¿En­can­ta­dor li­be­ral?

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Ser­gio Sar­mien­to @Ser­gioSar­mien­to

Jo­sé Luis Ce­brián, di­rec­tor de El País de 1976 a 1988 y per­so­na­je re­le­van­te de la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, par­ti­ci­pó en una reunión hace unos días con un en­can­ta­dor de ser­pien­tes. y sa­lió en­can­ta­do. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 12 de ma­yo en ese dia­rio es­pa­ñol, Ce­brián na­rró un en­cuen­tro con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

“¿Co­mu­nis­ta yo? -res­pon­dió a una pre­gun­ta el pre­si­den­te-. El co­mu­nis­mo es al­go muy an­ti­guo. Yo soy un li­be­ral. Des­de que la de­mo­cra­cia exis­te las ads­crip­cio­nes po­lí­ti­cas, los prin­ci­pios y las ideo­lo­gías se re­su­men en reali­dad en esos dos gran­des blo­ques: li­be­ra­les y con­ser­va­do­res. Y yo soy un li­be­ral”.

Cues­ta tra­ba­jo ver a un li­be­ral en Ló­pez Obra­dor. Los li­be­ra­les de­fien­den la li­ber­tad en to­dos los cam­pos: po­lí­ti­co, mo­ral, re­li­gio­so, eco­nó­mi­co. An­drés Ma­nuel re­cha­za los con­tra­pe­sos al po­der (hoy que lo tie­ne), pro­mue­ve una cons­ti­tu­ción mo­ral y defiende una ma­yor in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la eco­no­mía. No son po­si­cio­nes li­be­ra­les. Coin­ci­do en que el pre­si­den­te no es un co­mu­nis­ta, a pe­sar de su ad­mi­ra­ción por Fi­del Cas­tro y otros lí­de­res del co­mu­nis­mo cu­bano. Pe­ro no ser co­mu­nis­ta no lo vuel­ve li­be­ral.

Ló­pez Obra­dor busca ocul­tar su re­cha­zo a las ideas li­be­ra­les co­lo­can­do el pre­fi­jo “neo” en las pro­pues­tas li­be­ra­les que no le agra­dan. Cae, sin em­bar­go, en una con­tra­dic­ción al iden­ti­fi­car las ideas “neo­li­be­ra­les” con las “con­ser­va­do­ras”. ¿Es una con­fu­sión ho­nes­ta o una sim­ple ar­gu­cia pa­ra re­cha­zar el liberalismo? No lo sé.

Un li­be­ral pue­de ser de iz­quier­da. Fe­li­pe Gon­zá­lez, pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol de 1982 a 1996, hi­zo que el Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol aban­do­na­ra el mar­xis­mo co­mo doc­tri­na ofi­cial en 1979. Ma­ni­fes­ta­ba que la ma­ne­ra de de­rro­tar la po­bre­za no era qui­tar di­ne­ro a los ri­cos pa­ra re­par­tir­lo en­tre los po­bres sino cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra y me­jo­rar la edu­ca­ción. En una oca­sión me di­jo: “Pa­ra ser un so­cia­lis­ta, pri­me­ro tie­nes que ser un li­be­ral”. Tam­bién pue­de ha­ber li­be­ra­les de de­re­cha, pe­ro la de­re­cha usual­men­te se preo­cu­pa so­lo por la li­ber­tad eco­nó­mi­ca y no por la po­lí­ti­ca, mo­ral o re­li­gio­sa.

Ló­pez Obra­dor sin du­da tie­ne des­plan­tes li­be­ra­les. Su in­sis­ten­cia en en­tre­gar el di­ne­ro pú­bli­co no a ins­ti­tu­cio­nes sino di­rec­ta­men­te a los be­ne­fi­cia­rios tie­ne un ori­gen li­be­ral, aun cuan­do la apli­ca­ción no sea con­sis­ten­te, co­mo cuan­do nie­ga re­cur­sos a las es­tan­cias in­fan­ti­les, pe­ro da

800 mi­llo­nes de pe­sos a los

Cen­dis del Par­ti­do del Tra­ba­jo.

Su re­cha­zo a la deu­da pú­bli­ca y a las al­zas de im­pues­tos son li­be­ra­les, al igual que su lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Mu­chas de sus de­ci­sio­nes, sin em­bar­go, son con­ser­va­do­ras. La cen­tra­li­za­ción del po­der en su per­so­na es un ejem­plo. El pre­si­den­te de “ojos cla­ros y una son­ri­sa pí­ca­ra que le con­fie­re un cier­to ai­re de in­ge­nui­dad”, se­gún Ce­brián, tie­ne “un sin­gu­lar ta­len­to po­lí­ti­co” y “ai­res de vi­sio­na­rio”. En la reunión con ju­ris­tas y ana­lis­tas que de­fien­den el es­ta­do de de­re­cho “no fal­ta­ban los es­cép­ti­cos” al pro­yec­to de AMLO, pe­ro el ta­bas­que­ño tie­ne una gran fuer­za de se­duc­ción. “La trans­pa­ren­cia de su dis­cur­so, su con­cre­ción y la se­gu­ri­dad con que lo pro­nun­cia, ter­mi­nó no obs­tan­te por con­ven­cer, y aún en­can­di­lar, a los más rea­cios. Es, pen­sé, to­do un en­can­ta­dor de ser­pien­tes y no­so­tros so­mos los rep­ti­les”. Me­re­ce la pe­na, di­ce Ce­brián, desear­les éxi­to a los me­xi­ca­nos que es­tán bus­can­do un nue­vo mo­de­lo a tra­vés de Ló­pez Obra­dor.

«Creo en el liberalismo tan­to y más aún que siem­pre. Pe­ro pa­sé por una edad de son­ro­sa­da inocen­cia en que pu­de creer en los li­be­ra­les, lo cual es co­sa muy dis­tin­ta».

G.K. Ches­ter­ton

CHAYOTE

“Tam­bién hay pu­bli­ci­dad. No to­do es chayote”, di­jo ayer el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor an­te la or­den del INAI de dar trans­pa­ren­cia al di­ne­ro uti­li­za­do por el go­bierno de Pe­ña Nie­to pa­ra com­prar pu­bli­ci­dad. De acuer­do. No se va­le so­la­par a los co­rrup­tos ni man­char a los ho­nes­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.