CDMX, preo­cu­pa­cio­nes en Pa­la­cio; se­gu­ri­dad y am­bien­te pe­gan a 4ª-T

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

El Go­bierno de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca es un sen­sor de ca­pa­ci­da­des… o in­ca­pa­ci­da­des. Los pro­ble­mas na­cio­na­les se mul­ti­pli­can, las so­lu­cio­nes se di­lu­yen y se de­be go­ber­nar con sen­si­bi­li­dad. Por ello hay cre­cien­tes preo­cu­pa­cio­nes en Pa­la­cio Na­cio­nal so­bre la ges­tión del Go­bierno de CDMX: no por­que so­bre ta­len­to cien­tí­fi­co, sino por­que fal­ta ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

En los he­chos, el Go­bierno de CDMX es una es­pe­cie de mini re­pú­bli­ca. Mu­chas pre­can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les han nau­fra­ga­do por el des­gas­te del car­go. En di­ciem­bre de 1988 el pre­si­den­te Sa­li­nas de Gor­ta­ri pu­so a Ca­ma­cho al fren­te del go­bierno de la ca­pi­tal por­que era el úni­co que po­dría re­cu­pe­rar vo­tos pa­ra el PRI --con la ha­bi­li­dad de Mar­ce­lo Ebrard-- y al mis­mo tiem­po ale­jar­lo de Los Pi­nos.

En el caos de ges­tión ca­pi­ta­li­na se per­die­ron las pre­can­di­da­tu­ras de Uru­chur­tu, Co­ro­na del Ro­sal, Martínez Domínguez, Ra­món Agui­rre, Ma­nuel Ca­ma­cho, Cuauh­té­moc Cár­de­nas y Mar­ce­lo Ebrard. Só­lo al­can­zó la Pre­si­den­cia Ló­pez Obra­dor, pe­ro por­que su­po con­ver­tir el GDF en un tram­po­lín di­rec­to y tu­vo dos se­xe­nios pa­ra cons­truir una nue­va per­so­na­li­dad de li­de­raz­go.

Clau­dia Shein­baum lle­gó a la can­di­da­tu­ra y al go­bierno por Ló­pez Obra­dor, a pe­sar de su pre­pa­ra­ción téc­ni­ca­cien­tí­fi­ca.

Ca­ren­te de per­so­na­li­dad, sin ca­ris­ma, sin per­fil po­lí­ti­co, sin dis­cur­so, mo­nó­to­na en sus par­ti­ci­pa­cio­nes ver­ba­les, sin pa­sión, con len­gua­je cor­po­ral in­fle­xi­ble, sin una pro­pues­ta de ciu­dad, el apo­yo de Ló­pez Obra­dor le hi­zo su­pe­rar los tro­pie­zos en la Se­cre­ta­ría de Me­dio am­bien­te (2000-2006) y en la com­ple­ja y co­rrup­ta De­le­ga­ción Tlal­pan (2015-2017).

Las principales in­quie­tu­des en Pa­la­cio Na­cio­nal tie­nen que ver con el au­men­to ines­pe­ra­do de la in­se­gu­ri­dad: ba­la­ce­ras, cár­te­les en gue­rra, cre­ci­mien­to en el con­su­mo de dro­ga, cre­cien­te trá­fi­co de ar­mas pa­ra uso de de­lin­cuen­tes, mul­ti­pli­ca­ción de la de­lin­cuen­cia al me­nu­deo que es­ca­pa de cual­quier in­ten­to de con­trol y re­ba­sa­mien­to im­pre­sio­nan­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad in­ca­pa­ci­ta­das pa­ra com­ba­tir el de­li­to.

En el ga­bi­ne­te fe­de­ral de se­gu­ri­dad han co­men­za­do a ana­li­zar el ar­gu­men­to de que la per­cep­ción cre­cien­te de in­se­gu­ri­dad en la na­ción tie­ne que ver con lo que ocu­rre en la CDMX: el cli­ma de­lin­cuen­cial, la fal­ta de in­te­rés de la au­to­ri­dad pa­ra com­ba­tir a los de­lin­cuen­tes y una pla­za en dispu­ta vio­len­ta en­tre di­fe­ren­tes in­tere­ses de grupos del cri­men or­ga­ni­za­do.

En tér­mi­nos me­diá­ti­cos la je­fa de Go­bierno no tie­ne ar­gu­men­tos pa­ra de­nun­ciar que le de­ja­ron un co­chi­ne­ro por­que --co­mo tam­bién ocu­rre en el área de me­dio am­bien­te-los res­pon­sa­bles de la cri­sis de se­gu­ri­dad lle­ga­ron con el PRD al Go­bierno del DF en 1997 y va­rios de ellos hoy es­tán co­lo­ca­dos en Morena: Ale­jan­dro Gertz, Mar­ce­lo Ebrard, Joel Or­te­ga, Ma­nuel Mon­dra­gón y Kalb y Jesús Or­ta, ac­tual se­cre­ta­rio ca­pi­ta­lino de se­gu­ri­dad.

En to­do el pe­rio­do pe­rre­dis­ta 1997-2018, la po­li­cía ca­pi­ta­li­na só­lo tu­vo un pro­fe­sio­nal de la se­gu­ri­dad: Raymundo Co­llins, con cer­ti­fi­ca­dos de ca­pa­ci­ta­ción in­ter­na­cio­nal, quien lo­gró en po­cos me­ses po­ner or­den, re­or­ga­ni­zar cua­dros e iden­ti­fi­car el pro­ble­ma; por el po­co tiem­po, Co­llins de­jó la se­gu­ri­dad pren­di­da con al­fi­le­res, pe­ro su su­ce­sor sen­ci­lla­men­te se los qui­tó. La je­fa de Go­bierno Shein­baum ca­re­ce de sen­si­bi­li­dad pa­ra el te­ma de la se­gu­ri­dad, no ha lo­gra­do un diag­nós­ti­co del cri­men or­ga­ni­za­do/des­or­ga­ni­za­do en la ca­pi­tal y ni si­quie­ra sa­be de qué cul­par a los go­bier­nos an­te­rio­res pe­rre­dis­tas, a cu­yo par­ti­do ella per­te­ne­ció has­ta que na­ció Morena.

La es­tra­te­gia --por lla­mar­le de al­gún mo­do-- de

Shein­baum en ma­te­ria de se­gu­ri­dad se con­cre­ta a col­gar­se de la fe­de­ral: ya van a lle­gar miem­bros de la Guar­dia Na­cio­nal y tu­vo Po­li­cía Mi­li­tar sin te­ner al­gu­na idea de co­mo usar­los. Pe­ro el prin­ci­pal pro­ble­ma de se­gu­ri­dad en CDMX no es la po­li­cía en las ca­lles, sino la au­sen­cia de un cuer­po de in­te­li­gen­cia pa­ra sa­ber có­mo es­tá or­ga­ni­za­da la de­lin­cuen­cia y pre­ver sus com­por­ta­mien­tos irra­cio­na­les. Por eso to­da la se­gu­ri­dad ac­tual en CDMX se ba­sa en po­li­cías en las ca­lles, an­te una de­lin­cuen­cia al me­nu­deo ato­mi­za­da en de­ce­nas de mi­les de de­lin­cuen­tes que es­tán ata­can­do a la ciu­da­da­nía en ca­lles y trans­por­tes.

Lo que no quie­ren en Pa­la­cio es­tá ocu­rrien­do: re­la­cio­nar la cri­sis de se­gu­ri­dad, me­dio am­bien­te y via­li­dad en CDMX con Ló­pez Obra­dor y con la pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Morena en el 2024. De ahí que en el cor­to pla­zo se pre­vea que el go­bierno fe­de­ral to­me el con­trol de la se­gu­ri­dad en la ca­pi­tal, pe­ro no pa­ra ayu­dar a los ca­pi­ta­li­nos, sino pa­ra sal­var a Shein­baum.

-0

Fo­cos mi­gra­to­rios. Más que su­ce­sos anec­dó­ti­cos, las fu­gas de cu­ba­nos de es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias pren­die­ron fo­cos de alar­ma en los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia y se­gu­ri­dad na­cio­nal de los EU don­de ven en ca­da cu­bano sin con­trol a un po­ten­cial te­rro­ris­ta, espía o in­fil­tra­do. Y en me­dio de la pa­ra­noia del pre­si­den­te Do­nald Trump hay in­quie­tud so­bre la fal­ta de re­gis­tro de los fu­ga­dos, pe­ro sin que Go­ber­na­ción y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res ten­gan res­pues­tas tran­qui­li­za­do­ras.

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca no es tra­ba­jo de equi­po, sino de cóm­pli­ces; así de sim­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.