Ca­tón

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ar­man­do­ca­[email protected] afa­ca­[email protected]

El te­lón de es­ta co­lum­ne­ji­lla se le­van­ta hoy con un chiste cu­yo sen­ti­do no cap­té. He­lo aquí. Los ma­ri­nos de un bar­co tra­ta­ban muy mal al co­ci­ne­ro, un hom­bre lla­ma­do Ling. Lo ha­cían ob­je­to de bur­las y to­da suer­te de in­de­bi­dos tra­tos. Cier­to día, arre­pen­ti­dos por su con­duc­ta, le pi­die­ron disculpas y le pro­me­tie­ron que en ade­lan­te se por­ta­rían bien con él. “Gra­cias -les di­jo el co­ci­ne­ro-. En ade­lan­te Ling les me­nea­rá su té con una cu­cha­ri­ta”. “¿Con una cu­cha­ri­ta? -se ex­tra­ñó uno de los ma­ri­nos-. Pues ¿con qué nos me­nea­bas an­tes el té?”. Res­pon­dió Ling con una gran son­ri­sa: “Cuan­do se por­ta­ban re­gu­lar se los me­nea­ba con el de­do”. (No le en­ten­dí)... Co­men­tó Hi­me­nia Ca­ma­fría, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra: “No ca­be du­da de que con los años te vas ha­cien­do más sa­bia, más ma­du­ra. Cuan­do yo era una ado­les­cen­te no pen­sa­ba en otra co­sa que en mu­cha­chos, mu­cha­chos, mu­cha­chos. Aho­ra, des­pués de ha­ber vi­vi­do más años, no pien­so en otra co­sa que en hom­bres, hom­bres, hom­bres”. Una ni­ñi­ta te­nía la cos­tum­bre de chu­par­se el de­do pul­gar. Ha­bían si­do inú­ti­les to­dos los es­fuer­zos de su ma­má pa­ra qui­tar­le la ma­nía. Fi­nal­men­te de­ci­dió con­tar­le una men­ti­ra útil. Le di­jo: “Ro­si­li­ta: si si­gues chu­pán­do­te el de­do te vas a in­flar co­mo un glo­bo”. A los po­cos días lle­gó de vi­si­ta una ve­ci­na que te­nía ocho me­ses de em­ba­ra­zo. Ro­si­li­ta le di­jo: “Ya sé lo que hi­cis­te pa­ra es­tar así”. Sin más ra­zón que su ca­pri­cho -”lo que di­ga mi de­di­to”- el Pre­si­den­te Ló­pez or­de­nó ya la cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas. Igual po­dría or­de­nar que los ca­rros de fe­rro­ca­rril fue­ran otra vez mo­vi­dos por má­qui­nas de va­por, que se co­ci­na­ra con leña o con car­bón y que

el te­lé­gra­fo vol­vie­ra a ser el prin­ci­pal me­dio de co­mu­ni­ca­ción a dis­tan­cia. Su pro­yec­to es el de un pre­si­den­te de hace 70 años o más. El mo­do de ope­rar de una re­fi­ne­ría co­mo la que AMLO pre­ten­de cons­truir es ya ob­so­le­to, y la contaminación que pro­du­cen esas ins­ta­la­cio­nes es por sí so­la cau­sa su­fi­cien­te pa­ra no lle­var a ca­bo la obra. Pe­ro una vez más se im­po­ne la om­ní­mo­da vo­lun­tad de este pre­si­den­te que en tra­tán­do­se de au­to­ri­ta­ris­mo es­tá de­jan­do muy atrás a los del pe­río­do de la do­mi­na­ción priis­ta. Con Ló­pez Obra­dor no só­lo es­ta­mos re­tro­ce­dien­do: tam­bién va­mos pa­ra atrás. Des­gra­cia­da­men­te él tie­ne otros da­tos, y sus da­tos son los úni­cos que cuen­tan. Los ex­per­tos ya no cuen­tan. Só­lo él cuen­ta. Y to­das las ma­ña­nas cuen­ta. La jo­ven ma­dre que re­cién ha­bía te­ni­do un be­bé lo de­jó en­car­ga­do con su ma­má pa­ra via­jar a una ciu­dad cer­ca­na. Ahí se en­con­tró a un se­ñor que la co­no­cía. “¿Có­mo te va, Flo­re­li­ta? -la sa­lu­dó afec­tuo­sa­men­te el se­ñor-. Oí que tu­vis­te un be­bé”. “¡Dios mío! -se cons­ter­nó ella-. ¿Has­ta acá se oyó?”. A tra­vés del cris­tal la en­fer­me­ra le mos­tra­ba la be­bi­ta al or­gu­llo­so papá, que la mi­ra­ba fe­liz en com­pa­ñía de un com­pa­dre. “¡Mi­re, com­pa­dre! -de­cía emo­cio­na­do el fe­liz pa­dre-. ¡Qué ca­ri­ta pre­cio­sa, qué ma­ni­tas, que oji­tos! ¡Y mí­re­le las pom­pi­tas, que lin­das!”. “Sí con­fir­mó el com­pa­dre-. Aho­ra pí­da­le que se acer­que más, pa­ra ver a la be­bi­ta”. Pi­ru­li­na con­si­guió que Ba­ba­lu­cas, que es tan ton­to, la lle­va­ra en su au­to­mó­vil al En­sa­li­va­de­ro, so­li­ta­rio pa­ra­je al cual acu­dían las pa­re­ji­tas en tran­ce de en­cen­di­do amor. Ya ahí le ha­bló con voz apa­sio­na­da: “Ba­ba, ¡di­me pa­la­bras del co­ra­zón!”. Ba­ba­lu­cas res­pon­dió: “Ven­trícu­lo. Aor­ta. Vál­vu­la mi­tral”. Los no­vios le pi­die­ron al jo­ven sa­cer­do­te: “Que­re­mos que nos ca­se”. “No pue­do res­pon­dió el sa­cer­do­te-. Me hi­ce la pro­me­sa de que ja­más ofi­cia­ré en ningún ma­tri­mo­nio”. “¿Por qué?” in­qui­rie­ron con asom­bro los no­vios-. Les ex­pli­có el cu­ri­ta: “En el se­mi­na­rio me en­se­ña­ron que no de­bo par­ti­ci­par nun­ca en jue­gos de azar”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.