Ter­cer pi­so

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO -

Pe­lea de ga­tos. Ni con to­das las de­cla­ra­cio­nes po­lé­mi­cas que ha he­cho a lo lar­go de su Ad­mi­nis­tra­ción, el al­cal­de de Cu­lia­cán, Je­sús Es­tra­da Fe­rrei­ro, ha­bía tras­cen­di­do al ám­bi­to na­cio­nal, in­clu­so in­ter­na­cio­nal, has­ta que se vio en­vuel­to en una no­ti­cia fal­sa por un vi­deo que se vi­ra­li­zó en re­des so­cia­les, don­de un hom­bre ves­ti­do con ca­mi­sa de co­lor blan­co fue ata­ca­do por un ga­to, pe­ro a al­guien se le ocu­rrió pu­bli­car­lo y de­cir que el al­cal­de de Cu­lia­cán ha­bía si­do ata­ca­do por el fe­lino. Pe­ro a di­fe­ren­cia de mu­chas en­tre­vis­tas rís­pi­das con los re­por­te­ros, es­ta no­ti­cia fal­sa la to­mó con hu­mor y sar­cas­mo, y que no le afec­tó de ma­ne­ra ne­ga­ti­va. Al pri­mer edil no le que­dó de otra que to­mar­lo con hu­mor, y has­ta de­cla­ró que fue a va­cu­nar­se por­que a lo me­jor sí fue cier­to el ata­que del ga­to y no se dio cuen­ta, pe­ro que le do­lie­ron más los si­lla­zos que los ara­ña­zos del ani­mal. Hay ve­ces que es me­jor to­mar la vi­da con hu­mor, pe­ro es im­por­tan­te que an­tes de pu­bli­car o com­par­tir una fo­to, vi­deo o no­ti­cia, se ve­ri­fi­que la ve­ra­ci­dad de la in­for­ma­ción pa­ra no caer en las no­ti­cias fal­sas.

Otra más. No es nue­vo el ca­so en el Con­gre­so del Es­ta­do, pe­ro el te­ma ya se for­ma­li­zó ayer, cuan­do el pre­si­den­te del PAN en Ahome, Ariel Agui­lar, in­ter­pu­so la de­nun­cia por las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en la ad­qui­si­ción de las sie­te am­bu­lan­cias y tres uni­da­des mé­di­cas. Res­pal­da­do por el pre­si­den­te es­ta­tal de ese ins­ti­tu­to po­lí­ti­co, Se­bas­tián Za­mu­dio, Agui­lar le me­tió más rui­do al al­cal­de de Ahome, Guillermo «Billy» Chap­man, en­tre los dipu­tados lo­ca­les, que ya sa­ben de so­bra de las co­rre­rías de es­te. No fal­ta­rá que Chap­man y sus in­con­di­cio­na­les ase­gu­ren que tie­ne fon­do po­lí­ti­co, pe­ro las evi­den­cias en es­te y otros ca­sos echan por tie­rra su de­fen­sa. In­clu­so, es tan gra­ve lo que es­tá pa­san­do en Ahome, que has­ta dipu­tados mo­re­nis­tas, co­mo Ma­ría Vic­to­ria Sán­chez, es­tán por el ajus­te de tuer­cas a Chap­man. Ya Sán­chez has­ta subió a tri­bu­na pa­ra de­nun­ciar el ca­so de las am­bu­lan­cias, que se su­man a una lar­ga lis­ta de es­cán­da­los que es­tán plas­ma­dos en las pe­ti­cio­nes de jui­cio po­lí­ti­co que ellos tie­nen en contra del al­cal­de aho­men­se.

Al ga­re­te. En Ma­zatlán, las au­to­ri­da­des de Via­li­dad es­ta­tal han de­ja­do la­ten­te el ries­go de nue­vos blo­queos en­tre los gre­mios trans­por­tis­tas. Tan­to los líderes de los sin­di­ca­tos de ta­xis­tas, co­mo los re­pre­sen­tan­tes de la em­pre­sa Au­to­trans­por­tes de Ae­ro­puer­to (quie­nes por vein­te años se han dispu­tado la ex­clu­si­vi­dad en el tras­la­dos tu­rís­ti­cos), han ad­mi­ti­do que no hay nin­gún acuer­do, lo que man­tie­ne el ries­go de más con­fron­ta­cio­nes que afec­ta­rían la ima­gen tu­rís­ti­ca de Ma­zatlán.

Mar­cha de do­lor. Hoy, que se ce­le­bra el Día de la Ma­dre, in­te­gran­tes del gru­po Ras­trea­do­ras rea­li­za­rán una mar­cha pa­ra ma­ni­fes­tar­se contra el Go­bierno por tan­to do­lor y contra tan­ta in­jus­ti­cia e im­pu­ni­dad. Aun­que la zo­na del mu­ni­ci­pio de Gua­sa­ve se ha­bía man­te­ni­do de cier­ta ma­ne­ra aje­na a tan­tos ca­sos de fo­sas clan­des­ti­nas, no así de des­apa­ri­cio­nes, los dos úl­ti­mos me­ses han es­tre­me­ci­do a la so­cie­dad. Las in­te­gran­tes del gru­po Ras­trea­do­ras de El Fuer­te lo­ca­li­za­ron quin­ce víc­ti­mas en un pre­dio en­mon­ta­do que se ubi­ca en las in­me­dia­cio­nes de Juan Jo­sé Ríos el pa­sa­do mes de abril, y más re­cien­te­men­te, en la zo­na de Ca­sa Blan­ca, el pa­sa­do 1 de ma­yo, en­con­tra­ron on­ce cuer­pos más, con lo que su­man 26 los res­tos de per­so­nas que fue­ron «sem­bra­das» en dis­tin­tos lu­ga­res, acae­ci­das a ma­nos pre­sun­ta­men­te del cri­men or­ga­ni­za­do.

Des­ti­tu­ción. Quien se di­ce que se­rá des­ti­tui­do de su car­go es el pro­cu­ra­dor de Pro­tec­ción de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes del DIF Mo­co­ri­to, Jo­nat­han Abraham Mar­tí­nez Aya­la, de­bi­do a la ma­ne­ra en que ma­ne­jó el ca­so de la cus­to­dia de una ni­ña, ya que, a pe­sar de las re­co­men­da­cio­nes que reali­zó la CEDH al Ayun­ta­mien­to pa­ra pro­ce­der, el pro­cu­ra­dor nun­ca tra­tó de mo­di­fi­car el rum­bo del ca­so, aun­que se le di­jo que no es­ta­ba ha­cien­do bien las co­sas, ra­zón por la que la sín­di­ca pro­cu­ra­do­ra Cris­ti­na Má­pu­la pe­di­rá que sea ce­sa­do y se le apli­quen san­cio­nes, mien­tras el ca­so de la me­nor si­gue sien­do ana­li­za­do. Es­to pue­de ser un in­di­ca­dor pa­ra que al mo­men­to de ele­gir a los fun­cio­na­rios se ana­li­ce a de­ta­lle si cum­plen ver­da­de­ra­men­te con el per­fil pa­ra di­cho pues­to, ya que aun­que no se ha pre­sen­ta­do otro ca­so si­mi­lar en Mo­co­ri­to, son ellos quie­nes es­tán al fren­te de los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos y tie­nen ma­yor con­tac­to con la ciu­da­da­nía, a quien se le de­be brin­dar el me­jor ser­vi­cio po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.