La re­fi­ne­ría, el ae­ro­puer­to y el tren

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jorge Fer­nán­dez Menéndez Ra­zo­nes de­ba­[email protected]­ba­te.com

El pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor ha cum­pli­do exac­ta­men­te con lo que pro­me­tió en cam­pa­ña: di­jo que can­ce­la­ría el ae­ro­puer­to de Tex­co­co y lo hi­zo; que cons­trui­ría va­rias re­fi­ne­rías y ya ha de­ci­di­do cons­truir una en Dos Bo­cas,

Ta­bas­co y que ha­ría el tren Ma­ya uti­li­zan­do los re­cur­sos de la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca y tam­bién lo cum­plió. Que las tres sean me­di­das po­co sen­sa­tas no im­pli­ca que no ha­yan si­do pu­bli­ci­ta­das am­plia­men­te en su cam­pa­ña, aun­que mu­chos de los que lo apo­ya­ron y vo­ta­ron por él, hoy se que­jen amar­ga­men­te. Hay que apren­der que con el vo­to no se jue­ga.

El ca­so de la re­fi­ne­ría es sin­to­má­ti­co de una for­ma de to­mar de­ci­sio­nes que cos­ta­rán mu­chí­si­mo al país. Pri­me­ro, dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas ad­vier­ten que la re­fi­ne­ría no se po­drá cons­truir en tres años y me­nos aún con un cos­to de 8 mil mi­llo­nes de dó­la­res, más allá de que exis­te un am­plio con­sen­so de que no se ne­ce­si­ta esa re­fi­ne­ría.

De eso se hi­zo eco na­da me­nos que la se­cre­ta­ría de Ha­cien­da. En una reu­nión con in­ver­sio­nis­tas y acree­do­res de Pe­mex, en Lon­dres, el sub­se­cre­ta­rio Ar­tu­ro He­rre­ra acep­tó que no se po­drá te­ner en esos tiem­pos la re­fi­ne­ría y que me­jor los 50 mil mi­llo­nes de pe­sos que es­ta­ban pre­su­pues­ta­dos pa­ra Dos Bo­cas pa­ra es­te 2019, se de­be­rían des­ti­nar a ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción que es lo real­men­te ren­ta­ble.

El sub­se­cre­ta­rio es des­men­ti­do por el pro­pio Pre­si­den­te y por la se­cre­ta­ria de Ener­gía, Ro­cío Nah­le, que in­sis­ten en Dos Bo­cas y anun­cian una li­ci­ta­ción pa­ra ela­bo­rar el pro­yec­to de la re­fi­ne­ría en la que par­ti­ci­pan las que el pro­pio go­bierno con­si­de­ra las cua­tro em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en el te­ma más im­por­tan­tes del mun­do.

Pa­san las se­ma­nas y el Pre­si­den­te y la se­cre­ta­ria anun­cian que nin­gu­na de las cua­tro gran­des em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das in­vi­ta­das acep­ta­ron cons­truir en ese lap­so de tiem­po y con ese pre­su­pues­to. En lu­gar de su­po­ner que las ins­ti­tu­cio­nes es­pe­cia­li­za­das, la se­cre­ta­ría de Ha­cien­da o las cua­tro gran­des em­pre­sas pri­va­das tie­nen ra­zón y no se pue­de ha­cer esa re­fi­ne­ría en ta­les con­di­cio­nes, el go­bierno de­ci­de en­ton­ces que la cons­trui­rán Pe­mex y la se­cre­ta­ría de Ener­gía, que no cuen­tan ni con la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra, el co­no­ci­mien­to téc­ni­co y el per­so­nal es­pe­cia­li­za­do pa­ra ello. Co­mo evi­den­te­men­te el pre­su­pues­to ya de por sí erró­nea­men­te des­ti­na­do a la re­fi­ne­ría

(hay que in­ver­tir esos re­cur­sos en ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción co­mo di­jo la SHCP) no al­can­za, la so­lu­ción gu­ber­na­men­tal es cons­truir una re­fi­ne­ría más pe­que­ña y tec­no­ló­gi­ca­men­te más atra­sa­da. No tie­ne sen­ti­do al­guno. Co­mo úl­ti­ma no­ti­cia te­ne­mos que el te­rreno de Dos Bo­cas, des­trui­dos los man­gla­res y de­fo­res­ta­do, aho­ra se inun­da.

San­ta Lu­cía se­rá, en el me­jor de los ca­sos, una ter­mi­nal le­ja­na del ac­tual ae­ro­puer­to ca­pi­ta­lino; no tie­ne vías de ac­ce­so; una ter­ce­ra par­te de los días ten­drá nie­bla en las ma­ña­nas; a los ge­nios que la pro­pu­sie­ron se les ol­vi­dó que fren­te a lo que pen­sa­ban se­ría la pis­ta prin­ci­pal hay un ce­rro de dos mil 600 me­tros de al­tu­ra que obli­ga a re­di­rec­cio­nar las pis­tas; que si bien la ba­se mi­li­tar es muy gran­de, una de las ma­yo­res del país, pa­ra cons­truir el ae­ro­puer­to les fal­ta te­rreno, que ten­drán que com­prar a los eji­dos lin­dan­tes que quie­ren ven­der su tie­rra a mil 250 pe­sos cuan­do el go­bierno les ofre­ce 200 pe­sos por 3el me­tro cua­dra­do. Mu­chos de los nue­vos edi­fi­cios y de­pó­si­tos de la ba­se mi­li­tar ten­drán que ser des­trui­dos, a pe­sar de que se inau­gu­ra­ron ha­ce po­co más de un año. Ten­drán que ser re­ubi­ca­das las mi­les de fa­mi­lias de mi­li­ta­res que allí vi­ven. Y to­da­vía ese pro­yec­to no exis­te co­mo tal, co­mo pro­yec­to eje­cu­ti­vo, por­que tam­po­co exis­te au­to­ri­za­ción de nin­gu­na ins­tan­cia in­ter­na­cio­nal que ga­ran­ti­ce la se­gu­ri­dad aé­rea, y los re­cur­sos que se iban a uti­li­zar pa­ra cons­truir Tex­co­co aho­ra se uti­li­za­rán pa­ra pa­gar las in­dem­ni­za­cio­nes por no cons­truir Tex­co­co.

El tren Ma­ya, tam­po­co tie­ne aún un pro­yec­to eje­cu­ti­vo ni la pro­pie­dad fe­de­ral de las tie­rras por don­de se su­po­ne que pa­sa­rá. Lo que co­men­zó sien­do un tren Mé­ri­da-Cancún es aho­ra una vía de mil 500 ki­ló­me­tros que cru­za en trián­gu­lo to­da la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, sin de­ma­sia­do sen­ti­do tu­rís­ti­co. Se di­ce que al fi­nal se­rá fi­nan­cia­do por ca­pi­ta­les chi­nos (¿?).

Cuan­do se po­ne en du­da la via­bi­li­dad de cual­quie­ra de los tres gran­des pro­yec­tos, la res­pues­ta pre­si­den­cial es la mis­ma: sí se cons­trui­rán, me can­so gan­so. Y si un go­bierno se em­pe­ña en cons­truir al­go, al cos­to que sea, lo ha­ce. Que ten­ga al­gu­na uti­li­dad pa­ra el fu­tu­ro, un sen­ti­do es­tra­té­gi­co o que ge­ne­re em­pleo y re­cur­sos, es otra co­sa. Es­ta­mos an­te una so­ber­bia gu­ber­na­men­tal di­fí­cil de com­pren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.