Man­de­la: 25 años co­mo pre­si­den­te del re­clu­so 46664

El 10 de ma­yo de ha­ce 25 años, Nel­son Man­de­la se con­vir­tió ofi­cial­men­te en el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de Su­dá­fri­ca. An­tes de ese sim­bó­li­co e his­tó­ri­co mo­men­to, Ma­di­ba lu­chó du­ran­te dé­ca­das contra el apart­heid y pa­só 27 años en la cár­cel por su ac­ti­vis­mo

El Debate de Los Mochis - - EL BUSCADOR - KA­gen­cia EFE @de­ba­te.com.mx

Hoy, todos no­so­tros, por nues­tra pre­sen­cia aquí y por nues­tras ce­le­bra­cio­nes en otras par­tes de nues­tro país y del mun­do, con­fe­ri­mos glo­ria y es­pe­ran­za a la re­cién na­ci­da li­ber­tad. De la ex­pe­rien­cia de un desas­tre hu­mano ex­tra­or­di­na­rio que du­ró de­ma­sia­do tiem­po, de­be na­cer una so­cie­dad de la que to­da la hu­ma­ni­dad es­té or­gu­llo­sa”.

Con es­tas pa­la­bras to­ma­ba po­se­sión del car­go el re­cién ele­gi­do pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca. Nel­son Ro­lih­lah­la Man­de­la ju­ra­ba el car­go y se di­ri­gía a su pue­blo co­mo má­xi­mo man­da­ta­rio. An­te di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des, una mul­ti­tud de gen­te que agi­ta­ba ban­de­ri­tas y vi­to­rea­ba “¡Vi­va Ma­di­ba!” y el res­to del país y par­te del mun­do si­guién­do­lo por te­le­vi­sión, Man­de­la se con­vir­tió en la pri­me­ra per­so­na ne­gra en es­tar al fren­te de ese país afri­cano.

Su­dá­fri­ca abo­ga­ba por de­jar atrás un re­gue­ro de vio­len­cia y se­gre­ga­ción ra­cial im­pul­sa­da por la mi­no­ría blan­ca. Una reali­dad contra la que Man­de­la lu­chó des­de jo­ven y que le cos­tó 27 años de li­ber­tad.

µ El hi­jo de un rey Man­de­la era el hi­jo de un rey Xho­sa y fue edu­ca­do en la cul­tu­ra “real”, en­ca­mi­na­do a di­ri­gir a su tri­bu. Ma­di­ba era “aris­to­crá­ti­co” y sus se­gui­do­res no so­lo lo apo­ya­ban por mi­li­tar en el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano (CAN), sino por ser hi­jo de un je­fe tri­bal, por co­no­cer las raí­ces del país y por su bús­que­da de con­sen­so, pro­pio de un

ca­be­za de tri­bu.

Re­cién en­tra­da en la adul­tez, Man­de­la se ins­cri­be en la úni­ca uni­ver­si­dad que ad­mi­te a ne­gros, en la ca­rre­ra de De­re­cho. Y, en ese mo­men­to, des­pier­ta su cons­cien­cia ra­cial.

Es un lí­der na­to y ese ca­rác­ter en pro de la jus­ti­cia le cues­ta su pri­mer en­con­tro­na­zo con el sis­te­ma. En es­te ca­so, con el uni­ver­si­ta­rio. Es re­pre­sen­tan­te de los alum­nos y un en­fren­ta­mien­to con el en­gra­na­je bu­ro­crá­ti­co le cues­ta la ex­pul­sión. Su fa­mi­lia quie­re que vuel­va a la al­dea, pe­ro él se nie­ga y po­ne rum­bo a Johannesburgo. Un via­je que cam­bió la his­to­ria. En la ciu­dad en­cuen­tra tra­ba­jo co­mo vi­gi­lan­te de una mi­na de oro. Allí es tes­ti­go de pri­me­ra mano de la in­jus­ti­cia y la dis­cri­mi­na­ción que su­frían los ne­gros. En 1942 vuel­ve a la uni­ver­si­dad pa­ra con­ti­nuar con sus es­tu­dios y pron­to acep­ta un pues­to de be­ca­rio en un bu­fet de abo­ga­dos.

Du­ran­te es­ta épo­ca en­tra en con­tac­to con Walter Si­su­lu, un ac­ti­vis­ta contra el apart­heid y di­ri­gen­te del Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano (CNA). En 1948 fun­dan, jun­to con Oli­ver Tam­bo, las ju­ven­tu­des del par­ti­do. Ese mis­mo año, el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Uni­fi­ca­do (PNU), que pre­sen­ta una pro­pues­ta pa­ra am­pliar y ex­tre­mar las me­di­das ra­cia­les, ga­na las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en las que los ne­gros te­nían prohi­bi­do vo­tar.

Las po­lí­ti­cas del PNU li­mi­tan to­da­vía más los de­re­chos ci­vi­les de los sud­afri­ca­nos ne­gros. Las lla­ma­das “Pass Laws” re­gu­la­ban los es­pa­cios en los que po­dían vi­vir y tra­ba­jar los sud­afri­ca­nos de co­lor. En 1960, el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano y el Con­gre­so Pa­na­fri­cano (PAC) lla­ma­ron a ma­ni­fes­tar­se contra es­tas im­po­si­cio­nes.

Es­tas pro­tes­tas aca­ba­ron en un ba­ño de san­gre en la lo­ca­li­dad de Sha­per­vi­lle. La Po­li­cía abrió fue­go contra los ma­ni­fes­tan­tes y ma­tó a 69 per­so­nas. Po­co des­pués, el Go­bierno ile­ga­li­zó el ANC y el PAC. Ese mis­mo año, Man­de­la fue de­te­ni­do por pri­me­ra vez. Un año más tar­de, es ab­suel­to del car­go de al­ta trai­ción tras ejer­cer su pro­pia de­fen­sa. Pa­sa a la clan­des­ti­ni­dad y aban­do­na la idea de re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca por la lu­cha ar­ma­da. En 1962, a su vuel­ta de di­fe­ren­tes via­jes, es de­te­ni­do por aban­do­nar ile­gal­men­te el país y lo con­de­nan a cin­co años de pri­sión.

Du­ran­te los dos años si­guien­tes tie­ne lu­gar el Jui­cio de Ri­vo­nia, en el que Man­de­la, jun­to con otros com­pa­ñe­ros, fue­ron juz­ga­dos por un in­ten­to de aca­bar con el Go­bierno y las le­yes del apart­heid. En 1964 lo con­de­nan a ca­de­na per­pe­tua. Las pro­tes­tas y la pre­sión in­ter­na­cio­nal lo li­bran de la pe­na de muer­te.

µ El pre­so 46664, pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca

En la puer­ta que se­lla­ba una cel­da de 2.4 por 2.1 me­tros se po­día ver el nú­me­ro 46664. El nú­me­ro ha­cía re­fe­ren­cia al nú­me­ro de re­clu­so, 466, en el año en el que fue en­car­ce­la­do, el 64. Si­guien­do las le­yes dis­cri­mi­na­to­rias, los sud­afri­ca­nos ne­gros se lle­va­ban peor par­te que el res­to de los pri­sio­ne­ros. Es­ta­ban so­me­ti­dos a tor­tu­ras y tra­ba­jos for­za­dos en una cantera.

En la cár­cel, Ma­di­ba con­ti­nua­ba con su lu­cha. An­te las crí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, el Go­bierno or­ga­ni­za­ba via­jes de pren­sa pa­ra vi­si­tar al pre­so 46664 en los que se fal­sea­ban sus con­di­cio­nes de re­clu­sión. Po­co a po­co, las vo­ces in­ter­na­cio­na­les contra el apart­heid to­ma­ron ca­da vez más fuer­za.

En 1982 es tras­la­da­do a otra cár­cel en la que me­jo­ran sus con­di­cio­nes de vi­da. El go­bierno blan­co, sin­tien­do el alien­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en la nu­ca, pro­po­ne li­be­rar a Man­de­la si re­nun­cia a la lu­cha ar­ma­da pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos.

La hi­ja del ac­ti­vis­ta, de­lan­te de una mu­che­dum­bre, lee en nom­bre de su pa­dre la car­ta de re­cha­zo. “So­lo pue­den ne­go­ciar los hom­bres li­bres. No me voy a com­pro­me­ter a na­da has­ta que yo y vo­so­tros, el pue­blo, sea­mos li­bres.” A par­tir de 1986 co­mien­zan las ne­go­cia­cio­nes pa­ra li­be­rar a Ma­di­ba. El 11 de fe­bre­ro de 1990 se anun­ció al mun­do que Nel­son Man­de­la, tras 27 años en­car­ce­la­do, iba a re­co­brar la li­ber­tad, a pe­sar de las pro­tes­tas de la ex­tre­ma de­re­cha y ra­cis­ta.

Man­de­la sa­lió con el pu­ño en al­to y de la mano de su mu­jer, Win­nie. Te­nía 71 años. De­jó en la cel­da cual­quier sen­ti­mien­to de ven­gan­za, si al­gún día lo tu­vo, y ren­cor. Su pro­pó­si­to era se­guir lu­chan­do, aho­ra des­de la li­ber­tad, por una Su­dá­fri­ca de todos sus ciu­da­da­nos. Ape­nas un mes des­pués de ser li­be­ra­do es ele­gi­do vi­ce­pre­si­den­te del CNA. A me­dia­dos del mis­mo año, el par­la­men­to de­ro­ga­ba la ley de se­gre­ga­ción ra­cial. En 1991, Man­de­la asu­me el car­go de pre­si­den­te del CNA por acla­ma­ción. El pre­so 46664 ca­mi­na­ba ha­cia la pre­si­den­cia de su país.

En 1993, re­ci­be el Pre­mio No­bel de la Paz, lo que su­po­ne un im­por­tan­te res­pal­do a sus pro­pues­tas po­lí­ti­cas y un re­co­no­ci­mien­to a los años que pa­só re­clui­do por su ac­ti­vis­mo.

El 26 de abril de 1994 se ce­le­bran las pri­me­ras lec­cio­nes li­bre del país. Sin res­tric­cio­nes por co­lor, cla­se o gé­ne­ro. Más de 20 mi­llo­nes de per­so­nas vo­ta­ron por pri­me­ra vez. Des­pués de más de tres si­glos, la opre­sión blan­ca caía ba­jo el pe­so de la de­mo­cra­cia: Man­de­la ha­bía si­do ele­gi­do pre­si­den­te con ca­si el 63 por cien­to de los vo­tos.

“Es­to es, pa­ra todos los sud­afri­ca­nos, una oca­sión inol­vi­da­ble. Es la rea­li­za­ción de las esperanzas y sue­ños que he­mos abri­ga­do du­ran­te dé­ca­das. Los sue­ños de una Su­dá­fri­ca que re­pre­sen­ta a todos los sud­afri­ca­nos, el co­mien­zo de una nue­va era”, di­jo Ma­di­ba tras vo­tar por pri­me­ra vez.

“¡Por fin so­mos li­bres!”, ex­cla­mó du­ran­te un dis­cur­so pos­te­rior a la con­fir­ma­ción de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, el 2 de ma­yo de 1990. Aque­llas elec­cio­nes las ha­bía ga­na­do él, pe­ro, so­bre to­do, co­mo él mis­mo de­fen­dió, las ha­bía ga­na­do el pue­blo.

Una se­ma­na des­pués, Man­de­la ju­ró el car­go, en el que per­ma­ne­ció has­ta 1999, cuan­do de­ci­dió re­ti­rar­se de la po­lí­ti­ca. El ex­pre­si­den­te fa­lle­ció en 2013, con 95 años. El mun­do lo llo­ró en aquel mo­men­to y lo hon­ra des­de en­ton­ces.

Un cuar­to de si­glo des­pués del nom­bra­mien­to de Man­de­la, la “na­ción ar­coí­ris” aca­ba de vol­ver a las ur­nas sin ha­ber con­se­gui­do su­pe­rar al­gu­nos de los ma­les que la aso­la­ban en­ton­ces. El país si­gue sien­do uno de los más de­sigua­les del mun­do, con al­tas ta­sas de po­bre­za y de pa­ro y car­co­mi­do por la co­rrup­ción.

El es­pí­ri­tu de Man­de­la si­gue vi­vo, pe­ro su ejem­plo pa­re­ce no ha­ber ter­mi­na­do de ca­lar en la cla­se po­lí­ti­ca del país.

EFE

> Nel­son Man­de­la son­ríe du­ran­te una en­tre­vis­ta con la pren­sa en su ca­sa na­tal de Qu­nu (Su­dá­fri­ca), con mo­ti­vo de su 90 cum­plea­ños.

> Nel­son Man­de­la di­ri­gién­do­se a sus com­pa­trio­tas du­ran­te el dis­cur­so de to­ma de po­se­sión de la pre­si­den­cia tras las pri­me­ras elec­cio­nes abier­tas a to­das las ra­zas ce­le­bra­das en Su­dá­fri­ca, el 10 de ma­yo de 1994.

> Fo­to­gra­fía de Nel­son Man­de­la, el pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia mul­ti­rra­cial de Su­dá­fri­ca y Pre­mio No­bel de la Paz, mien­tras sa­lu­da a sus se­gui­do­res en Johannesburgo, Su­dá­fri­ca, el 23 de ju­lio de 2004.

> Un hom­bre po­sa jun­to a la es­ta­tua del ex­pre­si­den­te sud­afri­cano Nel­son Man­de­la en el cen­tro co­mer­cial Sand­ton, en Johannesburgo (Su­dá­fri­ca).

> El Pre­mio No­bel de la Paz y lí­der sud­afri­cano, Nel­son Man­de­la (iz­quier­da), y el en­ton­ces pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Bill Clin­ton, se aso­man a la ven­ta­na de la cel­da don­de Man­de­la es­tu­vo 18 de sus 27 años co­mo pre­so po­lí­ti­co en Rob­ben Is­land, Su­dá­fri­ca, el 27 de mar­zo de 1998.

> Ima­gen que mues­tra una pan­car­ta con un men­sa­je de apo­yo pa­ra el ex­pre­si­den­te sud­afri­cano Nel­son Man­de­la, a las puer­tas del hos­pi­tal en Pre­to­ria (Su­dá­fri­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.