AMLO y su Go­bierno ‘vin­ta­ge’: vuel­ve el PRI de los años 70

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO - Luis En­ri­que Ra­mí­rez @Lui­sEn­ri­queRam7

La úl­ti­ma vez que Pe­mex pu­so en mar­cha nue­vas re­fi­ne­rías fue ha­ce cua­tro dé­ca­das, du­ran­te el man­da­to de uno de los pre­si­den­tes más odia­dos de Mé­xi­co, da­da la cri­sis eco­nó­mi­ca en que su­mer­gió al país: Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo. Hoy, tan os­cu­ro an­te­ce­den­te po­ne a tem­blar a quie­nes se preo­cu­pan por el fu­tu­ro del país en lu­gar de po­ner­se a pu­bli­car en re­des las fa­mo­sas «ma­ro­mas»; es de­cir, gi­ros ver­ba­les orien­ta­dos a jus­ti­fi­car to­do lo que ha­ce o di­ce el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Ello, fren­te al anun­cio ayer, por par­te de AMLO, de la cons­truc­ción de la refinería Dos Bo­cas en Ta­bas­co. In­for­mó el pri­mer man­da­ta­rio que las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les que con­cur­sa­ron pa­ra lle­var a ca­bo es­ta obra no cum­plie­ron los re­qui­si­tos de cos­to y tiem­po, por lo que la li­ci­ta­ción se de­cla­ró de­sier­ta.

Por de­ci­sión pre­si­den­cial, la refinería se­rá cons­trui­da por el Go­bierno fe­de­ral, a tra­vés de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos y la Se­cre­ta­ría de Ener­gía, cu­ya ti­tu­lar, Ro­cío Nah­le, di­ri­gi­rá el pro­yec­to con cos­to al era­rio de 8 mil mi­llo­nes de dó­la­res. For­bes, la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da en ne­go­cios y fi­nan­zas con ma­yor re­co­no­ci­mien­to en el mun­do, de­di­có un am­plio es­pa­cio al te­ma de Dos Bo­cas en su ver­sión di­gi­tal de ayer con la si­guien­te in­for­ma­ción: «Las em­pre­sas in­vi­ta­das por el Go­bierno me­xi­cano fue­ron in­ca­pa­ces de asu­mir la cons­truc­ción de la refinería con el pre­su­pues­to y tiem­pos es­ta­ble­ci­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ló­pez Obra­dor. El pro­yec­to se­rá eje­cu­ta­do por Pe­mex y la Se­ner... y eso es un ries­go».

Se­gún es­pe­cia­lis­tas en el sec­tor ener­gé­ti­co con­sul­ta­dos por For­bes, el Go­bierno am­loís­ta arries­ga la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia de Pe­mex con la de­ci­sión de que sea la pro­pia em­pre­sa es­ta­tal la que cons­tru­ya es­ta refinería.

Por si al­guien du­da to­da­vía de que la #4T se pa­re­ce ca­da vez más al PRI de los años setenta, el mis­mo que, por lle­var a ca­bo obras de gran im­pac­to, pe­ro sin ci­mien­to, de­jó hun­di­do a Mé­xi­co en una se­rie de de­va­lua­cio­nes cu­yos efec­tos se­gui­mos pa­de­cien­do. El po­pu­lis­mo, que le lla­man.

ASÍ SE HA­CE. Quirino Ordaz Cop­pel dio ayer y an­te­ayer sen­das lec­cio­nes de có­mo be­ne­fi­ciar de ma­ne­ra di­rec­ta a la eco­no­mía po­pu­lar de los si­na­loen­ses, sin el ries­go de una re­ce­sión fu­tu­ra.

El pro­gra­ma de uni­for­mes y úti­les es­co­la­res sig­ni­fi­ca un aho­rro pa­ra las fi­nan­zas fa­mi­lia­res de 450 mil ho­ga­res, pe­ro ayer el go­ber­na­dor sa­lió a ex­pli­car otro te­ma que ata­ñe a los tra­ba­ja­do­res de Go­bierno: los prés­ta­mos so­li­ci­ta­dos a So­fo­les y So­fo­mes, que tar­da­rán una vi­da en­te­ra en pa­gar, da­dos los ele­va­dos in­tere­ses.

Go­bierno del Es­ta­do ha re­ne­go­cia­do esos cré­di­tos pa­ra ba­jar las ta­sas de in­te­rés, y los in­ter­me­dia­rios aca­ta­ron la me­di­da: los adeu­dos les se­rán pa­ga­dos sin ne­ce­si­dad de se­guir san­gran­do la eco­no­mía de los bu­ró­cra­tas.

En Juan Jo­sé Ríos, a don­de lle­vó ayer las jor­na­das Pu­ro Si­na­loa, Ordaz Cop­pel acla­ró que Go­bierno del Es­ta­do no pa­ga­rá esos prés­ta­mos, pues­to que no fue quien los con­ce­dió; el pa­pel de su Ad­mi­nis­tra­ción se li­mi­ta a la ne­go­cia­ción de es­te asun­to por ra­zo­nes más hu­ma­ni­ta­rias que de otro ti­po. «Lo mis­mo se tie­ne que ha­cer con los sin­di­ca­li­za­dos del ma­gis­te­rio y de sa­lud, por­que es un abu­so el que han he­cho con los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de es­te ne­go­cio to­tal­men­te des­bor­da­do», ex­pre­só el man­da­ta­rio es­ta­tal.

Re­ve­ló có­mo, a su lle­ga­da al Go­bierno, le ha­bla­ron todos los due­ños y di­rec­to­res de So­fo­les y So­fo­mes pa­ra man­te­ner esos cré­di­tos que ma­ne­jan en todos los es­ta­dos de la República. En Si­na­loa, em­pe­ro, se to­pa­ron con pa­red. «A no­so­tros se nos hi­zo muy in­jus­to lo que se le es­tá co­bran­do de in­tere­ses a los tra­ba­ja­do­res. Por eso hi­ci­mos esa re­es­truc­tu­ra pa­ra be­ne­fi­ciar su bol­si­llo, su eco­no­mía, apo­yar­los a ellos. Ha si­do un abu­so, se han apro­ve­cha­do de los tra­ba­ja­do­res. Yo es­toy del la­do de los tra­ba­ja­do­res», asen­tó Quirino Ordaz con la fir­me­za que lo ca­rac­te­ri­za. ¡En­ho­ra­bue­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.