Ana Cla­vel via­ja con su es­cri­tu­ra al co­ra­zón

Di­vi­di­da en cua­tro ca­pí­tu­los, la mis­ma can­ti­dad de ca­vi­da­des del co­ra­zón, la obra en­ri­que­ce la fic­ción con re­cua­dros, imá­ge­nes, da­tos mé­di­cos, cu­rio­sos e his­tó­ri­cos acer­ca del co­ra­zón que le re­ve­lan al lec­tor fa­ce­tas im­pen­sa­das de ese sím­bo­lo de la vi­da

El Debate de Los Mochis - - CULTURA -

De­lan­te de las vías del me­tro, San­dra sien­te te­rror por la muer­te, pe­ro desis­te de sui­ci­dar­se por­que una voz le di­ce que si fa­lle­ce no co­no­ce­rá el Taj Ma­jal, cuen­ta la es­cri­to­ra me­xi­ca­na Ana Cla­vel en el ini­cio de su nue­va no­ve­la:

Bre­ve tra­ta­do del co­ra­zón.

En la obra, pu­bli­ca­da por el se­llo Al­fa­gua­ra, Cla­vel uti­li­za la es­cri­tu­ra pa­ra via­jar por los ve­ri­cue­tos y los mis­te­rios del co­ra­zón, ese ór­gano que se­gún la anato­mía im­pul­sa la san­gre, pe­ro de acuer­do con los poe­tas es el de­po­si­ta­rio del amor.

µ Me­tá­fo­ra

“Nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra abre­var del mun­do tie­ne que pa­sar por el cuer­po por eso ne­ce­si­ta­mos el uso de la me­tá­fo­ra y en ese sen­ti­do el co­ra­zón es una gran me­tá­fo­ra de lo que es­tá de­trás de nues­tros cla­ros­cu­ros”, ase­gu­ra Cla­vel en en­tre­vis­ta a Efe.

La no­ve­la de 144 pá­gi­nas hil­va­na la his­to­ria de San­dra con la de Ho­ra­cio, cu­ya vi­da cam­bia lue­go de un tras­plan­te del co­ra­zón y lue­go con la de una jo­ven des­cuar­ti­za­da por la vio­len­cia de Mé­xi­co que deam­bu­la co­mo al­ma sin rum­bo, y al fi­nal con las con­fe­sio­nes de un si­ca­rio. Di­vi­di­da en cua­tro ca­pí­tu­los, la mis­ma can­ti­dad de ca­vi­da­des del co­ra­zón, la obra en­ri­que­ce la fic­ción con re­cua­dros, imá­ge­nes, da­tos mé­di­cos, cu­rio­sos e his­tó­ri­cos acer­ca del co­ra­zón que le re­ve­lan al lec­tor fa­ce­tas im­pen­sa­das de ese sím­bo­lo de la vi­da.

“En prin­ci­pio es­ta­ba el per­so­na­je de Ho­ra­cio, po­co a po­co di con la idea de for­mar es­tos cua­tro apar­ta­dos bus­can­do dua­li­da­des y re­cor­dé el ca­so de la mu­jer del me­tro que se ins­pi­ra en un per­so­na­je real. Cer­ca de mi ca­sa apa­re­ció es­ta mu­jer des­mem­bra­da y ahí sur­gió la par­te del co­ra­zón vio­len­to”, ex­pli­ca.

µ No­ve­la

Cla­vel se pre­gun­ta qué pa­sa con el co­ra­zón que pa­de­ce, el do­lien­te y el que es ca­paz de cer­ce­nar la vi­da de otros y desa­rro­lla esa idea en la se­gun­da mi­tad de la no­ve­la. Fi­na­lis­ta del pre­mio Al­fa­gua­ra de 1999 con Los de­seos y sus sombras, la autora me­xi­ca­na es una re­co­no­ci­da es­cri­to­ra de cuen­tos y aun­que los ca­pí­tu­los de su nue­va obra no son re­la­tos hil­va­na­dos, sí des­ve­lan su ofi­cio de es­cri­to­ra de his­to­rias cor­tas.

“Yo di­go que no con cuen­tos por­que no se re­don­dean sino que cuen­tan una his­to­ria que per­mi­te el flu­jo. Ar­mé los ca­pí­tu­los con cier­ta eco­no­mía del cuen­to en el sen­ti­do de que creo una lí­nea de ten­sión que per­mi­te que el lec­tor al ter­mi­nar una par­te ya es­té cla­va­do en la si­guien­te”, re­ve­la.

En su ca­mino al Taj Ma­jal, San­dra ha­ce es­ca­la en Pa­rís y se en­cuen­tra con la más­ca­ra de la des­co­no­ci­da del Se­na, la mí­ti­ca jo­ven aho­ga­da en el río en el si­glo XIX, so­bre la cual Ana Cla­vel di­ser­ta en voz de su per­so­na­je.

µ Emo­cio­nes

Tam­bién cuen­ta có­mo fue cons­trui­do el Taj Ma­jal, ca­pri­cho del em­pe­ra­dor mon­gol Shah Jahan pa­ra hon­rar a su ama­da muerta, la prin­ce­sa Mom­taz Mahal; en el mo­nu­men­to San­dra fa­lle­ce emo­cio­na­da an­te la be­lle­za el mo­nu­men­to y la re­pa­tria­ción de sus res­tos es­tá re­la­cio­na­da con la nue­va pa­re­ja de Ho­ra­cio.

“Más allá del sim­bo­lis­mo, el co­ra­zón pue­de co­lap­sar­se por las emo­cio­nes y li­te­ral­men­te rom­per­se y lo que me pa­re­ce que es­tá de­trás es nues­tra ne­ce­si­dad de me­tá­fo­ras”, in­sis­te.

Más que una no­ve­la de amo­res con­tra­ria­dos, co­mo su­gie­re su nom­bre, la nue­va obra de Ana Cla­vel es por en­ci­ma de to­do un via­je por los la­be­rin­tos del co­ra­zón con el pre­tex­to de la fic­ción.

“Es cu­rio­so que en las his­to­rias del li­bro el amor no es un sen­ti­mien­to de­trás de las pa­sio­nes. Es más su au­sen­cia y por ahí el asun­to tie­ne que ver más con una or­fan­dad del ser, lo que es­tá de­trás de los per­so­na­jes”, ase­gu­ra.

«Nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra abre­var del mun­do tie­ne que pa­sar

por el cuer­po, por eso ne­ce­si­ta­mos el uso de la me­tá­fo­ra y en

ese sen­ti­do el co­ra­zón es una gran me­tá­fo­ra»

Ana Cla­vel

Es­cri­to­ra

FO­TO: EFE

> La es­cri­to­ra me­xi­ca­na Ana Cla­vel, fi­na­lis­ta del pre­mio Al­fa­gua­ra de 1999.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.