Mi­gran­tes pro­fe­sio­na­les

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - An­drew Se­lee Twit­ter: @se­leean­drew

En años pa­sa­dos, los me­xi­ca­nos que iban a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos te­nían po­cos es­tu­dios e iban a tra­ba­jar en sec­to­res me­nos re­mu­ne­ra­dos. La gran ma­yo­ría lo ha­cía por la vía in­do­cu­men­ta­da, cru­zan­do la fron­te­ra de for­ma irre­gu­lar.

Pe­ro aho­ra el per­fil de los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos en los Es­ta­dos Uni­dos ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. De los me­xi­ca­nos que lle­ga­ron a vi­vir al nor­te de la fron­te­ra en­tre 2012 y 2017, ca­si 1 de ca­da 6, 17%, tie­ne es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios ter­mi­na­dos, lo cual se com­pa­ra a só­lo 6% en­tre 1995 y 2000. Hay un cre­cien­te ni­vel edu­ca­ti­vo en­tre los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos más re­cien­tes, se­gún un estudio que lan­za­mos en­tre el Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas Mi­gra­to­rias (MPI) y el Cen­tro Te­xas-Mé­xi­co en la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­ta del Sur en Da­llas (SMU), cu­yo au­tor prin­ci­pal es mi co­le­ga Ariel Ruiz. En Te­xas, un 18 por cien­to de los me­xi­ca­nos re­cién lle­ga­dos tie­nen es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, y se con­cen­tran en las ciu­da­des prin­ci­pa­les de Da­llas, Houston, San An­to­nio, El Pa­so y McA­llen.

Pe­ro si bien hay ma­yo­res ni­ve­les edu­ca­ti­vos en­tre los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos, no to­dos tra­ba­jan en pues­tos pro­fe­sio­na­les. Re­sul­ta que 27% de los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Te­xas son in­do­cu­men­ta­dos (30% a ni­vel na­cio­nal) y 43% no do­mi­nan el in­glés. Es­tos li­mi­tan­tes le­ga­les y lin­güís­ti­cos ha­cen que mu­chos in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos pro­fe­sio­nis­tas re­por­ten tra­ba­jar en cons­truc­ción y res­tau­ran­tes, en don­de pro­ba­ble­men­te no pue­den apli­car sus es­tu­dios di­rec­ta­men­te, si bien hay mu­chos otros que re­por­tan tra­ba­jar en ser­vi­cios mé­di­cos, es­cue­las, uni­ver­si­da­des y ser­vi­cios le­ga­les.

El estudio arro­ja dos con­clu­sio­nes que me­re­cen ser con­si­de­ra­das. Pri­me­ro, si­gue ha­bien­do mu­chas ba­rre­ras para que los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos se in­te­gren a la vi­da la­bo­ral

y so­cial del país ve­cino. La re­va­li­da­ción de tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios, el ac­ce­so a es­tu­diar in­glés y la ne­ce­si­dad de una re­for­ma que per­mi­ta le­ga­li­zar a los in­do­cu­men­ta­dos ayu­da­rían mu­cho a des­tra­bar es­tos nu­dos.

Pe­ro en se­gun­do lu­gar, es in­du­da­ble que ha cam­bia­do pro­fun­da­men­te el per­fil del me­xi­cano que es­tá yen­do a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos. Con­for­me sube el pro­me­dio edu­ca­ti­vo en Mé­xi­co y el por­cen­ta­je de me­xi­ca­nos que lo­gra es­tu­diar has­ta la uni­ver­si­dad, un ma­yor nú­me­ro de me­xi­ca­nos que se van tam­bién tie­ne más es­tu­dios. Tam­bién in­flu­ye el he­cho que la gran ma­yo­ría de me­xi­ca­nos que va a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos lo ha­ce por la vía le­gal.

De he­cho, en el mo­men­to en que se ha tri­pli­ca­do el nú­me­ro de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos aprehen­di­dos por au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses en la fron­te­ra con Mé­xi­co, el nú­me­ro de me­xi­ca­nos cru­zan­do de for­ma in­do­cu­men­ta­da se ha man­te­ni­do en la mis­ma ta­sa del año pa­sa­do. Aho­ra son los gua­te­mal­te­cos y hon­du­re­ños que jun­tos re­pre­sen­tan 65% de los de­te­ni­dos en la fron­te­ra, y los me­xi­ca­nos so­lo cons­ti­tu­yen un 20% de esa po­bla­ción (en ci­fras que van des­de oc­tu­bre has­ta abril, que son los pri­me­ros sie­te me­ses del año fis­cal ac­tual del go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos).

Da­do que la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos ya va vien­to en po­pa, con gran­des ne­ce­si­da­des de mano de obra, y que hay un in­cre­men­to dra­má­ti­co en los flu­jos de in­do­cu­men­ta­dos que van ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, pa­re­ce que sí ya se aca­bó el pe­rio­do de los flu­jos gran­des de me­xi­ca­nos ha­cia EU (al­go que pa­re­cía ser cier­to des­de 2008, pe­ro que aho­ra que­da más evi­den­te por­que exis­ten con­di­cio­nes óp­ti­mas para la mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da).

En vez de eso hay mu­chos me­xi­ca­nos, al­re­de­dor de 200 mil que van ca­da año en pro­gra­mas de tra­ba­jo tem­po­ral, y otros cien­tos de mi­les que con­si­guen la re­si­den­cia per­ma­nen­te a tra­vés de fa­mi­lia­res ra­di­ca­dos en EU, más al­gu­nos que van a es­tu­diar en la uni­ver­si­dad ahí.

Pe­ro es­te flu­jo nue­vo no es so­la­men­te más por la vía le­gal, sino tie­ne más un com­po­nen­te de me­xi­ca­nos con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria. Es un cam­bio que sor­pren­de y nos obli­ga a rec­ti­fi­car nues­tros es­que­mas men­ta­les so­bre la mi­gra­ción me­xi­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.