Los ni­ños, los gran­des au­sen­tes de la fies­ta

Me di­cen que an­dan bus­can­do una brú­ju­la. Flo­res­tán.

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Joa­quín Ló­pez-Dó­ri­ga lo­pez­do­ri­[email protected]

Ayer fue el día del maes­tro y el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor los ce­le­bró, muy al es­ti­lo 4-T, en el lu­gar de sus éxi­tos: el sa­lón Te­so­re­ría de Pa­la­cio Na­cio­nal, en el mar­co de la ma­ña­ne­ra, don­de fe­li­ci­tó y en­tre­gó re­co­no­ci­mien­tos pe­ro no in­vi­tó a la di­ri­gen­cia de la SNTE por pri­me­ra vez en un 15 de ma­yo.

Pe­ro de esa ma­ña­ne­ra sur­gió, co­mo siem­pre, mu­cha in­for­ma­ción, ayer re­la­cio­na­da con el te­ma edu­ca­ti­vo, mien­tras mi­li­tan­tes de la Coordinadora co­men­za­ban a re­unir­se pa­ra mar­char al Zó­ca­lo, la SNTE ne­go­cia­ba el au­men­to sa­la­rial, la Co­mi­sión Per­ma­nen­te se apres­ta­ba a ha­cer la de­cla­ra­ción de cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la re­for­ma edu­ca­ti­va, que el pre­si­den­te fir­ma­ría, pro­mul­ga­ría y pu­bli­ca­ría en el Diario Ofi­cial, se con­fir­ma­ba el en­cuen­tro con la CNTE y con el SNTE, y Es­te­ban Moc­te­zu­ma re­co­no­cía un re­tra­so en la im­pre­sión de los li­bros de texto gra­tui­tos.

La mar­cha de la Coordinadora fue light com­pa­ra­da con otras del pa­sa­do. Aho­ra sí que no se rom­pió ni una ven­ta­na, lo que es un men­sa­je, aun­que man­ten­ga fir­me su re­cha­zo a la nue­va re­for­ma edu­ca­ti­va.

El SNTE lo­gró un im­por­tan­te lo­gro sa­la­rial 6.25 por cien­to, ca­si el do­ble del 3.5 que la UAM dio a sus

tra­ba­ja­do­res tras la huel­ga más lar­ga de su his­to­ria, 93 días.

Mar­tí Ba­tres, pre­si­den­te de la Per­ma­nen­te, ya te­nía el texto que lee­ría al me­dio­día so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la re­for­ma, Moc­te­zu­ma le con­fir­ma­ba a Ló­pez Obra­dor que el lu­nes por la tar­de re­ci­be a la CNTE y otro día a la SNTE, y re­co­no­cía que de los 170 mi­llo­nes de li­bros de texto a im­pri­mir, van vein­te mi­llo­nes, el on­ce por cien­to, pe­ro que en quin­ce días ha­brá ochen­ta mi­llo­nes más y dos se­ma­nas des­pués otros 55 mi­llo­nes pa­ra al­can­zar 155, a quin­ce mi­llo­nes del to­tal y que ne­ce­si­tan tres se­ma­nas pa­ra dis­tri­buir­los.

En fin que en es­te día del maes­tro pa­re­ce ser que to­das las par­tes se lle­va­ron un re­tal de vic­to­ria, aun­que na­die ha­ya ha­bla­do de lo prin­ci­pal, los ni­ños.

RE­TA­LES

1. VA­CAN­TES.- Des­de el 7 de fe­bre­ro es­tá va­can­te la Co­mi­sión Am­bien­tal de la Me­ga­ló­po­lis, CAMe por­que su ti­tu­lar, Sergio Sán­chez Martínez, eso sí, un ex­per­to y quien ha si­do el vo­ce­ro fe­de­ral en la cri­sis de con­ta­mi­na­ción, fue nom­bra­do sub­se­cre­ta­rio en Se­mar­nat. Y no hay pa­ra cuán­do;

2. PO­CO.- Muy po­co du­ró Pa­tri­cia Bu­ga­rín co­mo sub­se­cre­ta­ria de se­gu­ri­dad fe­de­ral. Ayer, sin más, ella sa­brá por qué, no lo di­jo, pre­sen­tó su re­nun­cia con ca­rác­ter de irre­vo­ca­ble y se fue. ¿Qué ha­brá vis­to ahí?; y

3. IM­PU­NI­DAD.- Si­gue im­pu­ne el ase­si­na­to, el sá­ba­do en Sa­la­man­ca, Guanajuato, del nú­me­ro 2 de la CTM y lí­der na­cio­nal du­ran­te trein­ta años del po­de­ro­so sin­di­ca­to de la In­dus­tria Pe­tro­quí­mi­ca. Se die­ron dos ver­sio­nes: que fue un asun­to personal y que fue el Cár­tel Ja­lis­co, que se des­mar­có. El pun­to, in­de­pen­dien­te­men­te del mó­vil, es que lo ase­si­na­ron. Y que na­die sa­be al­go.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.