Re­fi­nar a Pe­mex

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ser­gio Sar­mien­to @Ser­gio­Sar­mien­to Ja­que ma­te

Si al­guien cues­tio­na la de­ci­sión del go­bierno de cons­truir la re­fi­ne­ría de Dos

Bo­cas se le acu­sa de no creer en los in­ge­nie­ros me­xi­ca­nos que ya de­mos­tra­ron, tras la ex­pro­pia­ción, que po­dían sa­car ade­lan­te a la in­dus­tria pe­tro­le­ra. La de­ci­sión de Dos Bo­cas tie­ne po­co o na­da que ver con la na­cio­na­li­za­ción de 1938; pe­ro si se quie­re ha­cer un sí­mil, hay que ha­cer­lo con in­for­ma­ción his­tó­ri­ca ver­da­de­ra y no con los mi­tos cons­trui­dos por el vie­jo PRI.

La ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra sí tu­vo con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. La pro­duc­ción pe­tro­le­ra me­xi­ca­na al­can­zó un pi­co de 193 mi­llo­nes de ba­rri­les en 1921 (Ho­ward F. Cli­ne, The Uni­ted Sta­tes and Me­xi­co), cuan­do el go­bierno em­pe­zó a pre­sio­nar a las pe­tro­le­ras pri­va­das y a au­men­tar­les im­pues­tos. En 1937 se pro­du­je­ron 49.9 mi­llo­nes, en 1938 38.5 mi­llo­nes y en 1942 35.1 mi­llo­nes (me­xi­co­ma­gi­co.org, pe­tró­leo.col­mex.mx). Mé­xi­co se con­vir­tió en im­por­ta­dor ne­to de cru­do y gas en 1942 y, con ex­cep­ción de 1955, la si­tua­ción se man­tu­vo has­ta 1960 (me­xi­co­ma­gi­co.org). Lo peor es que la ex­pro­pia­ción nos he­re­dó una em­pre­sa mo­no­pó­li­ca, bu­ro­crá­ti­ca e in­efi­cien­te.

El ca­so de la re­fi­ne­ría es muy di­fe­ren­te. No hay ni si­quie­ra la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­lo co­mo una ges­ta he­roi­ca. Es una sim­ple ne­ce­dad. El pro­ble­ma em­pie­za des­de la de­ci­sión de cons­truir­la. El cru­do es la par­te más ren­ta­ble del ne­go­cio de los hi­dro­car­bu­ros. La ga­so­li­na tie­ne un mar­gen muy pe­que­ño, a ve­ces ne­ga­ti­vo, y re­quie­re de mer­ca­dos muy gran­des y de una im­pla­ca­ble efi­cien­cia pa­ra la ren­ta­bi­li­dad. Pe­mex siem­pre ha per­di­do di­ne­ro en ga­so­li­na; su po­co ca­pi­tal de­be in­ver­tir­se en cru­do.

Fe­li­pe Cal­de­rón qui­so cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría en Tu­la por ra­zo­nes de “se­gu­ri­dad na­cio­nal”, sin im­por­tar la fal­ta de ren­ta­bi­li­dad, pe­ro so­lo le­van­tó una bar­da pe­ri­me­tral. En cam­pa a Ló­pez Obra­dor pro­me­tió seis, aun­que des­pués ba­jó el ob­je­ti­vo a una so­la, en Dos Bo­cas, Ta­bas­co, que no es el me­jor lu­gar pa­ra una re­fi­ne­ría, en par­te por­que es­tá le­jos de los cen­tros de con­su­mo.

Ni Ló­pez Obra­dor ni su gen­te tie­nen idea de la in­ver­sión o el tra­ba­jo que se re­quie­ren pa­ra una re­fi­ne­ría de cru­do pe­sa­do pa­ra 400 mil ba­rri­les dia­rios. Pri­me­ro di­je­ron que la ha­rían por 6 mil mi­llo­nes

de dó­la­res y lue­go subie­ron la ci­fra a 8 mil mi­llo­nes, pe­ro man­tu­vie­ron el pla­zo de tres a os: “Va a es­tar ter­mi­na­da pa­ra ma­yo del 2022, me can­so gan­so”, di­jo el pre­si­den­te. Los es­pe­cia­lis­tas pre­vén en­tre 12 mil y 15 mil mi­llo­nes de dó­la­res y ocho a os de tra­ba­jo. Ape­nas el 22 de mar­zo el pre­si­den­te jus­ti­fi­có una li­ci­ta­ción res­trin­gi­da a cua­tro fir­mas ex­tran­je­ras. “No hay ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te en las em­pre­sas me­xi­ca­nas. Es­tas cua­tro gran­des em­pre­sas que es­ta­mos con­vo­can­do re­cien­te­men­te han he­cho re­fi­ne­rías. Ca­da una de ellas ha he­cho más de 100 re­fi­ne­rías. Hay una de ellas que ha cons­trui­do más de 200 re­fi­ne­rías en el mun­do”.

Pe­ro es­tas “cua­tro gran­des em­pre­sas” con ex­pe­rien­cia se­ña­la­ron que era im­po­si­ble cons­truir la re­fi­ne­ría en el tiem­po y cos­tos que exi­gía el pre­si­den­te. La reac­ción fue anun­ciar que la edi­fi­ca­ría Pe­mex ba­jo la su­per­vi­sión de la se­cre­ta­ría de ener­gía Ro­cío Nah­le, quien no tie­ne nin­gu­na ex­pe­rien­cia en cons­truc­ción de re­fi­ne­rías o de cual­quier otra co­sa.

En 2018 le di­je a Nah­le que los es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ra­ban que la nue­va re­fi­ne­ría cos­ta­ría mu­cho más que los 6 mil mi­llo­nes de dó­la­res que en­ton­ces pro­nos­ti­ca­ba. Su res­pues­ta fue: “Qui­zá le cos­ta­ría 20 mil mi­llo­nes a Pe a Nie­to. A

Andrés Ma­nuel le cos­ta­rá 6 mil”. Es­ta fe cie­ga sal­drá muy ca­ra.

Ro­bo de pea­jes

Des­de ha­ce me­ses un gru­po de ac­ti­vis­tas to­ma las ca­se­tas de la au­to­pis­ta es­cé­ni­ca Ti­jua­naEn­se­na­da pa­ra co­brar di­ne­ro pa­ra su be­ne­fi­cio. El go­bierno lu­cha con­tra los hua­chi­co­le­ros, pe­ro pro­te­ge a quie­nes ro­ban pea­jes.

“Se hi­zo en el 38, se res­ca­tó a la in­dus­tria pe­tro­le­ra. Lo va­mos a ha­cer aho­ra, no ten­go la me­nor du­da”.

Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.