na­les del gru­po: las ex­tor­sio­nes en Po­lan­co. Varela fue de­tec­ta­do rá­pi­da­men­te, sin em­bar­go, a tra­vés de tra­ba­jos de in­te­li­gen­cia. In­ves­ti­ga­do­res fe­de­ra­les des­cu­brie­ron que las res­pon­sa­bi­li­da­des que ha­bía re­ci­bi­do no le ca­ye­ron bien. Se sen­tía apa­bu­lla­do, dor­mía po­co, pa­sa­ba los fi­nes de semana en ho­te­les, al la­do de es­corts, be­bien­do y con­su­mien­do dro­ga.

No tar­dó en en­trar en con­flic­to con otro de los hom­bres re­le­van­tes de la Unión, un su­je­to apo­da­do el Co­lom­biano, el Co­lo­cho o el

Par­ce­ro. El re­por­te de las au­to­ri­da­des in­di­ca que Varela pen­sa­ba eje­cu­tar aque­lla no­che al Co­lom­biano, pues­to que ha­bía ubi­ca­do el bar en el que es­te se en­con­tra­ba. Pe­ro se le pa­sa­ron los tra­gos, se le pa­só la dro­ga.

Una ver­sión que co­rrió más tar­de, y que se cree que fue pro­pa­la­da por el hom­bre aún no iden­ti­fi­ca­do que en­tró con él al ho­tel, se­ña­la que Varela, muy ebrio, co­men­zó a ju­gar con su ar­ma, di­jo que las pre­sio­nes es­ta­ban a pun­to de ha­cer que se sui­ci­da­ra, y que de pron­to se le fue un ti­ro.

El pa­sa­do 3 de ma­yo fue acri­bi­lla­do en Iz­ta­pa­la­pa Víc­tor Vázquez Alor, el Alor, pre­sun­to je­fe de cé­lu­la de la Unión Te­pi­to en Iz­ta­pa­la­pa. El Alor sa­lía de su do­mi­ci­lio. Una ima­gen ex­traí­da más tar­de de una cá­ma­ra mues­tra el ins­tan­te bru­tal del ase­si­na­to. Un hom­bre se acer­có a él y co­men­zó a dis­pa­rar­le. El Alor echó a co­rrer, pe­ro ca­yó unos pa­sos más ade­lan­te.

Las au­to­ri­da­des con­si­de­ran que la Unión se en­cuen­tra en un pe­rio­do de pug­nas in­ter­nas y de lu­cha abier­ta con otros gru­pos cri­mi­na­les, co­mo el que en­ca­be­za Jor­ge Flo­res, el Tor­tas, lí­der de la Fuer­za An­ti Unión. De acuer­do con las in­ves­ti­ga­cio­nes más re­cien­tes, en lo al­to de la es­truc­tu­ra que al­gu­na vez en­ca­be­zó Ro­ber­to Mo­ya­do Esparza, fi­gu­ran los her­ma­nos Pe­dro Ra­mí­rez Pé­rez, el Ja­món, y Jo­sé Alberto Ra­mí­rez Pé­rez, Che­pe.

De­ba­jo de ellos, al fren­te de cé­lu­las re­par­ti­das a lo lar­go de la ciu­dad, apa­re­ce un su­je­to apo­da­do el Le­nin. En ese ni­vel se en­cuen­tran tam­bién Óscar An­drés Flo­res Ra­mí­rez, el Lu­na­res; Éd­gar Alan Ro­bles Ama­ya, co­no­ci­do co­mo Ro­bles, Hugo Mit­su­ru

Her­nán­dez, a quien lla­man Mit­su­ru, y los hom­bres apo­da­dos Cris­mas, el Co­lo­cho y el Bandido.

To­dos es­tos in­di­vi­duos mue­ven los es­tu­pe­fa­cien­tes des­ti­na­dos al narcomenudeo y di­ri­gen a los pro­vee­do­res y ela­bo­ra­do­res de dro­ga: Do­no­van, Pe­ri­quín, Kar­la Vi­ri­dia­na, Dead Pool y Die­go Var­gas.

El re­por­te con­sul­ta­do por el co­lum­nis­ta in­di­ca que to­dos ellos re­ci­ben apo­yo de ele­men­tos y fun­cio­na­rios in­crus­ta­dos en la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na y en la Fis­ca­lía de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.