Pro­fe Ro­dol­fo de­ja le­ga­do en la men­te de sus alum­nos

El maes­tro Mo­ra­les Zavala lle­va 29 años im­par­tien­do una de las ma­te­rias más te­mi­das en la vi­da de los es­tu­dian­tes: las ma­te­má­ti­cas

El Debate de Los Mochis - - LOS MOCHIS - KMa­ri­se­la Jo­lie @de­ba­te.com.mx

Du­ran­te 29 años, el pro­fe­sor Ro­dol­fo Mo­ra­les Zavala ha per­ma­ne­ci­do en las au­las de la Es­cue­la Se­cun­da­ria Téc­ni­ca nú­me­ro dos de Los Mo­chis, im­par­tien­do una de las ma­te­rias más te­mi­das en la vi­da de los es­tu­dian­tes: las ma­te­má­ti­cas.

A sus 58 años de edad con­ti­núa pre­pa­ran­do ge­ne­ra­cio­nes pa­ra ver­los par­tir en bus­ca de al­can­zar sus sue­ños.

→ Fuen­te de co­no­ci­mien­to “En­tré en el ci­clo es­co­lar 1990–1991, he sa­ca­do ade­lan­te a 29 ge­ne­ra­cio­nes y he te­ni­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes; me he en­con­tra­do exa­lum­nos que son to­dos unos profesionistas e in­clu­so son pa­dres de fa­mi­lia de alum­nos a los que les es­toy dan­do cla­ses en es­te mo­men­to”. Se for­mó en la mis­ma es­cue­la que años más tar­de se con­ver­ti­ría en su se­gun­do hogar. “Soy egre­sa­do de la se­cun­da­ria en la que he la­bo­ra­do a lo lar­go de mi vi­da que an­tes era ETI #114, lue­go es­tu­dié en la pre­pa­ra­to­ria her­ma­na que era Cecyt #203, y des­pués en­tré al Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Los Mo­chis y egre­sé co­mo in­ge­nie­ro ar­qui­tec­to en ad­mi­nis­tra­ción de obras”. Des­de 1990 ha si­do una fuen­te de co­no­ci­mien­to pa­ra sus alum­nos.

“Re­ci­bí una in­vi­ta­ción del in­ge­nie­ro Ma­rio Gu­tié­rrez Ro­drí­guez pa­ra dar cla­ses de ma­te­má­ti­cas y de di­bu­jo, en­tré a dar di­bu­jo in­dus­trial; en 1990 em­pe­cé con 12 ho­ras y pos­te­rior­men­te se pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de te­ner unas ho­ras de ma­te­má­ti­cas por­que mi per­fil así lo re­que­ría, y has­ta aho­ri­ta ya ten­go tiem­po com­ple­to con la es­pe­cia­li­dad de ma­te­má­ti­cas”. Su pres­ti­gio que­da de ma­ni­fies­to en ca­da alumno que lo­gra com­pren­der sus en­se­ñan­zas.

“La ma­yo­ría de los alum­nos sien­ten pa­vor por las ma­te­má­ti­cas, por eso es un re­to lo­grar que las com­pren­dan y que sien­tan gus­to por apren­der­las; los maes­tros de ma­te­má­ti­cas te­ne­mos que ana­li­zar la si­tua­ción de los alum­nos por­que es una ma­te­ria muy com­ple­ja, por eso de­be­mos es­tu­diar el en­torno que los ro­dea. Yo pla­ti­co con los mu­cha­chos, tra­to de en­ten­der­los por­que mu­chas ve­ces des­co­no­ce­mos si hay pro­ble­mas en ca­sa”.

Im­par­tir una de las ma­te­rias más te­mi­das pa­ra los es­tu­dian­tes ha si­do to­do un de­sa­fío, pe­ro su de­ter­mi­na­ción es aún más po­de­ro­sa.

“He te­ni­do mu­chas ge­ne­ra­cio­nes, en oca­sio­nes he ba­ta­lla­do con los alum­nos por­que no se les dan las ma­te­má­ti­cas y de­bo es­for­zar­me más con ellos, pe­ro tam­bién hay ni­ños que in­me­dia­ta­men­te lue­go de una ex­pli­ca­ción captan”.

Con vo­ca­ción y per­se­ve­ran­cia ha lo­gra­do aden­trar a sus alum­nos en el com­ple­jo mun­do de las ma­te­má­ti­cas. “Mu­chas ve­ces los maes­tros de ma­te­má­ti­cas so­mos los más odia­dos por los alum­nos, pe­ro des­pués de 29 años de ex­pe­rien­cia me he en­con­tra­do con mu­chos que agra­de­cen. Me pre­gun­tan ‘¿pro­fe, si­gue sien­do co­mo an­tes, co­mo cuan­do me dio cla­ses a mí?, por­que quie­ro que le dé cla­ses a mi hi­jo’. Otros me di­cen: ‘gra­cias a us­ted aga­rré el ro­llo y me pu­se las pi­las. Si us­ted no me hu­bie­ra re­pro­ba­do, no fue­ra lo que soy hoy’.”

Me que­da un año de ser­vi­cio pa­ra ju­bi­lar­me, pe­ro mien­tras ten­ga fuer­zas voy a se­guir apo­yan­do a los alum­nos.

→ Me­ta cum­pli­da

Ca­da alumno su­pe­ra­do es una me­ta cum­pli­da, y un enor­me or­gu­llo que ate­so­ra­rá por siem­pre.

“Al ver exa­lum­nos con­ver­ti­dos en profesionistas, sien­to que he cum­pli­do, es una gran sa­tis­fac­ción. A ca­si to­do Mo­chis le he da­do cla­ses en mis años de ser­vi­cio, por­que la ma­yo­ría de los pa­dres de fa­mi­lia quie­ren que sus hi­jos es­tu­dien en la ETI #2”.

Sin una pro­fe­sión en men­te du­ran­te su in­fan­cia, su úni­ca mi­sión era es­tu­diar y pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar los re­tos de la vi­da.

“Yo so­ña­ba con es­tu­diar y ser al­guien en la vi­da. No te­nía en men­te una ca­rre­ra es­pe­cí­fi­ca, pe­ro siem­pre me gus­tó la in­ge­nie­ría, la arquitectura, siem­pre me gus­ta­ron las ma­te­má­ti­cas y te­nía bue­nas no­tas. Soy un maes­tro que de­jo to­do en el au­la. Le di­go a los mu­cha­chos que por mí no va a que­dar. Yo voy a en­tre­gar to­do, pe­ro ne­ce­si­to que pon­gan de su par­te y que los pa­dres tam­bién se in­te­gren”.

→ Por ju­bi­lar­se

A un año de su ju­bi­la­ción, el in­can­sa­ble pro­fe­sor pre­ten­de pos­ter­gar su ser­vi­cio en la do­cen­cia por amor a las au­las. “Me que­da un año de ser­vi­cio pa­ra ju­bi­lar­me, pe­ro mien­tras ten­ga fuer­zas voy a se­guir apo­yan­do a los alum­nos, por­que ha­ce fal­ta la ener­gía de los alum­nos, ha­ce fal­ta es­tar en el au­la. Des­pués voy a te­ner mu­cho tiem­po pa­ra de­di­car­me a mi fa­mi­lia. Soy fe­liz­men­te ca­sa­do, ten­go dos hi­jas que ya es­tán en la uni­ver­si­dad. Po­dré des­can­sar des­pués de ha­ber cum­pli­do más de 30 años de ser­vi­cio, cla­ro, de­pen­dien­do de mi sa­lud, por­que qui­zás me voy an­tes”.

Su le­ga­do per­ma­ne­ce en ca­da men­te a la que trans­mi­tió en­se­ñan­za, y re­cuer­da con ca­ri­ño a quie­nes for­mó con sus cla­ses de ma­te­má­ti­cas. “Mien­tras es­tu­vie­ron en mis ma­nos yo tra­té de dar lo me­jor de mí y ellos lo sa­ben. Fe­li­ci­to a los que se con­vir­tie­ron en profesionistas y a quie­nes no ter­mi­na­ron sus es­tu­dios. An­he­lo que en don­de­quie­ra que se en­cuen­tren es­tén ha­cien­do al­go por el bien de ellos mis­mos, de sus fa­mi­lias y de la so­cie­dad”.

FO­TO: PAU­LINO FON­SE­CA

> El pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas Ro­dol­fo Mo­ra­les Zavala.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.