EL IN­GE­NIO

El Debate de Los Mochis - - LOS MOCHIS -

Em­bes­ti­da. Si los abo­ga­dos de la ciu­dad no le ven nin­gu­na via­bi­li­dad a la de­nun­cia pe­nal que in­ter­pu­so en con­tra de la sín­di­ca pro­cu­ra­do­ra de Aho­me, An­ge­li­na Va­len­zue­la Be­ni­tes, acu­sa­da de fal­sear in­for­ma­ción con el fin de ob­te­ner po­si­cio­nes po­lí­ti­cas y la­bo­ra­les, el jui­cio po­lí­ti­co que pi­dió el al­cal­de Gui­ller­mo “Billy” Chap­man en su con­tra en el Con­gre­so del Es­ta­do fue mo­ti­vo has­ta de bur­la. Si po­nen en te­la de du­da que el ro­sa­rio de es­cán­da­los que Chap­man ha pro­ta­go­ni­za­do sean su­fi­cien­tes pa­ra apli­cár­se­lo a él, co­mo lo pi­den or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que re­cu­rrie­ron a los dipu­tados lo­ca­les pa­ra ello, na­die en su sano jui­cio le ve fu­tu­ro a la pe­ti­ción que el al­cal­de hi­zo con­tra la sín­di­ca pro­cu­ra­do­ra. In­clu­so, al­gu­nos dipu­tados lo­ca­les ya sa­ca­ron con­je­tu­ras que esa ac­ción de Chap­man es por­que Va­len­zue­la Be­ni­tes se in­con­for­mó de la re­so­lu­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que le dio pa­lo a su de­nun­cia pe­nal por ame­na­zas y que la jue­za de con­trol Ju­lia Pa­la­fox la ha­ya re­vo­ca­do. Ade­más, no fal­tó quien di­je­ra que con esos re­cur­sos el abo­ga­do Ga­briel Re­gino Gar­cía quie­ra jus­ti­fi­car sus ho­no­ra­rios. ¡Va­ya ma­ne­ra!

Tes­ti­go. ¿Por qué no es­tu­vo el ex­te­so­re­ro Jaime Bel­trán Ar­men­ta en la com­pa­re­cen­cia del al­cal­de Gui­ller­mo “Billy” Chap­man an­te la jue­za de con­trol Ju­lia Pa­la­fox co­mo sí lo hi­zo el ex­se­cre­ta­rio de la co­mu­na An­drés Es­tra­da Oroz­co y el ex­di­rec­tor ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y hoy se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to, Juan Fie­rro? Se ha­bla que Bel­trán Ar­men­ta rom­pió con Chap­man por­que ya se dio cuen­ta de có­mo es en reali­dad, lo que al­gu­nos ya se lo ha­bían he­cho sa­ber, pe­ro lo de­fen­día a ca­pa y es­pa­da has­ta que to­ma­ron el po­der ins­ti­tu­cio­nal con lo que el al­cal­de em­pe­zó a mos­trar su ver­da­de­ra per­so­na­li­dad. Al­gu­nos se­ña­lan que el ex­te­so­re­ro es la cla­ve pa­ra que Chap­man aca­be de hun­dir­se en la reaper­tu­ra de la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción por­que po­dría ren­dir su tes­ti­mo­nio so­bre las ame­na­zas de­nun­cia­das por la sín­di­ca pro­cu­ra­do­ra. Vien­do eso qui­zás a

Bel­trán Ar­men­ta le van a ofre­cer el cie­lo y las es­tre­llas pa­ra que no lo ha­ga, pe­ro so­lo pa­ra sa­lir al pa­so por­que al­gu­nos ade­lan­tan que cuan­do ya no les sir­va lo van a vol­ver a po­ner de “pa­ti­tas en la ca­lle”.

Con el tes­ti­go y el es­tu­dio psi­co­ló­gi­co la mi­nis­te­rio pú­bli­co de­be­ría ejer­cer ac­ción pe­nal a Chap­man. Pe­ro al tes­ti­go ¡lo “ra­su­ró”!

Irre­gu­lar. Na­die se ex­pli­ca có­mo es que el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Juan Jo­sé Ríos

Es­ta­vi­llo, se­ña­la que en la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción en con­tra del al­cal­de aho­men­se Gui­ller­mo “Billy” Chap­man se hi­zo to­do ape­ga­do a de­re­cho cuan­do la mi­nis­te­rio pú­bli­co des­apa­re­ció la de­cla­ra­ción de la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción del tes­ti­go de la sín­di­ca pro­cu­ra­do­ra An­ge­li­na Va­len­zue­la Be­ni­tes y des­de­ñó el es­tu­dio psi­co­ló­gi­co de es­ta. Ya al­gu­nos sa­ca­ron cuen­tas la mag­ni­tud de ese detalle: con ese tes­ti­mo­nio y el es­tu­dio psi­co­ló­gi­co de Va­len­zue­la la agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­ta­ba obli­ga­da a ejer­cer­le la ac­ción pe­nal a Chap­man por la impu­tación de ame­na­zas. Por eso, cuan­do la agen­te so­cial ane­xe la de­cla­ra­ción si es que no la ti­ró al ces­to de la ba­su­ra o le vuel­va a to­mar su de­cla­ra­ción tie­ne que re­sol­ver en sen­ti­do con­tra­rio de co­mo lo hi­zo. Aho­ra mu­chos ya caen en cuen­ta el mo­ti­vo de su ner­vio­sis­mo en la com­pa­re­cen­cia.

Sin avi­sar­le. Por si fue­ra po­co, el al­cal­de Gui­ller­mo “Billy” Chap­man abrió otro fren­te de pe­lea. Y no es cual­quier fren­te: co­rrió a Sil­vi­na Va­len­zue­la co­mo sub­di­rec­to­ra de Asun­tos In­dí­ge­nas, lo que pro­vo­có el enojo del sec­tor in­dí­ge­na por­que no les res­pe­tó esa po­si­ción y por la for­ma en que lo hi­zo. Di­cen que Va­len­zue­la es­tu­vo tra­ba­jan­do y co­mo no le lle­gó la pa­ga de la quin­ce­na le pre­gun­tó so­bre la mis­ma a Eta­nis­lao del Mo­ral, di­rec­tor de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, quien le di­jo que ya te­nía días da­da de ba­ja por ór­de­nes del al­cal­de. Ni le avi­sa­ron. Los lí­de­res in­dí­ge­nas des­en­te­rra­ron el ha­cha de gue­rra. Se­gún tras­cen­dió la que la sus­ti­tu­yó es Kar­la On­ti­ve­ros, gen­te cer­ca­na al ex­se­cre­ta­rio de la co­mu­na An­drés Es­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.