Ana­ya: el triun­fo le­gal, la de­rro­ta po­lí­ti­ca

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Jor­ge Fer­nán­dez Me­nén­dez jor­ge­[email protected]­digy.net.mx

Ala exo­ne­ra­ción que ha­bía re­ci­bi­do de la PGR a fi­nes de 2018, Ri­car­do Ana­ya ha su­ma­do en es­tos días la de­ter­mi­na­ción del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, que es­ta­ble­ció que du­ran­te la pa­sa­da elec­ción pre­si­den­cial, la PGR afec­tó la equi­dad en la con­tien­da en su per­jui­cio.

“Ce­le­bro la re­so­lu­ción, es­cri­bió Ana­ya en Twit­ter, y es­pe­ro que este ti­po de ma­nio­bras, tram­po­sas y ar­te­ras, ja­más se re­pi­tan en con­tra de ningún can­di­da­to o can­di­da­ta”. Por su par­te, el PAN ce­le­bró el fa­llo del Tri­fe y sos­tu­vo que esa re­so­lu­ción “con­fir­ma que las acu­sa­cio­nes en con­tra de Ri­car­do Ana­ya, he­chas en pleno pro­ce­so elec­to­ral, fue­ron una ar­te­ra y vul­gar ma­nio­bra, que afec­tó se­ve­ra­men­te la equi­dad en la pa­sa­da elec­ción pre­si­den­cial”.

El ex­pre­si­den­te nacional del PAN que­da exo­ne­ra­do de unas acu­sa­cio­nes que em­pa­ña­ron su cam­pa­ña elec­to­ral y afec­ta­ron su desem­pe­ño en los pa­sa­dos co­mi­cios pre­si­den­cia­les. En to­do ca­so, si la PGR ac­tuó con do­lo, co­mo da a en­ten­der el Tri­bu­nal Elec­to­ral, se­ría acon­se­ja­ble que el pro­pio Ana­ya o el PAN ini­cien una de­man­da pa­ra sa­ber real­men­te qué su­ce­dió y cuál fue el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes

que lle­vó a ha­cer públicas aque­llas acu­sa­cio­nes.

Pe­ro más allá de las mis­mas, la cri­sis del PAN, que lle­vó al de­rrum­be de un par­ti­do que te­nía has­ta 2016 muy bien tra­za­do el ca­mino pa­ra ga­nar o por lo me­nos com­pe­tir muy se­ria­men­te en 2018, hay que bus­car­la en la de­ci­sión de Ana­ya de bus­car la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial des­de la di­ri­gen­cia del par­ti­do. Una de­ci­sión que de­to­nó las con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas en el par­ti­do blan­quia­zul y ge­ne­ró des­con­ten­to, des­con­fian­za y rup­tu­ra.

Unos días des­pués de los co­mi­cios pre­si­den­cia­les de­cía­mos aquí que “el pri­me­ro de ju­lio no só­lo se dio el fe­nó­meno Ló­pez Obra­dor. La ola elec­to­ral que per­mi­tió se­me­jan­te triun­fo del ta­bas­que­ño tu­vo otro com­po­nen­te: mu­chos priis­tas y so­bre to­do pa­nis­tas no vo­ta­ron por sus can­di­da­tos. En el ca­so de Ana­ya eso fue no­ta­ble: en Chia­pas, el can­di­da­to lo­cal a go­ber­na­dor por el Fren­te, Agui­lar Bo­de­gas, tu­vo 30 mil vo­tos más que Ana­ya (que ape­nas lle­gó al 8 por cien­to). En la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Fren­te le dio a Ale­jan­dra Ba­rra­les ca­si un mi­llón 700 mil vo­tos, pe­ro Ana­ya ape­nas re­ci­bió un mi­llón 300, o sea que 400 mil per­so­nas que apo­ya­ron el Fren­te no apo­ya­ron a Ana­ya. In­clu­so en Gua­na­jua­to, el can­di­da­to Si­nuhé Ro­drí­guez, que ga­nó la elec­ción, tu­vo más vo­tos que el can­di­da­to pre­si­den­cial: Si­nuhé ob­tu­vo ca­si un mi­llón 100 mil vo­tos, Ana­ya ape­nas su­peró los 800 mil, diez pun­tos de di­fe­ren­cia en­tre am­bos. En Yu­ca­tán, don­de tam­bién ga­nó la gu­ber­na­tu­ra el PAN, su can­di­da­to Mau­ri­cio Vila Do­sal tu­vo 286 mil vo­tos, Ana­ya 226 mil, una di­fe­ren­cia de do­ce pun­tos en­tre am­bos. En Ja­lis­co el Fren­te fue di­vi­di­do, pe­ro sus par­ti­dos, su­ma­dos, sa­ca­ron un mi­llón 400 mil vo­tos, Ana­ya ob­tu­vo 970 mil. Ve­ra­cruz fue una do­ble de­ba­cle. Yu­nes Márquez con­si­guió un mi­llón 285 mil vo­tos pa­ra go­ber­na­dor, pe­ro Ana­ya, pa­ra pre­si­den­te, ape­nas ob­tu­vo 900 mil, ca­si 400 mil me­nos, que se fue­ron com­ple­tos, a Ló­pez Obra­dor. En Pue­bla, Mart­ha Éri­ka Alon­so, que ga­nó la elec­ción por el PAN, ob­tu­vo un mi­llón 150 mil vo­tos, Ana­ya ape­nas 505 mil”.

Mu­chos anayis­tas di­je­ron que Ri­car­do fue trai­cio­na­do, no só­lo por la PGR con aque­lla acu­sa­ción, sino tam­bién por otros mi­li­tan­tes del par­ti­do y por sus pro­pios alia­dos del PRD. En reali­dad, lo que su­ce­dió fue que Ana­ya y su gru­po rom­pie­ron el par­ti­do, no lo­gra­ron cons­truir una can­di­da­tu­ra via­ble y la mis­ma ter­mi­nó trans­for­mán­do­se en una alian­za sin sus­ten­to, por­que el pa­nis­mo es­ta­ba des­con­ten­to y des­pla­za­do, mien­tras el pe­rre­dis­mo nun­ca ter­mi­nó de re­co­no­cer a Ri­car­do co­mo su can­di­da­to. La de­rro­ta de Ana­ya fue mu­cho más que un tro­pe­zón pro­vo­ca­do por una acu­sa­ción que los tri­bu­na­les di­cen aho­ra que fue in­jus­ta: fue con­sec­nuen­cia de una de­rro­ta po­lí­ti­ca pre­via, de­ri­va­da des­de el mis­mo pro­ce­so de de­sig­na­ción de can­di­da­tu­ras y de la con­for­ma­ción, sin re­fle­jo en las ba­ses de los par­ti­dos, del pro­pio Fren­te. El PAN necesita (co­mo el PRI y el PRD) re­fun­dar­se, re­gre­sar a sus orí­ge­nes, pe­ro no mi­ran­do atrás sino al fu­tu­ro. Con­ser­va po­si­cio­nes po­lí­ti­cas im­por­tan­tes, pe­ro ningún can­di­da­to o di­ri­gen­te pue­de re­cons­truir na­da en­fren­ta­do o dis­tan­cia­do de la ma­yo­ría de sus go­ber­na­do­res, ex­pul­san­do a cual­quie­ra que di­sien­ta de la di­ri­gen­cia o a tra­vés del des­di­bu­ja­mien­to po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co.

Que bien por Ri­car­do Ana­ya que ha­ya lo­gra­do es­ta reivin­dic­ción ju­di­cial. Pe­ro la de­rro­ta, re­cor­de­mos, fue esen­cial­men­te po­lí­ti­ca. Par­tien­do de ella el PAN se pue­de re­fun­dar pa­ra ocu­par el pa­pel que nun­ca de­bió per­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.