Mues­ca y mue­ca en Dos Bo­cas

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ma­rín cma­[email protected]­le­nio.com

Cuan­do la Unión So­vié­ti­ca lle­va­ba una gran ven­ta­ja en la ca­rre­ra es­pa­cial, el pre­si­den­te John F Ken­nedy le pi­dió al di­rec­tor de la NASA re­do­blar es­fuer­zos pa­ra que fue­ran es­ta­dou­ni­den­ses, no ru­sos, los pri­me­ros en pi­sar la Lu­na. Wern­her von Braun le res­pon­dió que la petición era tan des­ca­be­lla­da co­mo pre­ten­der em­ba­ra­zar a nue­ve mu­je­res pa­ra que die­ran a luz en un mes. No obs­tan­te, el pa­dre de los cohe­tes V1 y V2 con que Ale­ma­nia con­si­guió bom­bar­dear a In­gla­te­rra era tan fre­gón que con­si­guió la ha­za­ña.

Ig­no­ro qué me­xi­cano se­rá ca­paz de cons­truir la refinería en Dos Bo­cas en un má­xi­mo de tres años, sin re­ba­sar el gas­to de ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro cru­zo los de­dos pa­ra que no sea el con­tra­tis­ta de ma­yor con­fian­za del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, Jo­sé Ma­ría Río­bóo, au­tor de los pla­nos ori­gi­na­les del re­mien­do a la ba­se aé­rea mi­li­tar de San­ta Lu­cía en que no se to­mó en cuen­ta la exis­ten­cia del Ce­rro de Pau­la que mo­di­fi­ca­rá el pro­yec­to y ele­va­rá los cos­tos, pa­dre del axio­ma “Los avio­nes no cho­can, au­to­má­ti­ca­men­te se re­pe­len”, y cu­yo se­gun­do en su em­pre­sa tie­ne a su car­go la obra. Tam­po­co sé la ra­zón de que el pri­mer man­da­ta­rio anun­cia­ra co­mo “una bue­na no­ti­cia” la de­ci­sión de

de­cla­rar de­sier­ta la li­ci­ta­ción res­trin­gi­da a las cua­tro em­pre­sas del ra­mo que ha­bía pre­sen­ta­do co­mo “las me­jo­res del mun­do”, ya que su sor­pre­si­vo “plan B” de­ja en ma­nos de Pe­mex y la Se­cre­ta­ría de Ener­gía la eje­cu­ción de los tra­ba­jos.

“Es­ta­ban pi­dien­do mu­cho, se pa­sa­ron de los ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res y en el tiem­po de cons­truc­ción”, jus­ti­fi­có el pre­si­den­te, y anun­ció que la obra co­men­za­rá el 2 de ju­nio. “Se van a crear 100 mil em­pleos en la cons­truc­ción y va a es­tar ter­mi­na­da pa­ra ma­yo de 2022. ¡Me can­so gan­so!”, se ufa­nó. Una de las em­pre­sas in­vi­ta­das de­cli­nó par­ti­ci­par en la li­ci­ta­ción, las otras cal­cu­la­ron los cos­tos en­tre 10 y 12 mil mi­llo­nes de dó­la­res, y so­lo una de és­tas afir­mó que po­día ter­mi­nar­la en el pa­so re­que­ri­do.

Con Joa­quín Ló­pez-Dó­ri­ga en Ra­dio Fór­mu­la, la se­cre­ta­ría de Ener­gía, Ro­cío Nah­le, quien ha que­da­do a car­go de coor­di­nar los tra­ba­jos, di­jo que las re­fi­ne­rías de Ca­de­rey­ta y Sa­li­na Cruz se cons­tru­ye­ron sin re­cu­rrir a ex­tran­je­ros. Sí: en pleno neo­li­be­ra­lis­mo ló­pez­por­ti­llis­ta.

El bo­chor­no­so ca­so ha­ce ima­gi­nar­me que­rien­do un au­to­mó­vil a to­do dar. Se lo plan­teo a Rolls Roy­ce, Fe­rra­ri, Mer­ce­des Benz y Au­di. Les di­go que me lo en­tre­guen en de­ter­mi­na­do pla­zo y que mi pre­su­pues­to má­xi­mo es de cier­ta can­ti­dad. La pri­me­ra se dis­cul­pa (fle­má­ti­ca pe­ro cor­tés­men­te); la se­gun­da me cobra 50 por cien­to más de lo que ten­go pre­su­pues­ta­do; la ter­ce­ra y la cuar­ta pre­ten­den 20 por cien­to más, y so­lo una de és­tas pro­me­te que me en­tre­ga­rá el co­che en la fe­cha que se me ocu­rrió. De­sis­to en­ton­ces y re­cuer­do que hay ta­lle­res me­xi­ca­nos ca­pa­ces de ha­cer lo mis­mo.

Lo de­cía en un co­mer­cial de ron Ant­hony Quinn: “Si las co­sas bue­nas de la vi­da fue­ran fá­ci­les, cual­quie­ra las ha­ría...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.