Ter­cer pi­so

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO -

Ma­más mo­les­tas. Las ma­dres tra­ba­ja­do­ras del Ayun­ta­mien­to de Cu­lia­cán es­tán muy mo­les­tas con el al­cal­de Jesús Es­tra­da Fe­rrei­ro por­que es­te año no les fes­te­jó el Día de la Ma­dre, co­mo tra­di­cio­nal­men­te lo ha­cían las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les; pe­ro no fue así en el pri­mer año de la Ad­mi­nis­tra­ción de Es­tra­da Fe­rrei­ro, quien ade­más no les pa­gó es­te año un bono de 500 pe­sos que re­ci­bían a fi­na­les de abril, que les da­ban des­de el año 1994. La ex­pli­ca­ción que les die­ron en el Go­bierno mu­ni­ci­pal so­bre por qué no les pa­ga­ron ese bono es por­que no eran ni­ños. Es tan­ta la mo­les­tia, que los tra­ba­ja­do­res ya es­tán or­ga­ni­zan­do un plan­tón. Qué po­co le du­ró la tre­gua del al­cal­de con los sin­di­ca­li­za­dos, que aca­ban de con­ju­rar la huel­ga. Una ra­ya más al ti­gre con la Cuar­ta Trans­for­ma­ción en Cu­lia­cán.

De­ser­ción. Di­cen que des­de que Fer­nan­do Gon­zá­lez, yerno de El­ba Esther Gor­di­llo y ope­ra­dor de las Re­des So­cia­les Pro­gre­sis­tas, se des­vi­vió en elo­gios ha­cia Gerardo Var­gas Landeros, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno, en la reunión que sos­tu­vo con ellos, una gran par­te de los lí­de­res y ac­ti­vis­tas del sec­tor ma­gis­te­rial aga­rró la «pi­cha­da» de que lo es­ta­ba apun­ta­lan­do pa­ra ha­cer­lo lí­der de ese pro­yec­to. Aho­ra que tras­cen­dió que pre­sun­ta­men­te pri­me­ro va a ser el coor­di­na­dor ge­ne­ral de las RSP y lue­go pre­si­den­te co­mo par­ti­do po­lí­ti­co, de plano se des­lin­da­ron de esa or­ga­ni­za­ción. Se ha­bla de que Ma­nuel de Jesús So­to Acos­ta, coor­di­na­dor de las RSP en Aho­me, y su gen­te, la ma­yo­ría maes­tros, no es­tán de acuer­do en esa de­sig­na­ción, y co­mo signo de su in­con­for­mi­dad de­fi­nie­ron que no van a acu­dir el pri­me­ro de ju­nio al even­to en Cu­lia­cán pa­ra con­so­li­dar ese pro­yec­to, y en la que es­ta­rá El­ba Esther Gor­di­llo. Es más, ya se abrie­ron de ese pro­yec­to re­to­man­do el di­cho po­pu­lar “unos per­si­guen la lie­bre, y otros la al­can­zan”.

Quie­ren apo­yo. En Escuinapa, los áni­mos del sec­tor pes­que­ro es­tán que ar­den. Ayer, los in­te­gran­tes de la Fe­de­ra­ción de Coope­ra­ti­vis­tas ame­na­za­ron con to­mar el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal an­te la nu­la aten­ción que vie­ron por par­te del al­cal­de Em­mett So­to Gra­ve y el dipu­tado lo­cal Éd­gar Gon­zá­lez pa­ra ges­tio­nar an­te la Co­na­pes­ca un acer­ca­mien­to in­me­dia­to. Los pes­ca­do­res es­tán in­con­for­mes por ex­clu­sión del pro­gra­ma pa­ra el repoblamiento de los es­te­ros y las zo­nas es­tua­ri­nas, y exigen que la Co­na­pes­ca, que pre­si­de el ma­zatle­co Raúl Ele­nes An­gu­lo, re­con­si­de­re el pro­yec­to.

El que más fi­gu­ra. Ayer, que se ce­le­bró el Día del Maes­tro, en el cen­tro de la me­sa del pre­sí­dium fi­gu­ra­ron dos per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca gua­sa­ven­se que — di­cen— se an­dan pe­lean­do los re­flec­to­res, pues mien­tras que uno ha llegado a fi­gu­rar más que la pro­pia al­cal­de­sa, el otro cuen­tan que ya le hi­zo sus re­cla­mos por­que no es po­si­ble que aca­pa­re más es­pa­cios que él. Se tra­ta del se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to, José Luis Gue­rre­ro, y el sín­di­co pro­cu­ra­dor Efraín Za­va­la, sien­do el pri­me­ro de ellos quien has­ta brin­dó un men­sa­je a los do­cen­tes a nom­bre de la pre­si­den­ta, ya que ella por cues­tio­nes de agen­da no pu­do asis­tir al ho­me­na­je. En el ac­to era vi­si­ble la fal­ta de cru­ce de pa­la­bras en­tre uno y otro, a pe­sar de que fue­ron sen­ta­dos jun­tos an­te la vis­ta de to­dos.

Ser su­pre­mo. Du­ran­te la vi­si­ta del go­ber­na­dor de Si­na­loa, Qui­rino Or­daz Cop­pel, al mu­ni­ci­pio de Angostura, un gru­po de pro­duc­to­res bus­có acer­ca­mien­to con el man­da­ta­rio es­ta­tal pa­ra que los apo­ye en la ges­tión de una au­dien­cia con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, y lle­gar a un acuer­do pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción de los gra­nos que se pro­du­cen en Si­na­loa; sin em­bar­go, lo que no le pa­re­ció mu­cho al go­ber­na­dor fue cuan­do le di­je­ron que ya lo que que­rían era ha­blar con Dios, no con los án­ge­les. En su res­pues­ta, acla­ró que él no es nin­gún Dios, sino un sim­ple hu­mano en­fo­ca­do a tra­ba­jar por los si­na­loen­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.