Tax­co, col­ga­da del cie­lo en­tre la pla­ta y las lá­gri­mas

Cons­trui­da so­bre sie­te co­li­nas, Tax­co re­pre­sen­ta una bue­na par­te de la le­yen­da his­tó­ri­ca de Mé­xi­co co­mo ciu­dad de la pla­ta y por sus atrac­ti­vos de Pue­blo Má­gi­co y Pa­tri­mo­nio de la Na­ción

El Debate de Los Mochis - - EL BUSCADOR - @de­ba­te.com.mx

Si­tua­da en el es­ta­do de Gue­rre­ro, a cer­ca de dos ho­ras por ca­rre­te­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co, la ciu­dad re­ci­be el nom­bre de Tax­co de Alar­cón, por­que el gran es­cri­tor y dra­ma­tur­go del Si­glo de Oro na­ció en es­ta lo­ca­li­dad que lo re­cuer­da y con­me­mo­ra con es­ta­tuas, le­yen­das ca­lle­je­ras y un fes­ti­val li­te­ra­rio.

Pa­sear por Tax­co exi­ge bue­nas pier­nas y cal­za­do re­sis­ten­te, ya que to­do es cues­ta arri­ba (o aba­jo) con sue­los em­pe­dra­dos de ado­qui­nes que con­ser­van su be­lle­za y di­ver­si­dad ori­gi­nal.

Al pi­sar sus ado­qui­nes, do­blar cual­quier es­qui­na, des­can­sar en las pla­zue­las som­brea­das por el fres­cor de una fuente o en­fi­lar ca­lle­jo­nes amu­ra­lla­dos de pie­dras, se pal­pa una par­te esen­cial de la his­to­ria de Mé­xi­co.

µ San­ta Pris­ca, el co­ra­zón de la ciu­dad

En 1821 se re­dac­tó en el Con­ven­to de San Ber­nar­dino de Sie­na el Plan de Igua­la o de las Tres Ga­ran­tías por Agustín de Itur­bi­de, que pos­te­rior­men­te, el 24 de fe­bre­ro de ese año, ha­bría de fir­mar con Vi­cen­te Gue­rre­ro en la ciu­dad de Igua­la, lo que ace­le­ró la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co de Es­pa­ña con la uni­fi­ca­ción de los ejér­ci­tos in­sur­gen­te y rea­lis­ta. Mu­chos de los edi­fi­cios son de es­ti­lo vi­rrei­nal. El Tem­plo de San­ta Pris­ca, una igle­sia de más de 250 años de an­ti­güe­dad, de es­ti­lo ba­rro­co no­vohis­pano, es el icono de la lo­ca­li­dad. Sus dos enor­mes to­rres pa­ra­le­las se vis­lum­bran des­de cual­quier pun­to y cons­ti­tu­yen el co­ra­zón de la ciu­dad de 60 mil ha­bi­tan­tes. Cu­rio­sa­men­te, Tax­co se fun­dó por ca­sua­li­dad. En 1521, Her­nán Cortés man­dó una pa­tru­lla a bus­car es­ta­ño, mi­ne­ral que ne­ce­si­ta­ba pa­ra mez­clar con co­bre, alea­ción ne­ce­sa­ria pa­ra cons­truir más ca­ño­nes. La ex­pe­di­ción re­gre­só con mues­tras que con­te­nían pla­ta y Tax­co co­men­zó su an­da­du­ra. La an­ti­gua ha­cien­da de Her­nán Cortés es aho­ra un cen­tro edu­ca­ti­vo.

Las mi­nas de Tax­co lle­ga­ron a ser el se­gun­do cen­tro mi­ne­ro más an­ti­guo de

Amé­ri­ca y, aun­que se ex­plo­tó la pla­ta has­ta tiem­pos re­cien­tes, ha­ce 11 años que las mi­nas es­tán ce­rra­das.

Sin em­bar­go, las cen­te­na­rias ar­te­sa­nías pla­te­ras si­guen su pu­jan­za da­do que las pie­zas en pla­ta de Tax­co son mun­dial­men­te re­co­no­ci­das. La lo­ca­li­dad es­tá re­ga­da de gran­des y pe­que­ñas pla­te­rías y de mo­des­tos ar­te­sa­nos que ven­den sus pie­zas en tian­guis y gran­des di­se­ña­do­res con lu­jo­sos es­ta­ble­ci­mien­tos.

El zó­ca­lo, fren­te a la igle­sia de San­ta Pris­ca, es el cen­tro neu­rál­gi­co de la ciu­dad don­de se bai­la, se ven­de, se to­ma una nie­ve y se pal­pa la in­ten­sa vi­da so­cial que lle­ga por to­das las cues­tas tan­to a pie co­mo a bor­do del au­to fa­vo­ri­to de la ciu­dad, el Volks­wa­gen Beetle, al pa­re­cer el úni­co vehícu­lo, fue­ra del bu­rro, que aguan­ta tan­to des­ni­vel.

La igle­sia de San­ta Pris­ca, 1751-1758, una de las más re­le­van­tes de es­ti­lo chu­rri­gue­res­co del país, fue pa­ga­da en su in­te­gri­dad por el mag­na­te de la pla­ta de la épo­ca, Jo­sé de la Bor­da, ofi­cial­men­te ara­go­nés. Aun­que cuen­tan las cró­ni­cas lo­ca­les que no era ara­go­nés sino fran­cés, Jo­seph Gouax de la Bor­de, que cam­bió de nom­bre pa­ra in­te­grar­se me­jor en­tre los es­pa­ño­les y evi­tar pro­ble­mas con la In­qui­si­ción.

µ En­rai­za­da esen­cia re­li­gio­sa

Jo­seph se re­ci­cló en Jo­sé y qué me­jor ma­ne­ra de pa­sar por “cas­te­llano vie­jo” que pe­dir per­mi­so al Papa pa­ra cons­truir y pa­gar de su bol­si­llo un gran tem­plo del que ha­ría sa­cer­do­te a su úni­co hi­jo va­rón.

Sal­va­do es­te es­co­llo, Juan de la Bor­da, ya ca­sa­do con la hi­ja de otro pro­pie­ta­rio mi­ne­ro, tra­jo a su her­mano

Fran­cis­co y lo ca­só con su cu­ña­da, con­vir­tién­do­se así en el pro­pie­ta­rio mi­ne­ro más acau­da­la­do de la zo­na tras he­re­dar las mi­nas de su sue­gro.

Un via­je en te­le­fé­ri­co per­mi­te con­tem­plar Tax­co des­de las al­tu­ras y más arri­ba, aun des­de el Cris­to Mo­nu­men­tal en el Ce­rro de Ata­chi, inau­gu­ra­do el año 2002.

Mi­de más de 10 me­tros y la vis­ta de la ciu­dad des­de es­te ce­rro es inigua­la­ble. Hoy le fal­ta una mano y la ca­be­za ha si­do apun­ta­la­da de­bi­do a da­ños oca­sio­na­dos por el te­rre­mo­to que sa­cu­dió a Mé­xi­co el 19 de sep­tiem­bre de 2017.

Los edi­fi­cios re­li­gio­sos a vi­si­tar son in­nu­me­ra­bles, co­mo el tem­plo del ex­con­ven­to de San Ber­nar­dino de Sie­na, cons­trui­do en 1592, que al­ber­ga las imá­ge­nes del Cris­to de los Pla­te­ros y el Se­ñor del San­to En­tie­rro, uno de los tem­plos más an­ti­guos de Amé­ri­ca. El Tem­plo de San­ta Pris­ca fue en su día el edi­fi­cio más al­to de Mé­xi­co con una al­tu­ra de 94.58 me­tros y la pa­rro­quia de la Pre­cio­sa San­gre de Cris­to, me­jor co­no­ci­da co­mo pa­rro­quia de Cha­va­rrie­ta, tie­ne una pla­zo­le­ta con mirador. Ade­más de la pa­rro­quia de San­ta Ma­ría de Gua­da­lu­pe, que ce­le­bra su fies­ta el 12 de di­ciem­bre con un con­cur­so de mo­le, que­ma de cas­ti­llos y fue­gos ar­ti­fi­cia­les, el re­co­rri­do in­clu­ye la pa­rro­quia de San Mi­guel Ar­cán­gel, que da­ta del si­glo 16, el tem­plo de San Ni­co­lás, el Tem­plo del Se­ñor de la San­ta Ve­ra­cruz, la Ca­pi­lla de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad y el Tem­plo del Se­ñor Oje­da, más hu­mil­de y sen­ci­llo. El pa­seo pau­sa­do por la ciu­dad se ha­ce en­tre ca­sas en­ca­la­das de ca­lles em­pe­dra­das y bal­co­nes cua­ja­dos de flo­res has­ta to­par­se con la Ca­sa Bor­da, uno de los edi­fi­cios co­lo­nia­les más em­ble­má­ti­cos de Tax­co, cons­trui­da por el ar­qui­tec­to Juan Jo­seph de Al­va, au­tor tam­bién de la pa­rro­quia de San­ta Pris­ca y que hoy es un cen­tro cul­tu­ral.

El Mu­seo de Ar­te Vi­rrei­nal (Ca­sa Hum­boldt), da­ta del si­glo 16 y aun­que tu­vo va­rios usos co­mo hos­pi­tal, ca­sa de hués­pe­des y sala de ven­ta de ar­te­sa­nías, hoy es mu­seo des­de 1992.

µ La his­to­ria de la Ca­sa de las Lá­gri­mas Me­re­ce una vi­si­ta ex­haus­ti­va el Mu­seo Ca­sa de las Lá­gri­mas y los la­va­de­ros pú­bli­cos del si­glo 18, don­de las mu­je­res se con­gre­ga­ban pa­ra ha­cer la co­la­da, lu­gar de en­cuen­tro y de chis­mes don­de se con­ta­ba de to­do mien­tras se la­va­ba la ro­pa.

La Ca­sa Mu­seo de las Lá­gri­mas, ori­gi­nal­men­te Ca­sa Fi­gue­roa, fue cons­trui­da en 1767 pa­ra el con­de De la Ca­de­na, Ma­gis­tra­do Pre­fec­to Po­lí­ti­co por el Dis­tri­to de Alar­cón, ami­go de Jo­sé de la Bor­da. Su his­to­ria ha da­do ori­gen a su nom­bre por­que, en­tre sus mu­ros, se de­rra­ma­ron mu­chas lá­gri­mas, co­men­zan­do por su pro­pia cons­truc­ción. La ca­sa fue eri­gi­da ma­yor­men­te por miem­bros de la tri­bu tlahui­ca, quie­nes, cuan­do no eran ca­pa­ces de pa­gar sus tri­bu­tos, eran con­de­na­dos a la cons­truc­ción.

Al fa­lle­cer el Con­de de la Ca­de­na, la ca­sa pa­só a un des­cen­dien­te que lle­gó acom­pa­ña­do de una hi­ja, que se enamo­ró de un in­dí­ge­na. Pa­ra evi­tar los amo­ríos, el pa­dre ma­tó a su hi­ja. La ca­sa fue aban­do­na­da du­ran­te lar­gos años pe­ro su le­yen­da y tra­ge­dias per­sis­ten. Sus pa­re­des vie­ron cas­ti­gos a pri­sio­ne­ros cuan­do fue cuar­tel ge­ne­ral de Jo­sé Ma­ría Mo­re­los y Pa­vón du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia, o a los jó­ve­nes cuan­do se con­vir­tió en re­for­ma­to­rio.

Tu­vo otros usos ci­vi­les pe­ro la ma­yor le­yen­da re­ple­ta de lá­gri­mas se pro­du­jo a fi­na­les del si­glo 19, cuan­do la Ca­sa Fi­gue­roa lle­gó a ma­nos de una úl­ti­ma he­re­de­ra, una an­cia­na lla­ma­da Ba­si­li­sa, que es­con­día su in­men­sa for­tu­na y jo­yas en hue­cos que ha­cía en los mu­ros. Hoy se apre­cian es­tos hue­cos en la vi­si­ta al mu­seo.

La an­cia­na, enaje­na­da, vi­vía so­la, sin fa­mi­lia­res y ser­vi­dum­bre, y co­no­ci­da po­pu­lar­men­te la his­to­ria de su for­tu­na es­con­di­da en los mu­ros de la ca­sa, al­guien la ro­bó y ase­si­nó cor­tán­do­le la ca­be­za que que­dó en­ci­ma de su ca­ma, mien­tras su cuer­po era arras­tra­do por la ca­lle.

La ca­sa cuen­ta tam­bién con un “cuar­to se­cre­to”, ac­ce­si­ble des­de una es­co­ti­lla en el te­cho, to­tal­men­te os­cu­ro y so­lo con un res­pi­ra­de­ro es­con­di­do en­tre la ma­le­za ex­te­rior, uti­li­za­do por las jó­ve­nes pa­ra es­con­der­se de los sol­da­dos en los tiem­pos de gue­rra pa­ra evi­tar ser ul­tra­ja­das.

µ Gas­tro­no­mía y ru­tas Los ho­te­les de to­dos los ta­ma­ños y pre­cios rie­gan la ciu­dad. Des­de los ele­gan­tes: La Mi­sión, cons­trui­do en­ci­ma de una an­ti­gua mi­na prehis­pá­ni­ca que se pue­de vi­si­tar des­de el mis­mo es­ta­ble­ci­mien­to; o el Mon­te­tax­co, en una co­li­na con la me­jor vis­ta de la ciu­dad des­de sus ele­gan­tes ins­ta­la­cio­nes y gran pis­ci­na, pa­san­do por los so­fis­ti­ca­dos y ur­ba­nos Agua Es­con­di­da, Pue­blo Lin­do y Posada San Javier, con ro­mán­ti­cas te­rra­zas pa­ra dis­fru­tar los me­jo­res pla­ti­llos lo­ca­les y las me­jo­res vis­tas de San­ta Pris­ca y las co­li­nas.

Los de­li­cio­sos ta­cos de ca­ma­rón y bis­tec de La Ben­di­ta, jus­to en­fren­te del zó­ca­lo, en un am­bien­te mo­derno, con­tras­tan con el pe­que­ño lo­cal Ta­cos de Roy, que aun­que muy mo­des­to, sir­ve los me­jo­res ta­cos de chu­le­ta de Tax­co, se­gún los lo­ca­les, con una sal­sa de chi­cha­rro­nes, pro­duc­to se­cre­to de la fa­mi­lia que pa­sa la re­ce­ta de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Tax­co ofre­ce dos ex­cur­sio­nes obli­ga­to­rias. La pri­me­ra a las Gru­tas de Ca­cahua­mil­pa, re­gen­ta­da por la co­mu­ni­dad lo­cal, a 30 ki­ló­me­tros. De im­pre­sio­nan­tes pro­por­cio­nes, al­gu­nas de sus sa­las al­can­zan 21 me­tros de al­tu­ra y 42 me­tros de an­cho.

En una de ellas exis­te un an­fi­tea­tro en el que se ce­le­bra la mú­si­ca y la li­te­ra­tu­ra du­ran­te las Jor­na­das Alar­co­nia­nas (ma­yo) o la Fe­ria de la Pla­ta (no­viem­bre) en las que han in­ter­ve­ni­do fi­gu­ras co­mo Mi­guel Bo­sé y Andrea Bo­ce­lli. Fue­ron crea­das ha­ce 85 mi­llo­nes de años por el efec­to ero­sio­na­do del río San Je­ró­ni­mo, que aho­ra co­rre por de­ba­jo de la gru­ta. Re­ple­tas de es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas y de im­pre­sio­nan­tes for­ma­cio­nes de gran ta­ma­ño el re­co­rri­do es pla­cen­te­ro. Dos ki­ló­me­tros de ida y dos de vuel­ta por un ca­mino de ce­men­to bien acon­di­cio­na­do.

Las Po­zas Azu­les de At­za­la son otra ma­ra­vi­lla na­tu­ral a me­dia ho­ra de Tax­co re­gen­ta­das tam­bién por la co­mu­ni­dad lo­cal, con aguas de co­lor tur­que­sa de­bi­do a su al­to con­te­ni­do en cal­cio. Las po­zas se for­man en des­cen­so de un cau­dal de agua que se re­man­sa 17 ve­ces, crean­do es­tas pis­ci­nas na­tu­ra­les, ro­dea­das de for­ma­cio­nes ro­co­sas y ca­ta­ra­tas.

Pris­ca. fren­te al tem­plo de San­ta > Atar­de­cer en Tax­co el Cris­to. ce­rros, vis­to des­de eri­gi­do so­bre sie­te > Tax­co,

1. Fo­to­gra­fía que mues­tra un as­pec­to de la igle­sia de San­ta Pris­ca, en la ciu­dad co­lo­nial de Tax­co, en el es­ta­do me­xi­cano de Gue­rre­ro. 2. Los ca­lle­jo­nes de Tax­co in­vi­tan al ro­man­ce. 3. Las Gru­tas de Ca­cahua­mil­pa, a me­dia ho­ra de Tax­co, una be­lle­za na­tu­ral con for­ma­cio­nes de más de 85 mi­llo­nes de años. 4. Ta­cos más o me­nos so­fis­ti­ca­dos co­mo los de La Ben­di­ta o Los Ta­cos de Roy son un pla­ti­llo obli­ga­to­rio en una vi­si­ta a Tax­co. 5. Las Po­zas Azu­les de At­za­la, una ma­ra­vi­lla na­tu­ral de aguas tur­que­sas a me­dia ho­ra de Tax­co. 1 2

5 4 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.