Ni cap­tu­ra ni res­pon­sa­bi­li­dad

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ma­rín de­ba­[email protected]­ba­te.com

Gra­cias a dos pe­rio­dis­tas no hay du­da de que a la di­rec­to­ra del Réb­sa­men na­die la “cap­tu­ró”.

-0-0-0-0Al­go tan sub­je­ti­vo co­mo la éti­ca pue­de ob­je­ti­var­se con el re­cur­so de al­go tan pre­ci­so co­mo la arit­mé­ti­ca. El que des­de ayer man­tie­ne en la cár­cel a la pro­pie­ta­ria del Co­le­gio Réb­sa­men es un ejem­plo ex­ce­len­te: ¿se en­tre­gó a la po­li­cía o és­ta la cap­tu­ró?

Si se da por he­cho lo que afir­ma la pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral de Jus­ti­cia de la ca­pi­tal, Er­nes­ti­na Go­doy, fue a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co y gra­cias a una “de­nun­cia ciu­da­da­na”, por la que se ofre­ció una re­com­pen­sa de cin­co mi­llo­nes de pe­sos, co­mo la au­to­ri­dad se en­te­ró de que la pró­fu­ga des­de oc­tu­bre de 2017 se en­con­tra­ba en un res­tau­ran­te de Tlal­pan, y pu­do rea­li­zar­se la su­pues­ta de­ten­ción.

Pe­ro si se da cré­di­to a lo que ase­gu­ra el abo­ga­do Javier Coe­llo Tre­jo, la pro­pia Mó­ni­ca Gar­cía le lla­mó des­de la Je­fa­tu­ra de Go­bierno pa­ra in­for­mar­le que aca­ba­ba de so­me­ter­se por vo­lun­tad pro­pia.

Ate­ni­dos a la pa­la­bra de una y otro, lo úni­co que que­da es la du­da: ¿qué pue­den ga­nar la pro­cu­ra­do­ra o el abo­ga­do ter­gi­ver­san­do el da­to sus­tan­ti­vo de que la due­ña de la es­cue­la en que fa­lle­cie­ron 19 ni­ños y con­tra quien ha­bía una or­den de apren­sión por “ho­mi­ci­dio cul­po­so” ya es­tá en la cár­cel?

Des­pe­jar los misterios es co­sa de tiem­po y... ¡so­pas!, es el re­loj, pre­ci­sa­men­te, lo que per­mi­te afir­mar que la ver­sión de la li­cen­cia­da Go­doy es in­sos­te­ni­ble, y to­do por cul­pa del ca­ni­jo Ci­ro Gó­mez

Ley­va, quien a las 10:59 del sá­ba­do tui­teó: #Úl­ti­maHo­ra Mó­ni­ca Gar­cía Vi­lle­gas, di­rec­to­ra y due­ña del Co­le­gio Réb­sa­men, se aca­ba de en­tre­gar a las au­to­ri­da­des de la Ciu­dad de Mé­xi­co. En unos mo­men­tos más in­for­ma­ción...

Se­gún la pro­cu­ra­do­ra, “a las 10:48 se re­ci­bió una de­nun­cia ciu­da­da­na que nos in­di­ca­ba el pa­ra­de­ro de Mó­ni­ca Gar­cía Vi­lle­gas, y a las 11:28 fue de­te­ni­da en un res­tau­ran­te de cal­za­da de Tlal­pan por po­li­cías de in­ves­ti­ga­ción”.

¿Có­mo pu­do Ci­ro dar por “en­tre­ga­da” a la se­ño­ra 29 mi­nu­tos an­tes de que fue­ra “cap­tu­ra­da”? Su­pon­gá­mos­lo alam­brean­do los co­rreos de la PGJ y por lo mis­mo en­te­ra­do de la elec­tró­ni­ca “de­nun­cia ciu­da­da­na” 11 mi­nu­tos an­tes de que, pa­sa­do de lan­za y arries­gan­do su cre­di­bi­li­dad, tui­tea­ra que la pro­fe­so­ra ya se ha­bía en­tre­ga­do, pe­ro es­to no co­rres­pon­de a su per­fil.

Peor: a las 11:18 mi com­pa­ñe­ro Ig­na­cio Alzaga ha­bló con Coe­llo, quien le con­fir­mó la en­tre­ga vo­lun­ta­ria, co­mo se com­prue­ba en su no­ta re­gis­tra­da en milenio.com a las 11:26 de la ma­ña­na, dos mi­nu­tos an­tes de que, se­gún la pro­cu­ra­do­ra, ocu­rrie­ra la “de­ten­ción”. Na­cho es un gran re­por­te­ro pe­ro no cla­ri­vi­den­te.

La ver­sión de la cap­tu­ra, pues, na­da más no tie­ne so­por­te al­guno. Ca­be ima­gi­nar que a la ti­tu­lar de la PGJ la mal in­for­ma­ron por­que, de ve­ras, na­da ga­na con men­tir de ma­ne­ra tan evi­den­te.

Co­mo mal, muy mal, ha­ce la ins­ti­tu­ción a su car­go pre­sen­tan­do an­te juez el ca­so por “ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do”. Por for­tu­na que­dó lo de “cul­po­so...”. La se­ño­ra no cons­tru­yó na­da, he­re­dó el in­mue­ble cons­trui­do con los per­mi­sos de ley... y de­bió en­tre­gar­se am­pa­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.