“La tec­no­lo­gía es un pro­ble­ma pa­ra la tec­no­lo­gía”

Sa­man­ta Sch­we­blin (Bue­nos Ai­res, 1978) rom­pe ese va­cío en ‘Ken­tu­kis’ (Ran­dom Hou­se), una no­ve­la for­ma­da por pe­que­ñas his­to­rias so­bre hu­ma­nos

El Debate de Los Mochis - - CULTURA - KEFE @el­de­ba­te

En la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea no sue­nan mó­vi­les, no lle­gan what­sapps y no se usan re­des so­cia­les, co­mo si to­dos los au­to­res se hu­bie­ran pues­to de acuer­do en ha­cer una omi­sión de­li­be­ra­da de una tec­no­lo­gía que, se­gún Sa­man­ta Sch­we­blin, “es­tá sien­do un pro­ble­ma pa­ra la li­te­ra­tu­ra”.

“Yo creo que la li­te­ra­tu­ra es (...) el es­pa­cio por de­fi­ni­ción don­de las so­cie­da­des nos pen­sa­mos, nos pro­ba­mos a no­so­tros mis­mos. Es un es­pa­cio de re­fle­xión y cla­ra­men­te no es­ta­mos re­fle­xio­nan­do na­da de es­te mun­do hi­per­tec­no­lo­gi­za­do en el que vi­vi­mos, en­ton­ces cuan­do va a la li­te­ra­tu­ra nos pa­re­ce al­go ajeno, ex­tra­ño”, di­ce Sch­we­blin en una en­tre­vis­ta.

µ No­ve­la

Sa­man­ta Sch­we­blin (Bue­nos Ai­res, 1978) rom­pe ese va­cío en Ken­tu­kis (Ran­dom Hou­se), una no­ve­la for­ma­da por pe­que­ñas his­to­rias so­bre hu­ma­nos y tec­no­lo­gía que par­te de un pun­to de vis­ta si­nies­tro, los muñecos que dan tí­tu­lo al li­bro, una es­pe­cie de mas­co­tas vir­tua­les con­tro­la­das por se­res hu­ma­nos des­de lu­ga­res re­mo­tos. En la no­ve­la se cru­zan las dos ca­ras de la tec­no­lo­gía: des­de muñecos con­tro­la­dos por pe­de­ras­tas que los usan pa­ra es­piar a ni­ños has­ta ma­dres que cui­dan a per­so­nas aje­nas.

“Yo creo que la tec­no­lo­gía no es bue­na ni ma­la. Es una he­rra­mien­ta, co­mo lo pue­de ser un mar­ti­llo (...) En to­do ca­so lo que le da esa po­si­ti­vi­dad o ne­ga­ti­vi­dad es ese otro que hay al otro la­do del dis­po­si­ti­vo. Por eso es que se pue­den ir a esos dos ex­tre­mos tan opues­tos”, di­ce.

µ Ries­gos

La es­cri­to­ra atri­bu­ye es­te ries­go cre­cien­te a la des­pro­tec­ción por par­te de los es­ta­dos: “ha­ce tiem­po que las em­pre­sas y los es­ta­dos ya no nos cui­dan en nin­gún sen­ti­do y em­pie­zan a apa­re­cer es­tas es­qui­nas muy pe­li­gro­sas”. Sch­we­blin se sor­pren­de

de que la crí­ti­ca en­ca­si­lle su no­ve­la en el gé­ne­ro de la cien­cia fic­ción “so­lo por­que ha­bla de tec­no­lo­gía” lo que, se­gún di­ce, “es muy gra­cio­so y a la vez muy preo­cu­pan­te”.

Por eso, los ken­tu­kis son so­lo una ex­cu­sa pa­ra que Sch­we­blin ha­ble de “to­dos los sin­sen­ti­dos y los com­por­ta­mien­tos con los que nos re­la­cio­na­mos en las re­des so­cia­les y de los dis­po­si­ti­vos”.

“Creo que en diez años los pro­ble­mas van a ser más o me­nos los mis­mos, qui­zás esas re­des ten­gan otros nom­bres. El ken­tu­ki me per­mi­tía sa­car­me ese pro­ble­ma de en­ci­ma y nom­brar to­do eso de otra ma­ne­ra”, se­ña­la. Esen­cial­men­te, el li­bro es un mues­tra­rio de has­ta qué pun­to la tec­no­lo­gía con­di­cio­na las re­la­cio­nes hu­ma­nas, aun­que la es­cri­to­ra con­si­de­ra que pa­ra en­con­trar una res­pues­ta cla­ra a eso ten­dría que es­cri­bir otro li­bro. “Ken­tu­kis fue mi ma­ne­ra de in­ten­tar atis­bar una res­pues­ta o pen­sar­lo. Creo que evi­den­te­men­te la tec­no­lo­gía am­pli­fi­ca un ti­po de co­mu­ni­ca­ción que es su­per­fi­cial pe­ro que tam­bién es muy bo­ni­ta y es muy glo­bal”, se­ña­la. Pa­ra cons­truir ese es­ce­na­rio de co­mu­ni­ca­cio­nes a dis­tan­cia, la autora se va­lió de su pro­pia ex­pe­rien­cia vi­tal: lle­va sie­te años vi­vien­do fue­ra de su país y se co­mu­ni­ca con sus fa­mi­lias y ami­gos con las re­des so­cia­les. “No sé si sin las re­des so­cia­les y sin po­der ha­blar una vez por se­ma­na con mis ami­gos o mis pa­dres hu­bie­ra vi­vi­do tan­to tiem­po afue­ra”, se sin­ce­ra, aun­que ad­mi­te que cues­ta tan­to ge­ne­rar un con­tac­to más per­so­nal.

FO­TO: EFE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.