ARMANDO FUEN­TES AGUI­RRE

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN -

No soy ma­chis­ta.

¡Dios me li­bre!

Tan­to ad­mi­ro a las mu­je­res, las ten­go en tan ele­va­da es­ti­ma que no po­dría ha­cer­les el agra­vio de ser lo que al­gu­nos lla­man “un ma­cho me­xi­cano”.

Sin em­bar­go a más de las fla­gran­tes in­jus­ti­cias que las mu­je­res su­fren no de­jo de ad­ver­tir tam­po­co al­gu­nas mues­tras me­nos no­ta­bles de dis­cri­mi­na­ción que ha­cen víc­ti­ma a la mu­jer por cau­sa de su se­xo, cuan­do pre­ci­sa­men­te por esa cau­sa de­be­rían te­ner un tra­to jus­to.

Voy a po­ner aquí un ejem­plo de esa ve­la­da hos­ti­li­dad con­tra el se­xo fe­me­nino.

El dic­cio­na­rio de la Aca­de­mia de­fi­ne la pa­la­bra “ba­rra­ga­na”, y di­ce: “Con­cu­bi­na”.

De­fi­ne la pa­la­bra “ba­rra­gán” y po­ne: “Es­for­za­do, va­lien­te”.

Las fe­mi­nis­tas ra­di­ca­les po­drían in­dig­nar­se -tal es su pro­fe­sió­nan­te esa su­til se­ña de dis­cri­mi­na­ción por gé­ne­ro. No de­be­rían ha­cer­lo. Sin ser ma­chis­ta di­go que tam­bién no­so­tros los va­ro­nes su­fri­mos a ve­ces tra­to in­jus­to. Si una mu­jer re­ci­be re­ga­los de un hom­bre ca­sa­do es su ami­gui­ta. Si un hom­bre re­ci­be re­ga­los de una mu­jer ca­sa­da es un gi­go­ló. Y eso di­cho del mo­do me­nos feo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.