Pri­ma­ve­ra hu­mo­sa

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ser­gio Sar­mien­to @Ser­gioSar­mien­to

El hu­mo no ce­de. Pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en pre­sen­cia cons­tan­te so­bre la Ciu­dad de Mé­xi­co en es­ta pri­ma­ve­ra. Ayer a las 4 de la tar­de el re­gis­tro ofi­cial de ca­li­dad de ai­re de la zo­na me­tro­po­li­ta­na era de 161 pun­tos de par­tí­cu­las PM 2.5 en Nezahualcóyotl y 152 en San­tia­go Acahual­te­pec, una ca­li­dad muy ma­la, mien­tras que se re­gis­tra­ban ni­ve­les ma­los, de en­tre 100 y 149, en otros pun­tos. El ín­di­ce de aqicn.org, que mi­de la con­ta­mi­na­ción del ai­re en to­do el mun­do, era to­da­vía más ne­ga­ti­vo ayer a la mis­ma ho­ra: 172 en Nezahualcóyotl, 168 en la UNAM y ca­li­fi­ca­cio­nes tam­bién muy ma­las en otros lu­ga­res de la ciu­dad.

Por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les han reac­cio­na­do siem­pre a es­tas cri­sis de con­ta­mi­na­ción de ai­re res­trin­gien­do la cir­cu­la­ción de vehícu­los. El pro­ble­ma es que los au­tos no ge­ne­ran las par­tí­cu­las PM 2.5. La con­ta­mi­na­ción tí­pi­ca por com­bus­tión de ga­so­li­na es de ozono, 03, pe­ro no de par­tí­cu­las. Res­trin­gir la cir­cu­la­ción de vehícu­los no ayu­da en na­da a re­sol­ver el pro­ble­ma.

En es­ta oca­sión las pro­pias au­to­ri­da­des afir­man que el fe­nó­meno es con­se­cuen­cia de una se­rie de in­cen­dios. Al­gu­nos son na­tu­ra­les y otros pro­duc­to del des­cui­do de las per­so­nas que en­cien­den fo­ga­tas en el cam­po o de­jan bo­te­llas ti­ra­das que pue­den con­ver­tir­se en lu­pas que con­cen­tran la ra­dia­ción so­lar y en­cien­den la ve­ge­ta­ción se­ca del es­tío. El cam­bio cli­má­ti­co es­tá agra­van­do la si­tua­ción al ele­var la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio y de­jar los cam­pos más pro­pen­sos a in­cen­dios.

Mu­chos in­cen­dios, sin em­bar­go, son pro­vo­ca­dos. Los cam­pe­si­nos de las zo­nas in­dí­ge­nas han si­do edu­ca­dos pa­ra pen­sar que que­mar sus cam­pos en las pri­ma­ve­ras es una bue­na for­ma de lim­piar y pre­pa­rar el te­rreno pa­ra una nue­va co­se­cha. La idea es fal­sa, pe­ro se ha con­ver­ti­do en par­te de los usos y cos­tum­bres de los cam­pe­si­nos.

Las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les es­tán acos­tum­bra­das a bus­car vi­lla­nos fá­ci­les cuan­do pre­ten­den com­ba­tir es­tos pro­ble­mas. Los au­to­mo­vi­lis­tas han si­do siem­pre los per­so­na­jes ma­lé­vo­los a los que se en­fo­can to­dos los es­fuer­zos de una au­to­ri­dad que quie­re apa­ren­tar que es­tá ha­cien­do al­go. Hoy las co­sas son más com­pli­ca­das. Los in­cen­dios fo­res­ta­les no se com­ba­ten res­trin­gien­do la cir­cu­la­ción de vehícu­los. Los cam­pe­si­nos in­dí­ge­nas son, por otra par­te, per­so­na­jes en­sal­za­dos en la mi­to­lo­gía ofi­cial, a los cua­les se con­si­de­ra in­ca­pa­ces de co­me­ter cual­quier ac­to da­ñino, es­pe­cial­men­te cuan­do se ape­gan a sus usos y cos­tum­bres.

El lu­nes 13 de ma­yo la je­fa de go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Clau­dia Shein­baum, dio a co­no­cer un men­sa­je por Twit­ter: “Sin im­pru­den­cias ni ocu­rren­cias es­ta­mos tra­ba­jan­do en un pro­gra­ma in­te­gral de ca­li­dad del ai­re con el @Edo­mex y el @Go­bier­noMX a tra­vés de la @SEMARNAT_mx que pre­sen­ta­re­mos en los pró­xi­mos días”. Al­gu­nos crí­ti­cos cues­tio­na­ron que la go­ber­nan­te ca­pi­ta­li­na no anun­cia­ra me­di­das dra­má­ti­cas, pe­ro a mí me pa­re­ce que la pru­den­cia es bue­na con­se­je­ra. No tie­ne sen­ti­do anun­ciar me­di­das sin be­ne­fi­cios prác­ti­cos sim­ple­men­te pa­ra pre­ten­der que se es­tá ha­cien­do al­go. Ayer se re­no­vó la con­tin­gen­cia am­bien­tal, pri­me­ro so­lo con ad­ver­ten­cias pa­ra que la gen­te no tu­vie­ra ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. pe­ro más tar­de se res­trin­gió la cir­cu­la­ción de los au­to­mó­vi­les de los po­bres.

Las so­lu­cio­nes reales so­lo pue­den ser de me­diano y lar­go pla­zo. Es in­dis­pen­sa­ble au­men­tar el cui­da­do y la vi­gi­lan­cia de las zo­nas ru­ra­les. De­be ha­ber una ma­yor edu­ca­ción en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas so­bre la que­ma de los cam­pos, pe­ro tam­bién de­be prohi­bir­se la prác­ti­ca. No hay so­lu­cio­nes má­gi­cas pa­ra es­tas pri­ma­ve­ras hu­mo­sas.

«¿Qué es el mun­do?

Un me­ro ri­zo de hu­mo pa­ra que el vien­to dis­per­se».

Abraham Cahan

DÍA DEL MAES­TRO

Es­te 15 de ma­yo se prohi­bi­rá la cir­cu­la­ción de los au­tos de los po­bres en la Ciu­dad de Mé­xi­co por la con­tin­gen­cia am­bien­tal. Pe­ro la je­fa de go­bierno di­ce que no se pue­den res­trin­gir las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la CNTE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.