Gan­so-eco­no­mía

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Lo­ret de Mo­la car­los­lo­[email protected] his­to­rias­re­por­te­[email protected]

El pre­si­den­te AMLO re­pi­te que es­tá im­ple­men­tan­do un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co. Acier­ta en diag­nos­ti­car el fra­ca­so del neo­li­be­ra­lis­mo me­xi­cano, pero no de­ja cla­ras cuá­les son las re­glas y pos­tu­la­dos que sos­tie­nen su pro­pio mo­de­lo, al que, a falta de me­jor nom­bre, po­de­mos apo­dar gan­so-eco­no­mía.

Lo de gan­so tie­ne que ver con que ca­da vez que lan­za una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que pa­re­ce cho­car con­tra las re­glas del mer­ca­do, la ló­gi­ca del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co e in­clu­so las re­co­men­da­cio­nes de su equi­po, la acom­pa­ña de la frase: “me can­so gan­so”. Así, do­bla la apues­ta a quie­nes lo cues­tio­nan, se au­to­de­fi­ne ne­cio en de­mos­trar su teo­ría, ju­ra que las co­sas van a sa­lir co­mo él pro­me­te.

El pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor es­cul­pe sobre la mar­cha su mo­de­lo. Al­gu­nos de sus man­da­mien­tos em­pie­zan a que­dar cla­ros:

1. La efi­cien­cia es­tá so­bre­va­lo­ra­da. El go­bierno apues­ta a que sus in­ver­sio­nes ge­ne­ren po­los de desa­rro­llo. El ob­je­ti­vo es crear un mon­tón de em­pleos. Si una re­fi­ne­ría pue­de fun­cio­nar con 500 tra­ba­ja­do­res, me­jor que se ha­ga con cien mil. La ren­ta­bi­li­dad no es la prio­ri­dad. Que­da por re­sol­ver quién pa­ga­rá la in­efi­cien­cia de­li­be­ra­da: ¿el ac­tual go­bierno en su rec­ta fi­nal o de plano el pró­xi­mo?

2. Au­to­su­fi­cien­cia más que com­pe­ti­ti­vi­dad. Lo efi­cien­te es pro­du­cir me­nos maíz y más agua­ca­te, pero co­mo “sin maíz no hay país”, pues ni hablar. Al agua­ca­te le hi­zo falta pro­fun­di­dad his­tó­ri­ca y una frase pe­ga­do­ra. Otra: lo efi­cien­te es de­di­car­nos al gas y no a la ga­so­li­na, pero al nue­vo go­bierno le pa­re­ce una con­tra­dic­ción ser país pe­tro­le­ro e im­por­tar ga­so­li­nas. El pre­si­den­te di­ce que es co­mo si fué­ra­mos pro­duc­to­res de na­ran­ja, pero com­prá­ra­mos ju­go de na­ran­ja.

En sus vi­si­tas a los 2,500 municipios del país qui­zá no re­pa­ró en que los agri­cul­to­res de na­ran­jas no sue­len ven­der ju­gos y los ju­gue­ros no sue­len te­ner en el pa­tio de sus ca­sas ár­bo­les fru­ta­les.

3. El desa­rro­llis­mo por en­ci­ma de la sus­ten­ta­bi­li­dad. La re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas pue­de ge­ne­rar un eco­ci­dio en el Gol­fo de Mé­xi­co. Sú­me­le que la ter­mo­eléc­tri­ca con­ta­mi­na, el tren ma­ya tum­ba pe­da­zos de sel­va y el tren tran­síst­mi­co par­te en dos al país por la sie­rra. En la gan­so-eco­no­mía, el con­cep­to de pro­gre­so es a la an­ti­güi­ta: sin fi­jar­se en la na­tu­ra­le­za.

4. Com­ba­tir la co­rrup­ción me­jo­ra las finanzas pú­bli­cas y ge­ne­ra cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. In­du­da­ble­men­te. La pre­gun­ta es qué tan­to. Has­ta ahora, las es­ti­ma­cio­nes de la gan­so-eco­no­mía sobre el di­ne­ro pre­su­pues­tal que ten­drían dis­po­ni­ble por el pro­cla­ma­do fin de la co­rrup­ción no ha si­do cuan­ti­fi­ca­do. Has­ta ahora, la vi­gi­lan­cia in­dis­pen­sa­ble pa­ra eva­dir la co­rrup­ción ha fre­na­do la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Ha­brá que dar­le tiem­po.

5. Más Es­ta­do y me­nos mer­ca­do. Es ver­dad que un gran nú­me­ro de em­pre­sas pri­va­das se han des­pa­cha­do con la cu­cha­ra gran­de. En el nue­vo go­bierno hay una enor­me des­con­fian­za a que las ga­nan­cias que­den en ma­nos de in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos. In­ter­pre­tan que ese di­ne­ro ten­dría que es­tar en ma­nos del go­bierno pa­ra, ideal­men­te, be­ne­fi­ciar a los me­xi­ca­nos.

6. La gen­te no res­pon­de a in­cen­ti­vos personales, sino que se con­ta­gia del ejem­plo del go­bierno y apues­ta por el bien co­lec­ti­vo por en­ci­ma del bien in­di­vi­dual. Y así, co­mo su­po­ne que el go­bierno se por­ta bien, to­do mun­do se por­ta­rá bien. Es un cam­bio de pa­ra­dig­ma que has­ta ahora no ha fun­cio­na­do. ¿Fun­cio­na­rá?

La gan­so-eco­no­mía no se im­ple­men­ta­rá de la no­che a la ma­ña­na. Se tra­ta de un mo­de­lo cu­yo ex­pe­ri­men­to se eje­cu­ta en 125 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que ha­bi­ta­mos en la de­ci­mo­ter­ce­ra eco­no­mía más re­le­van­te del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.