Pa­ra Viz­ca­rra, el di­ne­ro es­tá por en­ci­ma de las leal­ta­des po­lí­ti­cas

El Debate de Los Mochis - - TERCER PISO - Luis En­ri­que Ra­mí­rez @Lui­sEn­ri­queRam7

Hom­bre de em­pre­sa al fin, Je­sús Viz­ca­rra Cal­de­rón es mo­vi­do por fuer­tes in­tere­ses fi­nan­cie­ros en su apo­yo al can­di­da­to de Mo­re­na a la gu­ber­na­tu­ra de Ba­ja Ca­li­for­nia, Jai­me Bo­ni­lla Val­dez. Se­gu­ra­men­te los tie­ne tam­bién en el ca­so Si­na­loa 2021: pac­tos tal vez in­con­fe­sa­bles orien­ta­dos a in­cre­men­tar su for­tu­na.

Des­de hace tres años, Je­sús y su her­mano, Mar­co An­to­nio Viz­ca­rra, tie­nen ato­ra­do un pro­yec­to de gran­des di­men­sio­nes dis­fra­za­do de «eco­ló­gi­co» en Mexicali: el par­que in­dus­trial EcoZo­neMx SA de CV, que en un sec­tor de 14 mil 782 hec­tá­reas, en las fal­das de la Sie­rra de Juá­rez, pre­ten­de cons­truir la plan­ta de ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar más gran­de del mun­do. Al me­nos así lo anun­cia Mar­co An­to­nio, un per­so­na­je de gran vi­si­bi­li­dad pú­bli­ca en aque­lla en­ti­dad, co­mo em­pre­sa­rio y co­mo po­lí­ti­co; fue re­gi­dor, dipu­tado y fun­dó el Par­ti­do Es­ta­tal de Ba­ja Ca­li­for­nia. To­do era ri­sa y fe­li­ci­dad pa­ra los Viz­ca­rra, cuan­do un pe­que­ño cuan­to va­lien­te gru­po de ca­cha­ni­llas de­nun­ció dos ame­na­zas am­bien­ta­les im­plí­ci­tas en el magno pro­yec­to: afec­ta­cio­nes al há­bi­tat del bo­rre­go ci­ma­rrón y una par­te es­cri­ta con le­tras chi­qui­tas: 348 hec­tá­reas des­ti­na­das a una Es­ta­ción de Ma­ne­jo y Re­va­lo­ri­za­ción de Re­si­duos Pe­li­gro­sos, por cier­to pro­ce­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos y que se­rían el ver­da­de­ro ne­go­cio mi­llo­na­rio del ca­so.

Era fe­bre­ro del 2016, y las ma­ni­fes­ta­cio­nes al­can­za­ron tal im­pac­to que, des­de en­ton­ces, el pro­yec­to per­ma­ne­ce es­tan­ca­do. Há­bil­men­te, los Viz­ca­rra de­ci­die­ron ba­jar el per­fil y es­pe­rar me­jo­res tiem­pos, que, al pa­re­cer, ya lle­ga­ron: las elec­cio­nes son el pró­xi­mo 2 de ju­nio, Jai­me

Bo­ni­lla Val­dez se­rá con to­da se­gu­ri­dad el pró­xi­mo go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia y es tal la can­ti­dad de re­cur­sos viz­ca­rris­tas que ha re­ci­bi­do pa­ra su cam­pa­ña, que es­tá com­pro­me­ti­do a des­tra­bar el pro­yec­to EcoZo­neMx, por pe­li­gro­so que sea en tér­mi­nos am­bien­ta­les.

La mis­ma leal­tad que exi­ge Chuy Viz­ca­rra de­bie­ra te­ner­la con sus alia­dos. La prue­ba de que no ocu­rre así la aca­ba de dar con su trai­ción a En­ri­que Pe­ña Nie­to, quien co­mo pre­si­den­te le dio una pre­sen­cia pú­bli­ca en­vi­dia­ble (fi­gu­ró en los si­tios VIP de las gran­des ce­re­mo­nias en Pa­la­cio Nacional y en las co­mi­ti­vas de las gi­ras ofi­cia­les por el mun­do) que lo le­van­tó de la lo­na en que que­dó tras la de­rro­ta elec­to­ral del 2010. Na­da de es­to pa­re­ció con­tar en los cálcu­los viz­ca­rris­tas del 2018, cuan­do de­ci­dió aliar­se por de­ba­jo de la me­sa a la cau­sa de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y trai­cio­nar a EPN y al PRI.

Veremos, aho­ra, en qué aca­ba la lu­na de miel AMLO-Viz. Des­pués de to­do, a nin­guno lo de­fi­nen sus leal­ta­des.

EL DES­TINO LOS AL­CAN­ZÓ. Des­de la no­che del vier­nes pasado, tras el pri­me­ro de la se­rie de in­cen­dios que con­ti­núan a la fe­cha, ha­bi­tan­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co per­ci­bie­ron sín­to­mas de la ma­la ca­li­dad del ai­re. La res­pues­ta a sus interrogantes en re­des so­cia­les fue el si­len­cio y un lla­ma­do en Twit­ter del Go­bierno de CDMX a «no pro­pa­gar ru­mo­res». Por lo de­más, el fin de se­ma­na se lle­va­ron a ca­bo una vuel­ta ci­clis­ta y una me­ga­cla­se de yo­ga, en­tre otras ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre que la re­gla­men­ta­ción prohí­be en me­dio de una con­tin­gen­cia am­bien­tal.

La evi­den­te inep­ti­tud de la je­fa de Go­bierno, Clau­dia Shein­baum, an­te el pro­ble­ma de contaminación más gra­ve de que ten­ga­mos me­mo­ria, re­sal­ta por su for­ma­ción en la ma­te­ria: es doc­to­ra en In­ge­nie­ría Am­bien­tal y fue se­cre­ta­ria de Me­dio Am­bien­te.

El miér­co­les, cuan­do por fin Shein­baum dio la ca­ra en un mensaje vía re­des so­cia­les, se li­mi­tó a cul­par al Go­bierno fe­de­ral an­te­rior y a ha­blar en un len­gua­je téc­ni­co inin­te­li­gi­ble.

Mien­tras tan­to, la con­tin­gen­cia am­bien­tal tien­de a em­peo­rar. Los in­cen­dios con­ti­núan en la me­ga­ló­po­lis (go­ber­na­da por la iz­quier­da des­de hace 22 años) y com­ba­tir­los re­sul­ta más com­pli­ca­do que nun­ca, por­que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor eli­mi­nó del pre­su­pues­to fe­de­ral las par­ti­das orien­ta­das al te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.