Catón

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected]

Lo sien­to, Li­bi­diano -le di­jo la mu­cha­cha al ca­chon­do galán que le pe­día ir a la ca­ma con él-. Me pro­me­tí a mí mis­ma que na­da me en­tra­rá an­tes que el ani­llo de ma­tri­mo­nio”. Pi­ru­li­na, la mu­cha­cha más li­ge­ra del pue­blo, no pro­fe­sa­ba nin­gu­na re­li­gión. Un día, sin em­bar­go, sin­tió que la luz de la fe le ilu­mi­na­ba el al­ma.

Fue con el pa­dre Ar­si­lio y le pi­dió que la re­ci­bie­ra en la asam­blea de los fie­les. Le di­jo con an­sia de con­ver­sa: “¡Quie­ro ser bau­ti­za­da, se­ñor cu­ra! ¡De­rra­me so­bre mí las aguas del bau­tis­mo!”. Le res­pon­dió el buen sa­cer­do­te: “Con­ti­go no se­rán su­fi­cien­tes esas aguas, hi­ja mía. A ti voy a te­ner que po­ner­te en re­mo­jo to­da la no­che”... Un bo­rra­chi­to fue lle­va­do an­te el al­cal­de del pue­blo por una fal­ta gra­ve al re­gla­men­to mu­ni­ci­pal: ha­bía he­cho aguas me­no­res en la pla­za pú­bli­ca. “Son 250 pe­sos de mul­ta” -le in­for­mó el edil. “Es mu­cho -se in­con­for­mó el beo­do. “Tal es la mul­ta” -in­sis­tió el otro. El te­mu­len­to le en­tre­gó un bi­lle­te de 500 pe­sos. Di­jo el mu­ní­ci­pe: “En se­gui­da le trae­rán su cam­bio”. “Guár­de­se­lo -res­pon­dió el bria­go-. Creo que pue­do ati­nar­le a su es­cri­to­rio des­de aquí”. A me­dias de la no­che la es­po­sa des­per­tó a su ma­ri­do. “Ule­ro -le di­jo ha­blán­do­le en voz que­da-, creo que aba­jo anda un la­drón”. Con­tes­tó el ti­po: “¿Y qué quie­res que ha­ga?”. “Ve a en­fren­tar­lo -res­pon­dió la se­ño­ra-. Nos va a de­jar sin na­da”. “De nin­gu­na ma­ne­ra ba­ja­ré -re­pli­có el se­ñor Ule­ro-. Esos la­dro­nes ge­ne­ral­men­te an­dan ar­ma­dos”. “En­ton­ces iré yo” -di­jo muy de­ci­di­da la se­ño­ra. En efec­to, se le­van­tó, se pu­so una ba­ta y fue a la plan­ta ba­ja. Po­co des­pués re­gre­só sin ba­ta y con los ca­be­llos en des­or­den. Le pre­gun­tó don Ule­ro: “¿Qué se lle­vó el la­drón?”. Res­pon­dió su mu­jer: “Tan­to co­mo lle­vár­se­lo, no se lo lle­vó. Pe­ro fue lo úni­co que le fal­tó al ca­brón: lle­vár­se­lo”. “Se­ñor -le in­for­mó el gen­dar­me al juez-, una be­lla mu­jer fue de­te­ni­da por pa­sear des­nu­da en la pla­ya”. In­qui­rió el juz­ga­dor: “¿Dón­de es­tá?”. Con­tes­tó el po­li­cía: “El com­pa­ñe­ro que la de­tu­vo se lle­vó a su ca­sa el cuer­po del de­li­to”. Nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, lo sa­be­mos, es­tán lle­nas de de­fec­tos. Sin em­bar­go he­mos de ape­gar­nos a ellas, pri­me­ro por­que así lo de­ter­mi­na la ley; lue­go por­que ésa es la úni­ca vía pa­ra me­jo­rar­las. Así las co­sas, revivir en cual­quier for­ma aque­lla fra­se tan tris­te­men­te cé­le­bre: “Al dia­blo las ins­ti­tu­cio­nes”, es error gra­ve que ha­ce pe­li­grar la es­ta­bi­li­dad de la Re­pú­bli­ca y ame­na­za su fu­tu­ro. El res­pe­to a la ley y a las ins­ti­tu­cio­nes es re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var la de­mo­cra­cia. Aten­tar con­tra ellas es po­ner en ries­go la vi­da co­mu­ni­ta­ria y sen­tar los ci­mien­tos pa­ra un go­bierno au­to­ri­ta­rio que más tar­de o más tem­prano pue­de desem­bo­car en una dic­ta­du­ra. El se­duc­tor ci­ta­dino no lo­gra­ba que la fres­ca za­ga­la cam­pe­si­na le en­tre­ga­ra el úl­ti­mo de sus en­can­tos. “No en­tien­do, Sil­ves­tri­na -le di­jo des­con­cer­ta­do-. Me per­mi­tes que te abra­ce, que te be­se, que te aca­ri­cie to­da; pe­ro no me per­mi­tes nun­ca lle­gar has­ta el fi­nal. ¿Por qué?”. Res­pon­dió la mu­cha­cha: “Es por un di­cho que te­ne­mos aquí: ‘De la tapia to­do, pe­ro de la huer­ta na­da’”. “Doc­tor -le di­jo don Lan­gui­dio al doc­tor Duerf, si­quia­tra-, mi es­po­sa se cree ga­lli­na”. Pre­gun­tó el ana­lis­ta: “¿Y quie­re us­ted que la tra­te?”. “No, -res­pon­dió el se­ñor-. Ella me en­vió con us­ted pa­ra ver si pue­de ha­cer que yo me sien­ta ga­llo”... En la no­che de bo­das Ro­si­lí se en­te­ró de al­go que su no­vio le ha­bía ocul­ta­do siem­pre: al mu­cha­cho le fal­ta­ba un pie, y usa­ba en su lu­gar una pró­te­sis. De­sola­da lla­mó por el ce­lu­lar a su ma­má. “Ma­mi -le con­tó llo­ro­sa-, Leo­vi­gil­do no tie­ne un pie”. “Va­mos, hi­ji­ta -tra­tó de con­so­lar­la la se­ño­ra-. En tra­tán­do­se de esa me­di­da no de­be­mos ser tan exi­gen­tes”. (No le en­ten­dí)... FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.