La bru­ma asi­fi­xia a Clau­dia

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jor­ge Fer­nán­dez Me­nén­dez jor­ge­[email protected]­digy.net.mx

La je­fa de Go­bierno ca­pi­ta­lino, Clau­dia Sheim­baun es, a di­fe­ren­cia de otros per­so­na­jes del go­bierno, una fun­cio­na­ria con ex­pe­rien­cia y pre­pa­ra­ción. Una mu­jer, una fun­cio­na­ria res­pe­ta­ble. No lle­gó al go­bierno ca­pi­ta­lino por ca­sua­li­dad o sim­ple de­da­zo. Du­ran­te mu­cho tiem­po se es­tu­vo pre­pa­ran­do pa­ra ser je­fa de Go­bierno, in­clu­so afron­tan­do una lu­cha in­ter­na que de­jó se­cue­las den­tro y fue­ra de su par­ti­do.

Van más de cin­co me­ses des­de que asu­mió el go­bierno y las co­sas no le es­tán sa­lien­do bien a Clau­dia: la in­se­gu­ri­dad, de­ci­sio­nes apre­su­ra­das so­bre ám­bi­tos tan dis­tin­tos co­mo las cons­truc­cio­nes o la via­li­dad y aho­ra la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal es­tán de­te­rio­ran­do una ges­tión que co­men­zó con mu­chas ex­pec­ta­ti­vas. La con­ta­mi­na­ción que es­tán su­frien­do la ca­pi­tal del país y el área me­tro­po­li­ta­na es la peor de su his­to­ria. No só­lo por los al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­nan­tes en el am­bien­te, sino tam­bién, y so­bre to­do, por el al­tí­si­mo por­cen­ta­je de par­tí­cu­las sus­pen­di­das PM 2.5, las más pe­li­gro­sas pa­ra la sa­lud de la per­so­nas, pues se alo­jan en el cuer­po de to­dos quie­nes las res­pi­ra­mos, cau­san­do siem­pre, en ma­yo o me­nor gra­do, da­ños a la sa­lud, so­bre to­do en la ge­ne­ra­ción de dis­tin­tos ti­pos de cáncer.

El go­bierno de la ciu­dad, en un te­ma que ten­dría que ser tam­bién de in­cum­ben­cia del fe­de­ral, tar­dó más de cua­tro días lue­go del ini­cio de es­ta gra­ve cri­sis en la ca­li­dad del ai­re, en dar una tí­mi­da res­pues­ta. El ar­gu­men­to uti­li­za­do por Clau­dia de que no se pu­do to­mar me­di­das de con­tin­gen­cia pre­vias por­que no ha­bía pro­to­co­los so­bre par­tí­cu­las sus­pen­di­das no tie­ne sen­ti­do en un go­bierno que lle­va va­rios me­ses en el car­go y cu­ya ti­tu­lar fue du­ran­te seis años Se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te en la ciu­dad. Si no ha­bía pro­to­co­los hu­bo más que tiem­po pa­ra crear­los y no po­día ser és­ta una si­tua­ción que sor­pren­die­ra a una es­pe­cia­lis­ta en el te­ma co­mo la je­fa de Go­bierno.

Ape­nas ayer, el poe­ta y es­cri­tor Ho­me­ro Arid­jis, uno de nues­tros pio­ne­ros en di­vul­ga­ción de te­mas eco­ló­gi­cos, de­cía que “los fun­cio­na­rios se dis­cul­pan, di­cien­do que no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra es­ta con­tin­gen­cia, cuan­do el pro­ble­ma de la con­ta­mi­na­ción en el Va­lle de Mé­xi­co es cró­ni­co y co­ti­diano. Des­de 1985, cuan­do fun­da­mos el Gru­po de los Cien pa­ra de­nun­ciar el te­rri­ble pro­ble­ma de es­ta con­ta­mi­na­ción y la fal­ta de po­lí­ti­ca ofi­cial pa­ra reducirla a ni­ve­les so­por­ta­bles pa­ra la sa­lud hu­ma­na, la con­ta­mi­na­ción ha si­do una cons­tan­te en nues­tras vi­das”.

Y sin em­bar­go el go­bierno lo­cal y el fe­de­ral no ter­mi­nan de reac­cio­nar. El go­bierno lo­cal pre­sen­tó un pro­gra­ma de con­tin­gen­cia igual al que se pre­sen­ta cuan­do se so­bre­pa­san los ni­ve­les de ozono. El go­bierno fe­de­ral es­tá peor: ¿al­guien sa­be dón­de es­tá y qué ha­ce la se­cre­ta­ria de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les, Jo­se­fa Gon­zá­lez Blan­co Ortiz Me­na, mien­tras bue­na par­te del país es­tá en lla­mas y cu­bier­to de hu­mo? ¿Có­mo pue­de ser po­si­ble que no ha­ya he­cho una so­la apa­ri­ción pú­bli­ca? ¿O que el pre­si­den­te Ló­pez

Obra­dor no ha­ya abor­da­do el te­ma en sus con­fe­ren­cias

ma­ña­ne­ras y pre­sen­te jun­to con su ti­tu­lar de la Se­mar­nat un plan de ac­ción? ¿No se com­pren­de que és­te es, en el me­jor y más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra, un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal?

No se pue­de res­pon­sa­bi­li­zar al pa­sa­do siem­pre y por to­do, me­nos aun cuan­do se de­ben en­fren­tar si­tua­cio­nes pre­vi­si­bles y que es­tán den­tro de ám­bi­to de ex­pe­rien­cia y es­pe­cia­li­dad de los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles.

¿Se pue­den to­mar me­di­das de ma­yor ca­la­do?. Por su­pues­to, co­men­zan­do por un con­trol, aun­que sea en la emer­gen­cia, muy es­tric­to so­bre la cir­cu­la­ción de au­to­mó­vi­les y trans­por­tes. No lo ha­cen por­que sa­ben lo que le cos­tó, po­lí­ti­ca y so­cial­men­te, cri­ti­ca­do por los mis­mos que aho­ra go­bier­nan, al ex­je­fe de

Go­bierno Mi­guel Man­ce­ra, im­po­ner en otra con­tin­gen­cia mu­cho me­nos gra­ve que és­ta, un es­tric­to con­trol vehi­cu­lar. Tam­bién por ra­zo­nes po­lí­ti­cas: ¿có­mo pue­de ser que an­te se­me­jan­te emer­gen­cia se per­mi­ta que grupos co­mo el CNTE reali­cen mar­chas y blo­queos agu­di­zan­do aún más la si­tua­ción? ¿Có­mo ex­pli­car que mien­tras a unos se les res­trin­gue la cir­cu­la­ción a otros se les per­mi­te mar­char y blo­quear la ciu­dad? Mien­tras tan­to, co­mo me es­cri­bió Arid­jis, en­ce­rré­mo­nos y co­ma­mos co­mi­da fría, por­que la re­co­men­da­ción es no co­ci­nar con gas, le­ña o car­bón.

MISS MO­NI 2

La can­ti­dad de con­tra­dic­cio­nes y equí­vo­cos con la de­ten­ción de Mó­ni­ca Gar­cía Vi­lle­gas, in­clu­yen­do el pa­go de la re­com­pen­sa a los fa­mi­lia­res que apa­ren­te­men­te es­ta­ban ne­go­cian­do la en­tre­ga, pro­vo­ca­rá que se con­si­de­re que exis­ten, en su ca­so, fal­tas al de­bi­do pro­ce­so… y al fi­nal, quién sa­be cuán­do, que­da­rá en li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.