En­tre­ga, men­ti­ras y vi­deos

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Car­los Ma­rín cma­[email protected]­le­nio.com

Cuan­do me ini­cié en el ejer­ci­cio pe­rio­dís­ti­co (fe­bre­ro de 1969), me con­ta­ron que hu­bo un diario lla­ma­do La Ca­pi­tal que un día ti­tu­ló así su no­ta prin­ci­pal: Ma­tó a su ma­dre sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da.

Ade­más de in­ge­nio­sa y sor­pren­den­te, la frase te­nía el mé­ri­to de su­ge­rir que al­gu­nos ase­si­na­tos fi­lia­les pue­den te­ner una (des­de lue­go si­nies­tra) ra­zo­na­ble ex­cu­sa. Re­cuer­do aque­lla en­se­ñan­za por­que lo mis­mo su­ce­de con las men­ti­ras, siem­pre des­agra­da­bles pe­ro even­tual­men­te ne­ce­sa­rias. Son fal­tas ge­ne­ral­men­te ve­nia­les, mu­cho me­nos gra­ves que los pe­ca­dos mor­ta­les.

Na­die que yo se­pa es­ca­pa de de­cir men­ti­ras que sir­ven pa­ra evi­tar pro­ble­mas per­so­na­les, fa­mi­lia­res, amis­to­sos o ins­ti­tu­cio­na­les, y es­toy con­ven­ci­do de que los go­bier­nos ge­ne­ran el ma­yor nú­me­ro de em­bus­tes pe­ro al­gu­nos, sin em­bar­go, re­sul­tan ex­pli­ca­bles o com­pren­si­bles cuan­do la ver­dad pue­de aca­rrear con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad.

En el ca­so de la en­tre­ga vo­lun­ta­ria de la pro­pie­ta­ria del Co­le­gio Réb­sa­men que el go­bierno ca­pi­ta­lino pre­sen­tó co­mo de­ten­ción po­li­cia­ca, me asom­bra que ha­ya pro­fe­ri­do men­ti­ras con­tu­ma­ces, que per­mi­ten pa­ra­fra­sear: Min­tió sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da.

Los men­sa­jes de What­tsap in­ter­cam­bia­dos por el abo­ga­do Ja­vier Coe­llo Trejo y la cu­ña­da de la pro­pie­ta­ria del Co­le­gio Réb­sa­men da­dos a co­no­cer por Ci­ro Gómez Ley­va en Ima­gen y Ra­dio Fór­mu­la no so­lo re­te con­fir­man que la pro­fe­so­ra de­ci­dió so­me­ter­se a la au­to­ri­dad (y que su en­car­ce­la­mien­to na­da tie­ne que ver con al­gu­na exi­to­sa ope­ra­ción po­li­cia­ca o el tip de una ima­gi­na­ria “de­nun­cia anó­ni­ma”), sino de­mues­tran lo más bo­chor­no­so del ca­so: que la pues­ta a dis­po­si­ción fue re­sul­ta­do de una des­agra­da­ble ne­go­cia­ción que, no obs­tan­te, me pa­re­ce fue ne­ce­sa­ria.

Y eso es, pre­ci­sa­men­te, lo que ne­gó la doc­to­ra Clau­dia Shein­baum, qui­zá por­que ne­go­ciar en asun­tos de jus­ti­cia des­pi­de tu­fos de re­duc­ción o dis­pen­sa de con­de­nas.

Pe­ro aho­ra que se sa­be que to­do se fra­guó (in­clui­do el mon­ta­je de la tea­tral cap­tu­ra en un res­tau­ran­te de Tlal­pan) con la com­pli­ci­dad del in­có­mo­do her­mano En­ri­que, lo ne­go­cia­do fue el pa­go de los cin­co mi­llo­nes de pe­sos de re­com­pen­sa que ha­bía ofre­ci­do la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na:

(Y) me­nos que di­gan que yo es­tu­ve de acuer­do con lo que le ofre­cie­ron a En­ri­que y, con to­do res­pe­to, si se en­tre­ga an­tes de que se vea lo Ju­ri­di­co, per­dón pe­ro yo no pue­do de­fen­der­la… ¿No pue­de es­pe­rar que se pre­pa­ren las co­sas ju­rí­di­cas? ¿Es un ca­pri­cho de ella o de us­te­des? (…) Qué ex­tra­ño que ape­nas ha­bla­ron con el fa­mo­so dipu­tado y el sub­se­cre­ta­rio ya se quie­re en­tre­gar. No mi ami­ga, yo no me chu­po el de­do y va mi pres­ti­gio de por me­dio, pe­ro ni mo­do, la van a des­tro­zar más de lo que ya lo hi­cie­ron, es­cri­bió el li­ti­gan­te, y la cu­ña­da le con­fió:

Ayer tu­ve pro­ble­ma fuer­te con En­ri­que por­que le pe­dí que la con­ven­cie­ra que no lo hi­cie­ra y has­ta de plei­to sa­li­mos.

Apli­ca Juan­ga: Pe­ro qué ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.