Cons­tru­yen­do ciu­da­da­nía

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jo­sé Gon­zá­lez Mor­fín Twit­ter: @jglez­mor­fin

Mu­chas de las co­sas que es­tán pa­san­do en los úl­ti­mos me­ses, me ha­cen pen­sar que al­go im­por­tan­te es­tá su­ce­dien­do en Mé­xi­co, que tie­ne que ver con la cons­truc­ción de ciu­da­da­nía. En to­dos la­dos, en cual­quie­ra de los círcu­los en los que nos mo­ve­mos, po­de­mos es­cu­char co­men­ta­rios res­pec­to de lo que su­ce­de en nues­tro país y, opi­nio­nes a fa­vor y en con­tra, de có­mo es­tá ac­tuan­do nues­tro go­bierno en ca­da uno de los gran­des te­mas na­cio­na­les: se­gu­ri­dad, po­lí­ti­ca so­cial, co­rrup­ción, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, ae­ro­puer­tos, etc. Las marchas del pa­sa­do do­min­go en mu­chas ciu­da­des del país son un fiel re­fle­jo de ello: ciu­da­da­nos que muestran su in­con­for­mi­dad con la for­ma en que es­tá ac­tuan­do el go­bierno y exi­gen ser es­cu­cha­dos. Sin em­bar­go, afor­tu­na­da­men­te, ya na­die cues­tio­na el que el go­bierno en fun­cio­nes es­tá ahí por­que lo­gró en las ur­nas un am­plio res­pal­do elec­to­ral. Y eso, tam­bién re­sul­ta muy im­por­tan­te.

Una pri­me­ra re­fle­xión es que nues­tra de­mo­cra­cia elec­to­ral se en­cuen­tra ya bas­tan­te con­so­li­da­da. Que en Mé­xi­co el vo­to cuen­ta y se cuen­ta bien. Que nues­tras ta­sas de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral son com­pa­ra­bles a las de las de­mo­cra­cias avan­za­das. Que la au­to­ri­dad elec­to­ral go­za de res­pe­to y pres­ti­gio. Y que los re­sul­ta­dos que arro­ja la elec­ción ya no son cues­tio­na­dos y son acep­ta­dos por to­dos.

La se­gun­da re­fle­xión es que nues­tro país ne­ce­si­ta am­pliar las vías de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en los asun­tos pú­bli­cos. Los pro­ble­mas de la ciu­da­da­nía se re­suel­ven con más ciu­da­da­nía. Si los ciu­da­da­nos des­con­fían de los go­bier­nos, hay que trans­pa­ren­tar más la fun­ción pú­bli­ca y po­ner­la ba­jo la lu­pa ciu­da­da­na.

Te­ne­mos que uti­li­zar las he­rra­mien­tas que ya es­ta­ble­ce nues­tra le­gis­la­ción. Por ejem­plo, la con­sul­ta po­pu­lar, que de­be ser or­ga­ni­za­da por la au­to­ri­dad elec­to­ral y no de­be de des­vir­tuar­se con “con­sul­tas a mo­do”, or­ga­ni­za­das por el pro­pio go­bierno, que lo que bus­can es apa­ren­tar que cuen­tan con el res­pal­do ciu­da­dano en de­ci­sio­nes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ya fue­ron to­ma­das mu­cho an­tes de la con­sul­ta. Só­lo con más par­ti­ci­pa­ción de los me­xi­ca­nos en los asun­tos que son de to­dos po­de­mos for­ta­le­cer nues­tra de­mo­cra­cia.

La ter­ce­ra re­fle­xión es que Mé­xi­co re­quie­re una trans­for­ma­ción de fondo pa­ra res­tau­rar la con­fian­za de la ciu­da­da­nía en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Só­lo por po­ner un ejem­plo con

un da­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo y preo­cu­pan­te: 6 de ca­da 10 ciu­da­da­nos no de­nun­cian el de­li­to, prin­ci­pal­men­te, por­que creen que no sir­ve de na­da. Cla­ra­men­te, nues­tro país re­quie­re de la ins­tau­ra­ción de una nue­va cul­tu­ra de la le­ga­li­dad. Es­ta es una lu­cha que se de­be dar en el sa­lón de cla­ses, en los ho­ga­res, en las ca­lles. Tie­ne que ser un es­fuer­zo co­lec­ti­vo pa­ra re­cha­zar la co­rrup­ción, de­nun­ciar el abu­so y, so­bre to­do, res­pe­tar la ley. Mé­xi­co exi­ge de ca­da ser­vi­dor pú­bli­co y tam­bién de ca­da ciu­da­dano un com­pro­mi­so con la le­ga­li­dad. Só­lo así po­dre­mos des­te­rrar la im­pu­ni­dad que tan­to las­ti­ma a los me­xi­ca­nos.

Co­mo po­de­mos ver, a la par de los avan­ces, hay enor­mes re­tos pa­ra cons­truir una ciu­da­da­nía más vi­go­ro­sa. Lo que fal­ta, creo yo, es que to­dos nos com­pro­me­ta­mos. No hay de­mo­cra­cia sin de­mó­cra­tas. Y ser de­mó­cra­ta sig­ni­fi­ca res­pe­tar las le­yes y las ins­ti­tu­cio­nes que en­tre to­dos he­mos cons­trui­do pa­ra que la so­cie­dad me­xi­ca­na si­ga con­fian­do en las elec­cio­nes y par­ti­ci­pan­do en ellas. Y, a la par de ello, ser más exi­gen­te con las au­to­ri­da­des que de ellas ema­nen. La gen­te quie­re más de­mo­cra­cia y me­jo­res go­bier­nos. Hay un des­per­tar ciu­da­dano que au­gu­ra bue­nas co­sas pa­ra nues­tro país. Los go­bier­nos de­ben es­tar aten­tos al men­sa­je de los ciu­da­da­nos, de otra ma­ne­ra pa­ga­rán las con­se­cuen­cias. Quien ten­ga oídos, que es­cu­che.

Quien no, que lo pa­gue en las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.