Re­for­ma edu­ca­ti­va: maes­tros al ser­vi­cio de Mo­re­na vía SNTE-EEG

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

La cla­ve de la nue­va re­for­ma edu­ca­ti­va se lo­ca­li­za en la con­cep­tua­li­za­ción sis­té­mi­ca de las in­ten­cio­nes de Mo­re­na: co­mo an­tes con el PRI, el Es­ta­do for­jó otra una alian­za his­tó­ri­ca con los maes­tros co­mo cla­se tra­ba­ja­do­ra al ser­vi­cio del ré­gi­men.

La re­for­ma edu­ca­ti­va de Pe­ña Nie­to se cen­tró en una reor­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va: de­jar de asu­mir a los maes­tros co­mo ac­ti­vos del par­ti­do en el po­der, es­ca­lar una me­jor ca­pa­ci­ta­ción y co­lo­car fil­tros po­lí­ti­co-par­ti­dis­tas a la mi­li­tan­cia priis­ta de los maes­tros.

Pe­ro la li­be­ra­ción de la maes­tra El­ba Est­her Gor­di­llo, su re­gre­so al SNTE y la nue­va re­for­ma que re­gre­sa el po­der sin­di­cal al sis­te­ma/ré­gi­men/Es­ta­do for­man par­te de la res­tau­ra­ción, muy al es­ti­lo del Lá­za­ro Cár­de­nas del PRM y sus cua­tro sec­to­res corporativos, de los 1.5 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción y sus fa­mi­lias al seno del par­ti­do aho­ra en el po­der.

La úni­ca re­for­ma real ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra la edu­ca­ción tie­ne que pa­sar por la des­ar­ti­cu­la­ción del sin­di­ca­to na­cio­nal co­mo he­ren­cia del vie­jo ré­gi­men priis­ta en su fa­se car­de­nis­ta y su “edu­ca­ción so­cia­lis­ta”. Si no, se se­gui­rá dan­do la abe­rra­ción de que to­das las sec­cio­nes sin­di­ca­les se co­lo­quen de­ba­jo de las fal­das del SNTE pa­ra la re­vi­sión anual y lue­go las sec­cio­nes más com­ba­ti­vas ha­gan su pro­pia ne­go­cia­ción

en se­gun­do plano de su con­tra­to con el go­ber­na­dor.

Ha­ce días, el go­ber­na­dor oa­xa­que­ño Ale­jan­dro Mu­rat Hi­no­jo­sa re­ci­bió de ma­nos de la Sec­ción 22 su plie­go pe­ti­to­rio de re­vi­sión de con­di­cio­nes de tra­ba­jo, cuan­do la ley só­lo re­co­no­ce al SNTE co­mo el ti­tu­lar de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y ten­drá que ha­cer esa se­gun­da re­vi­sión con­trac­tual por­que na­die en la SEP fe­de­ral ni en Go­ber­na­ción han que­ri­do po­ner or­den en ese des­or­den.

Y la fuer­za lo­cal de la Sec­ción 22 de Oa­xa­ca, co­mo aquí se ha reite­ra­do, pro­ce­de de que tie­ne to­da la pro­tec­ción y apo­yo del SNTE na­cio­nal por­que la maes­tra Gor­di­llo les ce­dió to­da la sec­ción --sus cuo­tas qui­ta­das a los maes­tros y el aglu­ti­na­mien­to de más de 70 mil maes­tros en una sec­ción-a la 22 a cam­bio del so­me­ti­mien­to al li­de­raz­go del SNTE na­cio­nal.

Las re­for­mas edu­ca­ti­vas de Sa­li­nas, Ze­di­llo, Fox y aho­ra de Ló­pez Obra­dor han man­te­ni­do ese po­der na­cio­nal del SNTE. Sa­li­nas des­cen­tra­li­zó el pre­su­pues­to del SNTE, pe­ro de­jó fe­de­ral el sin­di­ca­to.

El mo­de­lo de alian­za his­tó­ri­ca del Es­ta­do con los maes­tros fue fi­ja­do por Cár­de­nas pa­ra con­ver­tir a los edu­ca­do­res en após­to­les del le­ga­do de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na y des­de lue­go del par­ti­do del Es­ta­do --PNR, PRM y PRI-- y aho­ra se re­pro­du­ce el men­sa­je de “alian­za his­tó­ri­ca” en la con­tra­rre­for­ma de Mo­re­na.

Los enojos de la 22 no tie­nen que ver con el he­cho de que po­drán te­ner más be­ne­fi­cios con una eva­lua­ción light y por­que re­gre­sa­ran a apa­ra­tos ideo­ló­gi­co del par­ti­do-go­bierno en turno, por­que co­mo sec­ción con au­to­no­mía re­la­ti­va en la ne­go­cia­ción se­cun­da­ria los lí­de­res de la 22 han ob­te­ni­do di­ne­ro en efec­ti­vo, in­fra­es­truc­tu­ra y bie­nes mue­bles e in­mue­bles.

Si fue­ran cohe­ren­tes --nun­ca lo han si­do-- los lí­de­res de la 22 que pac­ta­ron en lo os­cu­ri­to cu­ru­les legislativas con Mo­re­na ten­drían que re­nun­ciar a esos car­gos pa­ra re­gre­sar a la lu­cha. Pe­ro la am­bi­ción del to­do por el to­do --cu­ru­les y di­ne­ro clan­des­tino-- es­ta­ría lle­van­do a los lí­de­res de la

CNTE --la 22, so­bre to­do-- a po­der per­der to­do.

Co­mo la re­for­ma de Ló­pez Obra­dor só­lo ablan­dó lo pu­ni­ti­vo en la eva­lua­ción de Pe­ña Nie­to, la cri­sis en el sec­tor edu­ca­ti­vo si­gue la­ten­te y ame­na­za con pro­fun­di­zar­se por el re­gre­so de la maes­tra Gor­di­llo a su ca­ci­caz­go de po­der que le re­ga­ló el pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri en 1989 al po­ner­la co­mo di­ri­gen­te del SNTE.

El otro pro­ble­ma edu­ca­ti­vo ra­di­ca en el si­guien­te pa­so: los con­te­ni­dos de la edu­ca­ción de los ni­ños. Des­de el ar­tícu­lo 3 de la Cons­ti­tu­ción de 1917, la edu­ca­ción jue­ga el pa­pel de cons­truc­to­ra de con­cien­cias in­fan­ti­les en fun­ción del pen­sa­mien­to his­tó­ri­co gu­ber­na­men­tal, pri­me­ro con el PRI y aho­ra con Mo­re­na. Mien­tras la edu­ca­ción se­rá el apa­ra­to ideo­ló­gi­co del PRI y de Mo­re­na y no se pri­vi­le­gie la ver­da­de­ra li­ber­tad de pen­sa­mien­to vía la edu­ca­ción, los maes­tros se­rán los guar­dia­nes de la ideo­lo­gía del ré­gi­men. La eva­lua­ción ins­tau­ra­da por Pe­ña Nie­to ha­bía ini­cia­do el lar­go ca­mino de desideo­lo­gi­za­ción sis­té­mi­ca de la edu­ca­ción y de los maes­tros, pe­ro la con­tra­rre­for­ma de Mo­re­na re­gre­só a los pro­fe­so­res a su pa­pel de re­pro­duc­to­res del dis­cur­so gu­ber­na­men­tal, a pe­sar del pataleo de los lí­de­res de las 22 que ter­mi­na­rán otra vez su­bor­di­na­dos a la maes­tra Gor­di­llo co­mo su ver­da­de­ra lí­der.

-0

La CNDH ¡vio­la DH! Mien­tras el pre­si­den­te la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, Luis Raúl Gon­zá­lez Pé­rez, de­di­ca más tiem­po a ope­rar su no­mi­na­ción co­mo pró­xi­mo rec­tor de la UNAM, la CNDH ¡vio­la de­re­chos hu­ma­nos! De sus fun­cio­na­rios me­dios. La fun­cio­na­ria Paloma Ruiz tu­vo per­mi­so por gra­ve en­fer­me­dad on­co­ló­gi­ca y a su re­gre­so la quie­ren obli­gar --vio­lan­do com­pro­mi­so pre­vio-- a ho­ra­rios que da­ña­rían su sa­lud y sin con­di­cio­nes de ofi­ci­na pa­ra su en­fer­me­dad. El pro­ble­ma ra­di­ca en que Gon­zá­lez Pé­rez ya na­da atien­de en la CNDH.

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca es el ar­te de ven­der lo mis­mo, pe­ro más ba­ra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.