Vio­le­ta

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ser­gio Sar­mien­to @Ser­gio­Sar­mien­to JA­QUE MA­TE

Se lla­ma Vio­le­ta. Nun­ca he sa­bi­do exac­ta­men­te por qué. Qui­zá por­que allá en los trein­ta, cuan­do na­ció, era un nom­bre que anar­quis­tas y so­cia­lis­tas da­ban a sus hi­jas ya que era ra­ro y se apar­ta­ba de la ha­bi­tual no­men­cla­tu­ra ca­tó­li­ca. Tal vez tam­bién por­que era el nom­bre de la her­mo­sa y apa­sio­na­da pro­ta­go­nis­ta de La Tra­via­ta de Giu­sep­pe Ver­di. No me sor­pren­de­ría que su pa­dre, el ro­mán­ti­co pia­nis­ta clá­si­co Moi­sés Fer­nán­dez de La­ra, hu­bie­ra ele­gi­do el nom­bre de su se­gun­da hi­ja en ho­nor a ese per­so­na­je aun­que la de­ci­sión es­can­da­li­za­ra a los mo­ra­lis­tas que co­no­cían la his­to­ria trá­gi­ca de la cor­te­sa­na de Ver­di.

To­da his­to­ria hu­ma­na, pe­ro más la de una mu­jer, es­tá mar­ca­da por gol­pes y amo­res. La muer­te de un her­mano me­nor y la sub­se­cuen­te de­pre­sión de su ma­dre, le die­ron a Vio­le­ta res­pon­sa­bi­li­da­des que en mu­cho tras­cen­dían las ha­bi­tua­les pa­ra una ni­ña. Se con­vir­tió en ma­dre sus­ti­tu­ta de un her­mano más pe­que­ño y con el tiem­po lo lle­va­ría a su es­cue­la, la Se­cun­da­ria 8 de San Pe­dro de los Pi­nos, y se lo en­car­ga­ría a los jar­di­ne­ros mien­tras ella en­tra­ba a cla­ses.

En­tró a tra­ba­jar a Te­lé­fo­nos de Mé­xi­co al ter­mi­nar la se­cun­da­ria, to­da­vía ado­les­cen­te; ha­bía que ga­nar­se la vi­da. Con­tra­jo ma­tri­mo­nio muy jo­ven. Tu­vo tres hi­jos, pe­ro pron­to re­gre­só a tra­ba­jar en bus­ca de in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. y per­so­nal.

In­gre­só al go­bierno co­mo se­cre­ta­ria en los años se­sen­ta y tra­ba­jó en la Se­cre­ta­ría de la Pre­si­den­cia que en­ca­be­za­ba Emilio Mar­tí­nez Ma­na­tou, a quien al­gu­nos con­si­de­ra­ban co­mo po­si­ble can­di­da­to pre­si­den­cial del PRI. Su­frió las vi­ci­si­tu­des de la vi­da po­lí­ti­ca.

Re­cuer­do una vie­ja fo­to­gra­fía en la que ca­mi­na­ba por las ca­lles del cen­tro del bra­zo de Emilio

Mú­ji­ca Mon­to­ya, quien ha­bía si­do di­rec­tor de la Fa­cul­tad de

Eco­no­mía de la UNAM, des­pués de que am­bos per­die­ron el em­pleo tras la de­sig­na­ción de

Luis Eche­ve­rría co­mo can­di­da­to.

Re­gre­só al go­bierno por in­vi­ta­ción de Mú­ji­ca y tra­ba­jó du­ran­te años en la Se­cre­ta­ría de

Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes.

Vio­le­ta ha si­do, so­bre to­do, una mu­jer in­de­pen­dien­te. En los años setenta y ochen­ta sor­pren­día a su ma­ri­do y a sus hi­jos con el anun­cio de que se iba de via­je. y des­apa­re­cía se­ma­nas o me­ses en pe­ri­plos que la lle­va­ban a la Unión So­vié­ti­ca o a la Chi­na de Mao. Su ma­tri­mo­nio ter­mi­nó re­la­ti­va­men­te pron­to, aun­que con mu­chas di­fi­cul­ta­des y con­flic­tos. Es­ta­ble­ció una re­la­ción de amor con un mu­cha­cho bas­tan­te más jo­ven que ella, en otro des­plan­te de li­ber­tad que es­can­da­li­zó a mu­chos, pe­ro contra to­do pro­nós­ti­co ha per­ma­ne­ci­do con él du­ran­te dé­ca­das pe­se a ha­ber­se ne­ga­do a un nue­vo ma­tri­mo­nio. Pa­ra ella el amor ha si­do una elec­ción de li­ber­tad.

Na­die ha in­flui­do tan­to en mí co­mo Vio­le­ta, es­ta mu­jer con nom­bre de he­roí­na de ópe­ra y for­ta­le­za ex­cep­cio­nal. Cuan­do he­mos te­ni­do pro­ble­mas per­so­na­les nos he­mos bus­ca­do, he­mos ha­bla­do, he­mos com­par­ti­do ex­pe­rien­cias. Re­cuer­do nues­tras co­mi­das en el Pren­des del cen­tro en las que igual ha­blá­ba­mos de po­lí­ti­ca y de li­te­ra­tu­ra o de amo­res, o de aque­lla lar­ga e in­ten­sa con­ver­sa­ción en una te­rra­za de Pa­rís en que dis­cu­ti­mos las de­ci­sio­nes de vi­da de sus hi­jos. Y có­mo ol­vi­dar aque­lla vez que di­ji­mos ¡Va­mos a echar­nos una viu­da! y nos aca­ba­mos, en­tre ri­sa y llan­to, una bo­te­lla de Veu­ve Clic­quot. Mu­cho de lo que hoy soy, mu­cho del res­pe­to que he apren­di­do a te­ner a las mu­je­res in­de­pen­dien­tes y sin­gu­la­res, se lo de­bo a Vio­le­ta. No es una mu­jer de fes­te­jos con­ven­cio­na­les. Hoy es­ta­ré le­jos de ella, pe­ro nun­ca na­die ha es­ta­do tan cer­ca de mí todos los días.

«To­do en la vi­da es lo­cu­ra, sal­vo el

pla­cer. Ale­gré­mo­nos, el amor es rá­pi­do y

fu­gaz».

Vio­le­ta en La Tra­via­ta

DI­VOR­CIOS

En 2014 se re­gis­tra­ron en Mé­xi­co 577,713 ma­tri­mo­nios y en 2013 hu­bo 108,727 di­vor­cios (Ine­gi). Ca­si 19 por cien­to de los ma­tri­mo­nios ter­mi­nan en di­vor­cio, aun­que en el me­dio en el que yo me mue­vo pa­re­ce­ría que la ci­fra es más bien cer­ca­na al 70 por cien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.