El desas­tre de Cuauh­té­moc

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ray­mun­do Ri­va Pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx

La vi­da en Mo­re­los no va­le na­da. Por cin­co mil pe­sos, un jo­ven ma­tó a dos per­so­nas, a ple­na luz del día, a un cos­ta­do del Pa­la­cio de Go­bierno en el cen­tro de Cuer­na­va­ca. Era una apues­ta -la muer­te o la cár­cel co­mo al­ter­na­ti­vas opues­tas- que ju­gó con la es­pe­ran­za de huir. Fra­ca­só en es­te in­ten­to, pe­ro tu­vo éxi­to pa­ra sub­ra­yar las con­di­cio­nes de in­se­gu­ri­dad en ese es­ta­do, don­de el eco­sis­te­ma de im­pu­ni­dad es par­te del pai­sa­je lo­cal. El go­ber­na­dor Cuauh­té­moc Blan­co de­cla­ró es­tar muy enoja­do, en una reac­ción emo­cio­nal. Tam­po­co hay que sor­pren­der­se. Blan­co lle­gó a la gu­ber­na­tu­ra no por su ta­len­to po­lí­ti­co, sino co­mo par­te de una ma­ni­pu­la­ción de po­lí­ti­cos pa­ra ha­cer­se del po­der, apro­ve­chan­do la po­pu­la­ri­dad del ex­fut­bo­lis­ta por quien se vol­ca­ron en las ur­nas. El desas­tre de Mo­re­los, en ese sen­ti­do, es una cul­pa co­lec­ti­va.

Blan­co es­tá go­ber­nan­do un es­ta­do di­fí­cil, al ser par­te del co­rre­dor del nar­co­trá­fi­co que se ex­tien­de de la Ciu­dad de Mé­xi­co has­ta Aca­pul­co, que des­de ha­ce una dé­ca­da ha si­do un bo­tín dispu­tado por or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les han iden­ti­fi­ca­do cé­lu­las de cuan­do me­nos cin­co gru­pos de­lin­cuen­cia­les, de pre­sen­cia na­cio­nal co­mo el

Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción, y lo­cal, co­mo el Co­man­do Tlahui­ca, en­fo­ca­do en el con­trol del sis­te­ma de agua po­ta­ble y el al­can­ta­ri­lla­do de

Cuer­na­va­ca -un ne­go­cio de 300 mi­llo­nes de pe­sos anua­les-. Tam­bién se en­cuen­tran los vio­len­tos gru­pos re­gio­na­les Los Ro­jos, Gue­rre­ros Uni­dos -que tie­ne una es­truc­tu­ra y ni­ve­les de ope­ra­ción que per­mi­ten con­si­de­rar­lo co­mo un cár­tel-, y La Fa­mi­lia Mi­choa­ca­na.

Mo­re­los no era un es­ta­do de cri­mi­na­li­dad ato­mi­za­da, pe­ro la de­gra­da­ción en los sis­te­mas de se­gu­ri­dad y un go­bierno in­com­pe­ten­te, dis­pa­ra­ron el fe­nó­meno des­de oc­tu­bre de 2018, cuan­do Blan­co lle­gó a la gu­ber­na­tu­ra. Des­de en­ton­ces, la es­pi­ral de in­se­gu­ri­dad se vol­vió in­con­te­ni­ble. Se in­cre­men­ta­ron los ho­mi­ci­dios do­lo­sos, el ro­bo, los se­cues­tros y las ex­tor­sio­nes, par­ti­cu­lar­men­te en la zo­na sur del es­ta­do, don­de per­so­nas que co­no­cen la en­ti­dad re­por­tan que los al­cal­des son víc­ti­mas pre­fe­ri­das de los cri­mi­na­les, así co­mo los co­mer­cian­tes a quie­nes co­bran de­re­cho de pi­so. Si no pa­gan, di­cen es­tas per­so­nas, ba­la­cean e in­cen­dian los lo­ca­les, o pri­van de su li­ber­tad a los pro­pie­ta­rios pa­ra ase­si­nar­los co­mo men­sa­je de es­car­mien­to pa­ra quien desee imi­tar­los. Los ho­mi­ci­dios do­lo­sos, que son de­li­tos de al­to im­pac­to, cre­cie­ron 36% en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, com­pa­ra­do con el mis­mo periodo en 2018, y so­la­men­te en­tre di­ciem­bre de 2018 y mar­zo de 2019, se ele­va­ron 10%, lo que re­fle­ja el des­bor­da­mien­to del cri­men an­te la inope­ran­cia gu­ber­na­men­tal. Mo­re­los es el sex­to es­ta­do don­de más cre­cie­ron los ho­mi­ci­dios do­lo­sos, des­pués de Nue­vo León (103.87%), Quin­ta­na Roo (71.79%), Ta­bas­co (69.60%) So­no­ra (46.05) y Ja­lis­co 45.57. La or­ga­ni­za­ción Se­má­fo­ro De­lic­ti­vo lle­gó a con­ta­bi­li­zar uno de es­tos crí­me­nes ca­da ho­ra.

La al­ta in­ci­den­cia de­lic­ti­va su­pera los má­xi­mos al­can­za­dos en el an­te­rior go­bierno de Gra­co

Ra­mí­rez, que desata­ron pro­tes­tas ca­lle­je­ras y mar­chas con­ti­nuas. Ello, pe­se a que la ci­fra ne­gra de de­li­tos es muy ele­va­da. De acuer­do con el Ine­gi, só­lo 10 de ca­da 100 de­li­tos son de­nun­cia­dos, an­te la fal­ta de con­fian­za en las au­to­ri­da­des y la in­efi­cien­cia arras­tra­da en ob­te­ner sen­ten­cias con­de­na­to­rias. La ma­la ges­tión de Blan­co es el prin­ci­pal fac­tor al que le atri­bu­yen en Mo­re­los la cri­sis de se­gu­ri­dad. El go­ber­na­dor no es quien to­ma las de­ci­sio­nes de fon­do, sino su je­fe de Ofi­ci­na, Jo­sé Ma­nuel Sanz, que acom­pa­ñó a Blan­co des­de que era al­cal­de de Cuer­na­va­ca.

En el po­der es­ta­tal, Sanz ha si­do el ar­qui­tec­to de la rup­tu­ra de la coor­di­na­ción en­tre las cor­po­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad es­ta­tal y mu­ni­ci­pa­les, en don­de anu­ló a las al­cal­días al im­po­ner un mo­de­lo don­de el go­bierno del es­ta­do con­cen­tra to­das las fun­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y trán­si­to, in­clu­yen­do los in­gre­sos de­ri­va­dos de las mul­tas. El re­sul­ta­do ha si­do el de­sin­te­rés de los al­cal­des en coope­rar en ma­te­ria de se­gu­ri­dad o, co­mo es el ca­so del pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Cuer­na­va­ca, An­to­nio Vi­lla­lo­bos, de en­fren­ta­mien­to to­tal. Blan­co no tie­ne bue­na re­la­ción con él, a quien con­si­de­ra cer­cano al ex go­ber­na­dor

Ra­mí­rez, y que cuan­do no pu­do im­pe­dir que to­ma­ra po­se­sión, ce­rró la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal y lo obli­gó a ren­dir pro­tes­ta en la ca­lle.

Los pro­ble­mas po­lí­ti­cos de Blan­co, que se re­fle­jan en el res­to de su ges­tión y del ata­je rá­pi­do de pro­ble­mas co­mo el de la se­gu­ri­dad, se ex­tien­den den­tro del ga­bi­ne­te y con sus alia­dos po­lí­ti­cos. Uno de los cho­ques más sig­ni­fi­ca­ti­vos es con el fis­cal -que asu­mió en el go­bierno de Ra­mí­rez-, Uriel Car­mo­na Gán­da­ra, a quien ha bus­ca­do des­ti­tuir, pe­ro no ha po­di­do ne­go­ciar su sa­li­da con el Con­gre­so lo­cal. Es­ta fal­ta de res­pal­do po­lí­ti­co es­tá aso­cia­do con otra dispu­ta en la que se em­bar­có el go­ber­na­dor ac­tual con sus alia­dos de Mo­re­na, y en par­ti­cu­lar con la pre­si­den­ta na­cio­nal Yeidc­kol Po­levnsky, con quien se pe­leó pú­bli­ca­men­te.

Blan­co, en uno de los go­ber­na­do­res más in­com­pe­ten­tes, con pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y go­ber­na­bi­li­dad. Sin em­bar­go, no es el prin­ci­pal cul­pa­ble del desas­tre en Mo­re­los. Un par­ti­do lo­cal, el So­cial De­mó­cra­ta, lo hi­zo su can­di­da­to -re­por­tes en la pren­sa mo­re­len­se ha­blan que a cam­bio de sie­te mi­llo­nes de pe­sos- pa­ra al­can­zar el po­der. Tras ga­nar la al­cal­día se pe­lea­ron y Blan­co fue re­clu­ta­do por En­cuen­tro So­cial co­mo su can­di­da­to a go­ber­na­dor. Ese par­ti­do le aña­dió el apo­yo del hoy pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, y en su con­flic­to con Ra­mí­rez, el ex­se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, tam­bién lo res­pal­dó.

Blan­co y Sanz es­tán pe­lea­dos con todos, sin en­con­trar sa­li­da a los pro­ble­mas. La in­se­gu­ri­dad los es­tá de­vo­ran­do. Y los res­pon­sa­bles de que sea go­ber­na­dor es­tán irres­pon­sa­ble­men­te ca­lla­dos, mien­tras Mo­re­los, que no pa­re­ce im­por­tar­le fue­ra de pro­ce­sos elec­to­ra­les, se pin­ta de ro­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.