La épi­ca de la mi­ni­re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Leo Zuc­ker­mann Twit­ter: @leo­zuc­ker­mann

De que Pe­mex y la Se­cre­ta­ría de Ener­gía (Se­ner) pue­den cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría en Dos Bo­cas, Ta­bas­co, yo no tengo la me­nor du­da.

Cla­ro que pue­den. La pre­gun­ta es si lo pue­den ha­cer cum­plien­do tres con­di­cio­nes. Una: que aca­be cos­tan­do lo pre­su­pues­ta­do. Dos: que es­té lis­ta en cua­tro años. Tres: que pro­duz­ca la can­ti­dad de ba­rri­les de com­bus­ti­ble que el go­bierno de Ló­pez Obra­dor les ha­bía so­li­ci­ta­do a las em­pre­sas pri­va­das en la li­ci­ta­ción que de­cla­ró de­sier­ta la se­ma­na pa­sa­da. Tres ob­je­ti­vos muy cla­ros. Cos­to: ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res. Año pa­ra co­men­zar a ope­rar: 2023. Ca­pa­ci­dad de re­fi­na­ción:

240 mil ba­rri­les dia­rios, al ini­cio de las ope­ra­cio­nes, es­ca­la­bles a un to­tal de 340 mil. La gran pre­gun­ta que to­dos se ha­cen es si Pe­mex y la Se­ner po­drían cons­truir una re­fi­ne­ría con es­tas tres con­di­cio­nes.

Yo, des­de lue­go, tengo mis du­das por­que sue­lo creer­les a los ex­per­tos y, en es­te caso, hay mu­chos que se­ria­men­te lo cues­tio­nan.

Pri­me­ro que na­da, las tres em­pre­sas que el go­bierno de AMLO in­vi­tó pa­ra ges­tio­nar el pro­yec­to de la nue­va re­fi­ne­ría. Nin­gu­na pre­sen­tó una pro­pues­ta con ese pre­cio y tem­po­ra­li­dad pa­ra el ta­ma­ño de­man­da­do.

To­das de­cían que cos­ta­ría más y no es­ta­ría lis­ta en cua­tro años. Aquí es­ta­mos ha­blan­do de las po­cas cor­po­ra­cio­nes en el mun­do con ca­pa­ci­dad y ex­pe­rien­cia pa­ra cons­truir re­fi­ne­rías. El pro­pio go­bierno me­xi­cano las ha­bía ca­li­fi­ca­do co­mo “las me­jo­res del mun­do”. Pues esas mis­mas ase­gu­ran que no se po­día a ese cos­to y en ese tiem­po pa­ra el ta­ma­ño de pro­ce­sa­mien­to so­li­ci­ta­do por Pe­mex y la Se­ner.

Se­gun­do, me re­mi­to al es­tu­dio sobre la re­fi­ne­ría de

Dos Bo­cas que ela­bo­ra­ron Jor­ge An­drés Cas­ta­ñe­da y Ana Thaís Mar­tí­nez del Instituto Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (IMCO). En él se pue­de ob­ser­var los cos­tos de ca­pi­tal de otras re­fi­ne­rías que se han cons­trui­do en otros paí­ses. Al pa­re­cer, sí es po­si­ble ha­cer­la con una in­ver­sión pro­me­dio de ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res, pero exis­te una des­via­ción es­tán­dar de dos mil mi­llo­nes. Don­de es­te es­tu­dio es con­tun­den­te es en el pe­rio­do de cons­truc­ción. De nue­ve re­fi­ne­rías cons­trui­das re­cien­te­men­te, só­lo una, en In­dia, se cons­tru­yó en tres años. En con­tra­po­si­ción, se tar­da­ron 15 años en otra en Bra­sil. Qui­tan­do los ex­tre­mos, pa­re­ce sen­sa­to asu­mir que la cons­truc­ción de una nue­va re­fi­ne­ría tar­da en­tre 7 y 10 años.

Ter­ce­ro, el Instituto Me­xi­cano del Pe­tró­leo (IMP), de­pen­dien­te de Pe­mex, ela­bo­ró un do­cu­men­to sobre la in­via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de Dos Bo­cas. En él se afir­ma­ba que, “sin nin­gún ti­po de re­tra­so, el cos­to de la re­fi­ne­ría se­ría de 14 mil 740 mi­llo­nes de dó­la­res”. El IMP pro­po­nía re­ubi­car es­te pro­yec­to en Tu­la, Hidalgo, ya que en Ta­bas­co los cos­tos se­rían ma­yo­res pa­ra acon­di­cio­nar el te­rreno. Al día si­guien­te que se hi­zo pú­bli­co es­te do­cu­men­to, el Pre­si­den­te lo des­ca­li­fi­có y, ac­to se­gui­do, des­pi­die­ron al di­rec­tor del IMP.

Eso di­cen los ex­per­tos, pero ya sa­be­mos que es­te

go­bierno no le da mu­cho cré­di­to a los téc­ni­cos cuan­do sus con­clu­sio­nes di­fie­ren de la vo­lun­tad pre­si­den­cial. Re­gre­so, en­ton­ces, a la pre­gun­ta: ¿po­drá Pe­mex y la Se­ner cons­truir Dos Bo­cas al cos­to, tiem­po y ca­pa­ci­dad de re­fi­na­ción anun­cia­dos?

Pa­ra res­pon­der­la, co­mien­zo con uno de los elementos cen­tra­les del es­ti­lo de go­ber­nar de AMLO. Al Pre­si­den­te le en­can­tan en­mar­car sus ac­cio­nes de go­bierno co­mo even­tos he­roi­cos. La su­ya es una Pre­si­den­cia que quie­re ser epo­pé­yi­ca. Ya hi­zo, en es­te sen­ti­do, de la cons­truc­ción de Dos Bo­cas una épi­ca más de su se­xe­nio. Quie­re de­mos­trar­nos que los me­xi­ca­nos, cuan­do nos lo pro­po­ne­mos, sí po­de­mos. Que Pe­mex, a pe­sar de to­dos sus de­fec­tos, tie­ne la ca­pa­ci­dad y ex­pe­rien­cia de cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría ba­ra­ta, en tiem­po y for­ma.

Y no des­car­te­mos que pue­dan lo­grar­lo por una ra­zón: ya achi­ca­ron el pro­yec­to ori­gi­nal. El vier­nes, una no­ta de Noé Cruz en El Uni­ver­sal fir­ma­da en Hous­ton, Te­xas, en el mar­co de una con­fe­ren­cia pe­tro­le­ra, in­for­ma­ba que el go­bierno di­vi­di­rá el pro­yec­to de Dos

Bo­cas en dos fa­ses. La pri­me­ra pro­du­ci­rá só­lo 170 mil ba­rri­les dia­rios de com­bus­ti­bles a partir de cru­do pe­sa­do. La se­gun­da “de­pen­de­rá de tiem­pos y el fi­nan­cia­mien­to dis­po­ni­bles, por lo que no hay cla­ri­dad sobre si se lle­va­rá en es­ta ad­mi­nis­tra­ción”.

La apues­ta, en­ton­ces, es a una mi­ni-re­fi­ne­ría con una ca­pa­ci­dad me­nor a la ori­gi­nal­men­te anun­cia­da, pero que cues­te ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res y es­té lis­ta en cua­tro años. AMLO, des­de lue­go, nos la ven­de­rá co­mo un ac­to he­roi­co, épi­co, de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción. Cla­ro: si efec­ti­va­men­te Pe­mex y la Se­ner lo­gran cons­truir es­ta mi­ni-re­fi­ne­ría a ese pre­cio y en ese tiem­po. Por­que en una de esas…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.