SO­CIE­DAD Y DE­RE­CHO

In­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del ar­tícu­lo 4.º del Có­di­go Fe­de­ral de Pro­ce­di­mien­tos Ci­vi­les

El Debate de Los Mochis - - SINALOA - Juan Bautista Li­zá­rra­ga Mot­ta [email protected]­te­gra­do­ra­le­gal.com

El pri­mer pá­rra­fo del ar­tícu­lo 4.º del Có­di­go Fe­de­ral de Pro­ce­di­mien­tos Ci­vi­les (CFPC) es vio­la­to­rio de los de­re­chos hu­ma­nos de igual­dad y de pron­ta y com­ple­ta im­par­ti­ción de jus­ti­cia, pre­vis­tos en los ar­tícu­los 1.º y 17 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos.

En efec­to, el ar­tícu­lo 1.º cons­ti­tu­cio­nal pre­vé, de ma­ne­ra pre­pon­de­ran­te, el de­re­cho hu­mano a la “igual­dad”.

La “igual­dad” es un de­re­cho com­ple­jo, que abar­ca un am­plio es­pec­tro, por lo que no so­lo se de­be en­ten­der co­mo la “no dis­cri­mi­na­ción”, sino que tam­bién se re­fie­re a aque­lla pa­ri­dad y pro­por­cio­na­li­dad que de­ben guar­dar in­ter­na­men­te las leyes mis­mas.

Es de­cir, el ci­ta­do de­re­cho hu­mano, co­mo prin­ci­pio ad­je­ti­vo, pre­vé la “igual­dad for­mal” o de de­re­cho, co­mo pro­tec­ción con­tra dis­tin­cio­nes o tra­tos ar­bi­tra­rios, pre­go­na que de­be exis­tir “igual­dad” an­te la ley y uni­for­mi­dad en la apli­ca­ción de la nor­ma ju­rí­di­ca por par­te de to­das las au­to­ri­da­des, la cual de­be ser ga­ran­ti­za­da por la au­to­ri­dad ma­te­rial­men­te le­gis­la­ti­va y que con­sis­te en el con­trol del con­te­ni­do de las leyes a fin de evi­tar di­fe­ren­cia­cio­nes sin jus­ti­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal o vio­la­to­rias del prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad. El pri­mer pá­rra­fo del ar­tícu­lo 4.º del CFPC con­tie­ne una de­sigual­dad cons­ti­tu­cio­nal­men­te in­jus­ti­fi­ca­da, al dar­le un tra­to pre­fe­ren­cial y des­pro­por­cio­na­do a los en­tes pú­bli­cos res­pec­to a sus con­tra­par­tes par­ti­cu­la­res en un pro­ce­di­mien­to ju­ris­dic­cio­nal, que ade­más trae co­mo con­se­cuen­cia una de­sigual­dad pro­ce­sal en per­jui­cio de los go­ber­na­dos y un im­pe­di­men­to gra­ve a la pron­ta y com­ple­ta im­par­ti­ción de jus­ti­cia.

El pri­mer pá­rra­fo del ar­tícu­lo co­men­ta­do dis­po­ne (trans­crip­ción li­te­ral): “Las ins­ti­tu­cio­nes, ser­vi­cios y de­pen­den­cias de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca de la Fe­de­ra­ción y de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, ten­drán den­tro del pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, en cual­quier for­ma en que in­ter­ven­gan, la mis­ma situación que otra par­te cual­quie­ra; pe­ro nun­ca po­drá dic­tar­se, en su con­tra, man­da­mien­to de eje­cu­ción ni pro­vi­den­cia de em­bar­go, y es­ta­rán exen­tos de pres­tar las ga­ran­tías que este Có­di­go exi­ja de las par­tes (…)”.

El pá­rra­fo del ar­tícu­lo trans­cri­to es­ta­ble­ce la re­gla ge­ne­ral de igual­dad de las par­tes en los jui­cios que se tra­mi­tan con­for­me al pro­ce­di­mien­to del CFPC, al dis­po­ner que las ins­ti­tu­cio­nes, ser­vi­cios y de­pen­den­cias de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca de la Fe­de­ra­ción y de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas ten­drán, en cual­quier for­ma en que in­ter­ven­gan en el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, la mis­ma situación que otra par­te cual­quie­ra.

Sin em­bar­go, el pre­cep­to le­gal li­mi­ta esa re­gla ge­ne­ral en dos ex­cep­cio­nes con­cre­tas: la pri­me­ra: en que no se po­drá dic­tar man­da­mien­to de eje­cu­ción ni pro­vi­den­cia de em­bar­go en con­tra de los en­tes pú­bli­cos ahí men­cio­na­dos; y la se­gun­da: que es­tos es­ta­rán exen­tos de pres­tar las ga­ran­tías se­ña­la­das en el pro­pio or­de­na­mien­to.

Que­da me­dia­na­men­te cla­ro que la in­ten­ción del le­gis­la­dor fue la de pro­te­ger el pa­tri­mo­nio de los en­tes pú­bli­cos en ca­so de te­ner la obli­ga­ción de pa­go co­mo re­sul­ta­do de un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, to­da vez que di­chas de­pen­den­cias gu­ber­na­men­ta­les re­quie­ren de sus bie­nes pa­ra con­ti­nuar desem­pe­ñan­do su fun­ción, la cual, al ser de in­te­rés y uti­li­dad pú­bli­ca no pue­de sus­pen­der­se.

Ade­más, pa­re­cie­ra ser que el le­gis­la­dor dio por he­cho que, al tra­tar­se de en­tes per­te­ne­cien­tes a la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, no se co­rría el ries­go de que eva­die­ran el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes, pues se su­po­ne que es­tos son los pri­me­ros in­tere­sa­dos en cum­plir y ha­cer cum­plir la ley, por lo que re­sul­ta­ba in­ne­ce­sa­rio y ocio­so

obli­gar­las a que die­ran ga­ran­tías, ya que cum­pli­rían con su de­ber en tiem­po y for­ma. No obs­tan­te, la reali­dad es muy di­fe­ren­te.

En la prác­ti­ca se ve con bas­tan­te fre­cuen­cia que los ór­ga­nos pú­bli­cos eva­den has­ta don­de pue­den sus obli­ga­cio­nes, ha­cien­do un uso in­de­bi­do y ar­bi­tra­rio del be­ne­fi­cio que les con­ce­de el ar-tícu­lo 4.º del CFPC, vol­vien­do pa­ra el go­ber­na­do afec­ta­do un ver­da­de­ro via­cru­cis y cal­va­rio el po­der ob­te­ner la pres­ta­ción a la que fue con­de­na­da aque­lla.

Pon­ga­mos, por ejem­plo: el ca­so de co­bros ex­ce­si­vos de Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad pa­ra con sus clien­tes, por ser­vi­cios de ener­gía eléc­tri­ca inexis­ten­tes, en los que el usua­rio en reali­dad so­lo uti­li­zó una frac­ción de los watts que vie­nen co­bra­dos en el re­ci­bo. En este ca­so re­sul­ta ca­si im­po­si­ble ob­te­ner la co­rrec­ción del mon­to del re­ci­bo yen­do a ha­blar a las oficinas de di­cha em­pre­sa pro­duc­ti­va del Es­ta­do, por lo que, si el par­ti­cu­lar no quie­re que­dar­se sin el ser­vi­cio eléc­tri­co por tiem­po in­de­fi­ni­do, ten­drá que pa­gar la can­ti­dad se­ña­la­da y lue­go de­man­dar la nu­li­dad de di­cho co­bro, así co­mo la de­vo­lu­ción del pa­go in­de­bi­do. El pro­ce­di­mien­to ju­ris­dic­cio­nal es cos­to­so, na­da sen­ci­llo, en la ma­yo­ría de los ca­sos de lar­ga du­ra­ción y sin ga­ran­tías de ob­te­ner sen­ten­cia fa­vo­ra­ble. Aque­llos que por for­tu­na lle­gan a con­se­guir re­so­lu­ción a su fa­vor ten­drán la ta­rea, aún mas di­fí­cil, de co­brar­la, lo cual es más com­pli­ca­do to­da­vía, tan­to en tiem­po co­mo en tra­ba­jo le­gal, y ob­via­men­te co­mo con­se­cuen­cia, más cos­to­so en ser­vi­cios le­ga­les, pues al no po­der em­bar­gar bie­nes ni dic­tar man­da­mien­tos de eje­cu­ción en con­tra de di­cha em­pre­sa pro­duc­ti­va es­ta­tal, el juz­ga­dor tie­ne li­mi­ta­das sus fa­cul­ta­des pa­ra ha­cer cum­plir su sen­ten­cia y, a su vez, el par­ti­cu­lar que­da en es­ta­do de in­de­fen­sión, al no con­tar con los me­dios le­ga­les su­fi­cien­tes pa­ra ob­te­ner los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos a los que tie­ne de­re­cho, con­ce­di­dos en la re­so­lu­ción le­gal que so­lu­cio­nó la con­tro­ver­sia a su fa­vor. Lo que ade­más de po­ner­lo en un plano de de­sigual­dad an­te la CFE (en nues­tro ejem­plo), le­sio­na, en su per­jui­cio, su de­re­cho hu­mano a ob­te­ner una pron­ta y com­ple­ta im­par­ti­ción de jus­ti­cia, pre­vis­ta en el se­gun­do pá­rra­fo del ar­tícu­lo 17 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, el cual a la le­tra dis­po­ne que: “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a que se le ad­mi­nis­tre jus­ti­cia por tri­bu­na­les que es­ta­rán ex­pe­di­tos pa­ra im­par­tir­la en los pla­zos y tér­mi­nos que fi­jen las leyes, emi­tien­do sus re­so­lu­cio­nes de ma­ne­ra pron­ta, com­ple­ta e im­par­cial (…)”. La im­par­ti­ción de jus­ti­cia no se col­ma con el dic­ta­do de la sen­ten­cia, sino cuan­do es­ta es eje­cu­ta­da en su to­ta­li­dad.

La in­ten­ción del le­gis­la­dor fue bue­na al que­rer pro­te­ger el pa­tri­mo­nio de los en­tes pú­bli­cos, sin em­bar­go, el tex­to del ar­tícu­lo 4.º es­tá des­fa­sa­do de la reali­dad ac­tual que vi­ve el país y sus ins­ti­tu­cio­nes, qui­zá era di­fe­ren­te en la épo­ca en la que di­cho pre­cep­to fue ex­pe­di­do, en 1943, sin em­bar­go, es un he­cho in­elu­di­ble el uso abu­si­vo e in­de­bi­do de la fi­gu­ra pro­tec­cio­nis­ta por par­te de las au­to­ri­da­des, vol­vien­do ese be­ne­fi­cio en una ver­da­de­ra im­pu­ni­dad ju­di­cial pa­ra es­tos or­ga­nis­mos, los cua­les no es­tán por en­ci­ma de la ley, por el con­tra­rio, es­tán ba­jo su im­pe­rio, qui­zá más que ningún otro, por lo que es im­pe­ra­ti­vo y ur­gen­te mo­di­fi­car el ar­tícu­lo en men­ción pa­ra ajus­tar­lo a nues­tro con­tex­to pre­sen­te y ha­cer­lo fun­cio­nal, prác­ti­co y, so­bre to­do, con ape­go a los de­re­chos fun­da­men­ta­les pre­vis­tos en nues­tra Car­ta Mag­na, sin que ello sig­ni­fi­que de­jar en es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad a los ór­ga­nos es­ta­ta­les.

Co­mo siem­pre, un pla­cer sa­lu­dar­lo, es­pe­ran­do que es­tas po­cas le­tras ha­yan si­do de su agra­do y, so­bre to­do, de uti­li­dad. ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.