Cin­co mi­llo­nes por la her­ma­na

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ma­rín cma­[email protected]­le­nio.com

La trai­ción es una ma­rra­na­da que so­lo pue­de co­me­ter al­guien cer­cano y es En­ri­que, me­dio her­mano de la pro­fe­so­ra Mó­ni­ca Gar­cía Vi­lle­gas, quien se lle­va la recompensa de cin­co mi­llo­nes de pe­sos por ha­ber­la en­tre­ga­do a la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na.

Es el mis­mo su­je­to que el jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da bus­có al abo­ga­do Ja­vier Coello Trejo pa­ra de­cir­le que la se­ño­ra que­ría so­me­ter­se a las au­to­ri­da­des y fue el tu­fo del di­ne­ro lo que hi­zo que el li­ti­gan­te re­nun­cia­ra a se­guir lle­van­do la de­fen­sa le­gal de la pro­pie­ta­ria del co­le­gio Réb­sa­men.

La Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de Ciu­dad de Mé­xi­co ha­rá el pa­go a quien an­ti­ci­pó el so­me­ti­mien­to “vo­lun­ta­rio” dos días an­tes de que la pro­fe­so­ra pu­sie­ra fin a su con­di­ción de “pró­fu­ga de la jus­ti­cia” des­pués de que él acor­da­ra la en­tre­ga con la se­cre­ta­ria de Go­bierno, Ro­sa Ice­la Ro­drí­guez, un sub­se­cre­ta­rio y un abo­ga­do (cu­yos nom­bres no han si­do re­ve­la­dos).

Se­rá la sub­pro­cu­ra­do­ra de Pro­ce­sos, Alicia Ro­sas Ru­bí, la en­car­ga­da de tra­mi­tar el pa­go.

De acuer­do con lo re­por­tea­do por mi com­pa­ñe­ro Ig­na­cio Al­za­ga, si Mó­ni­ca se hu­bie­ra en­tre­ga­do vo­lun­ta­ria­men­te ha­bría te­ni­do el be­ne­fi­cio de se­guir su pro­ce­so en li­ber­tad, lo cual muy pro­ba­ble­men­te no es ver­dad por­que a quie­nes eva­den las per­se­cu­cio­nes

ju­di­cia­les se les en­chi­que­ra por la ex­pli­ca­ble pre­sun­ción de que tien­den a fu­gar­se.

Pe­ro la du­da so­bre si la de­ci­sión fue “vo­lun­ta­ria” la des­pe­jó la pro­pia di­rec­to­ra del Réb­sa­men con su lla­ma­da de las diez de la ma­ña­na y uno o dos mi­nu­tos del sá­ba­do al abo­ga­do Coello Trejo, a quien le di­jo que se en­con­tra­ba en el pa­la­cio (en reali­dad Je­fa­tu­ra) de Go­bierno, po­nién­do­se de pe­chi­to an­te las au­to­ri­da­des.

Sea o no pro­pia la de­ci­sión de en­fren­tar su pro­ce­so, Mó­ni­ca fue trai­cio­na­da por su me­dio her­mano, a quien el de­fen­sor de la se­ño­ra le hi­zo ver que de­bían es­pe­rar a que se re­sol­vie­ran los amparos que se ha­bían tra­mi­ta­do pa­ra que ella pu­die­ra sor­tear su des­tino en li­ber­tad por­que, co­mo bien re­cuer­da Na­cho Al­za­ga, los de­li­tos de ho­mi­ci­dio cul­po­so y uso de do­cu­men­tos fal­sos de que se le acu­sa no son con­si­de­ra­dos “gra­ves”.

La pre­ci­pi­ta­ción pa­ra la en­tre­ga tie­ne una so­la ex­pli­ca­ción: la recompensa.

No ca­be su­po­ner que la en­tre­ga fue­ra so­be­ra­na de­ci­sión de Mó­ni­ca, to­da vez que la cir­cuns­tan­cia en que se en­con­tra­ba des­pués de un año y me­dio de an­dar huí­da, per­mi­ten de­du­cir una ex­pli­ca­ble de­ses­pe­ra­ción.

Con los per­se­gui­dos por la jus­ti­cia pro­ce­de lo que con los en­fer­mos que de­ben ate­ner­se a lo que sus mé­di­cos de con­fian­za or­de­nan. La se­ño­ra de­bió aca­tar la re­co­men­da­ción de su abo­ga­do, no so­lo de es­pe­rar unos días a que tu­vie­ra el am­pa­ro de la jus­ti­cia fe­de­ral sino a que los cin­co mi­llo­nes de pe­sos fue­ran pa­ra la eu­fe­mís­ti­ca “re­pa­ra­ción del da­ño” de los deu­dos de 26 per­so­nas (en­tre és­tas 19 ni­ñas y ni­ños) que fa­lle­cie­ron en el de­rrum­be que pro­vo­có el tem­blor del 19/09/17.

A los he­chos, pe­cho: Mó­ni­ca es una pre­si­dia­ria y En­ri­que un po­bre mi­llo­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.