In­va­sión de sar­ga­zo ame­na­za la Ri­vie­ra Ma­ya

La ma­lo­lien­te al­ga lle­gó a las cos­tas del Ca­ri­be y no se sa­be adón­de se di­ri­ge Se des­co­no­ce el ori­gen; cien­tí­fi­cos bus­can la for­ma de re­ti­rar­la sin afec­tar a las es­pe­cies ma­ri­nas

El Debate de Los Mochis - - MÉXICO -

Ciu­dad de Mé­xi­co. Los tu­ris­tas que bus­can sol y pla­ya en bal­nea­rios me­xi­ca­nos co­mo Can­cún, Pla­ya del Car­men y Tu­lum se to­pa­ron con mon­to­nes de ma­lo­lien­te sar­ga­zo, un al­ga ma­ri­na que se acu­mu­la en las pla­yas y ti­ñe el co­lor tur­que­sa de sus aguas de ma­rrón. Y los ex­per­tos ad­vier­ten que es­ta po­dría ser la nue­va reali­dad de la zo­na. La cos­ta de Ri­vie­ra Ma­ya, en el Ca­ri­be me­xi­cano, pro­por­cio­na la mi­tad de los in­gre­sos por tu­ris­mo del país y, has­ta 2014, a sus cos­tas ape­nas ha­bía lle­ga­do el sar­ga­zo. Pe­ro una po­si­ble com­bi­na­ción de cam­bio cli­má­ti­co, con­ta­mi­na­ción de­ri­va­da del uso de fer­ti­li­zan­tes y flu­jos y co­rrien­tes oceá­ni­cos que lle­van las al­gas has­ta la re­gión fue el de­to­nan­te del pro­ble­ma.

Aun­que no ten­ga el im­pac­to glo­bal del de­rre­ti­mien­to de los cas­que­tes po­la­res, las vas­tas ma­sas de sar­ga­zo que lle­nan en Ca­ri­be po­drían ser una de las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co más vi­si­bles por el ele­va­do nú­me­ro de tu­ris­tas que visitan las po­pu­la­res pla­yas de la re­gión, se­gún al­gu­nos fun­cio­na­rios.

µ Cam­bio cli­má­ti­co

“Se tra­ta de uno de los ma­yo­res re­tos que en­fren­ta el mun­do co­mo con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co”, di­jo el go­bierno del es­ta­do de Quin­ta­na Roo, co­no­ci­do por la gran can­ti­dad de re­sorts va­ca­cio­na­les que al­ber­ga en sus cos­tas. “Di­cho desafío re­quie­re de la su­ma de es­fuer­zos mul­ti­na­cio­na­les y de un com­pro­mi­so glo­bal por en­ca­rar los efec­tos del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co so­bre el me­dio am­bien­te”. Aun­que la ci­fra de via­je­ros que lle­ga­ron al ae­ro­puer­to de Can­cún en mar­zo subió un 3.3 % con res­pec­to al mis­mo mes del año an­te­rior, mu­chos te­men que es­te rit­mo no pue­da man­te­ner­se si el sar­ga­zo cu­bre la are­na blan­ca y las aguas tur­que­sas de sus pla­yas, ade­más de im­preg­nar el ai­re, ya que el al­ga en des­com­po­si­ción hue­le a hue­vo po­dri­do. A me­di­da que se des­com­po­ne se hun­de, por lo que po­dría so­fo­car a los fa­mo­sos co­ra­les ca­ri­be­ños, y su acu­mu­la­ción en las pla­yas po­dría di­fi­cul­tar el anida­mien­to de las tor­tu­gas ma­ri­nas.

“En mi hu­mil­de opi­nión, es­to es un desas­tre even­tual­men­te pa­ra­li­za­rá el tu­ris­mo y los ne­go­cios y, la­men­ta­ble­men­te, des­trui­rá la eco­no­mía lo­cal”, se­ña­ló Jef A. Gard­ner, un tu­ris­ta ha­bi­tual en Pla­ya del Car­men de Knox­vi­lle, Tennessee. “Es un pro­ble­ma de la cos­ta es­te del Ca­ri­be que va des­de Can­cún has­ta el Ca­yo Am­ber­gris en Be­li­ce”.

µ Preo­cu­pa­ción

Es­tas preo­cu­pa­cio­nes po­drían no ser una hi­pér­bo­le: la pre­sen­cia de sar­ga­zo pa­re­ce ha­ber em­peo­ra­do en al­gu­nas par­tes de la cos­ta me­xi­ca­na con res­pec­to al año pa­sa­do. Y el pro­ble­ma afec­ta ade­más a ca­si to­das las is­las y pla­yas con­ti­nen­ta­les en el Ca­ri­be de al­gún mo­do. La cos­ta es­ta­dou­ni­den­se del Gol­fo de Mé­xi­co re­gis­tró un epi­so­dio en 2014 y a la de Flo­ri­da es­tá lle­gan­do es­te año. Las al­gas que inun­dan el Ca­ri­be tie­nen un ori­gen ines­pe­ra­do: las aguas tro­pi­ca­les del Océano Atlán­ti­co más allá de la desem­bo­ca­du­ra del Río Ama­zo­nas.

Se­gún Chuan­min Hu, pro­fe­sor de ocea­no­gra­fía de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ma­ri­nas de la Uni­ver­si­dad del Sur de Flo­ri­da, la pro­li­fe­ra­ción del sar­ga­zo pa­re­ce ser el re­sul­ta­do del in­cre­men­to de los flu­jos de nu­trien­tes y del aflo­ra­mien­to, un fe­nó­meno por el que las co­rrien­tes sa­can a la su­per­fi­cie esos nu­trien­tes que es­ta­ban en las pro­fun­di­da­des. Las co­rrien­tes oceá­ni­cas do­mi­nan­tes lle­van las al­gas has­ta el Ca­ri­be, don­de pue­den cre­cer más.

No es pro­ba­ble que el ci­clo va­ya a de­te­ner­se pron­to, agre­gó el ex­per­to.

“De­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co glo­bal, es po­si­ble que ha­ya­mos in­cre­men­ta­do el aflo­ra­mien­to, la de­po­si­ción de ai­re o las fuen­tes de nu­trien­tes de los ríos, por lo que los tres fac­to­res pue­den ha­ber au­men­ta­do las cre­cien­tes can­ti­da­des de sar­ga­zo”, ex­pli­có Hu. Afir­mó que se ne­ce­si­tan más in­ves­ti­ga­cio­nes para re­la­cio­nar de­fi­ni­ti­va­men­te el fe­nó­meno con la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

FO­TO: AP

> Ha­bi­tan­tes se to­pa­ron con mon­to­nes de sar­ga­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.