La pa­re­ja pre­si­den­cial

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - jor­ge­fe@pro­digy.net.mx Jor­ge Fer­nán­dez Me­nén­dez

Ape­nas el vier­nes ha­blá­ba­mos aquí de las semejanzas de la for­ma de en­ten­der y ges­tio­nar el po­der de Ló­pez Obra­dor, con el pe­ro­nis­mo ar­gen­tino.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más par­ti­cu­la­res del pe­ro­nis­mo ha si­do la crea­ción de una pa­re­ja pre­si­den­cial: ocu­rrió en los años 40 y 50 con Juan Pe­rón y su es­po­sa, la fa­mo­sí­si­ma Eva Pe­rón, que ejer­ció am­plias fran­jas de po­der, con enor­me po­pu­la­ri­dad y fa­lle­ció po­co des­pués de que se la pro­pu­sie­ra co­mo vi­ce­pre­si­den­ta, lo que se frus­tró por su en­fer­me­dad (mu­rió en 1953 de cán­cer, cuan­do te­nía 33 años) y por la opo­si­ción de los sec­to­res más tra­di­cio­na­les del pe­ro­nis­mo.

Dos años des­pués de la muer­te de Evi­ta, Pe­rón fue de­rro­ca­do por un gol­pe mi­li­tar. Es­tu­vo exi­lia­do 17 años y re­gre­só al país y al po­der con otra pa­re­ja, Isa­bel, tan po­pu­lar co­mo una he­mo­rroi­des. La di­fe­ren­cia fue que el que mu­rió, en

1974, sien­do pre­si­den­te, fue Pe­rón y lo su­ce­dió Isa­be­li­ta, que co­mo con­tra­ca­ra de Evi­ta, ter­mi­nó crean­do es­cua­dro­nes de la muer­te con­tra la mi­li­tan­cia de iz­quier­da, de la opo­si­ción y de su pro­pio mo­vi­mien­to, y lle­van­do al país a la ban­ca­rro­ta eco­nó­mi­ca que ali­men­tó el bru­tal gol­pe mi­li­tar que se hi­zo con el po­der en 1976.

Cuan­do re­gre­só la de­mo­cra­cia en 1983, el pe­ro­nis­mo pa­re­cía que se ha­bía aca­ba­do, pe­ro po­co des­pués re­gre­só al po­der, lo hi­zo de la mano de Car­los Me­nem, un frí­vo­lo que tam­bién in­ten­tó re­su­ci­tar la idea de la pa­re­ja pre­si­den­cial ca­sán­do­se con un cé­le­bre con­duc­to­ra de te­le­vi­sión chi­le­na. La his­to­ria ter­mi­nó en otro desas­tre po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Des­de la le­ja­na Pa­ta­go­nia, sin que ca­si na­die se die­ra cuen­ta, en me­dio de otra cri­sis eco­nó­mi­ca enor­me (aque­lla fa­mo­sa del co­rra­li­to) en el 2003, apa­re­ció en el pe­ro­nis­mo una nue­va pa­re­ja pre­si­den­cial: Nés­tor Kirch­ner y su es­po­sa

Cris­ti­na. Ga­na­ron con ape­nas un 22 por cien­to de los vo­tos, pe­ro pron­to ad­qui­rie­ron, so­bre to­do Nés­tor, mu­cha po­pu­la­ri­dad por­que se re­cu­pe­ró la eco­no­mía (aun­que fue­ra ar­ti­fi­cial­men­te, por­que se de­jó de pa­gar la deu­da ex­ter­na y otros com­pro­mi­sos y con eso se die­ron to­do ti­po de apo­yos so­cia­les) y se ajus­ta­ron cuen­tas con el pa­sa­do mi­li­tar, que se­guía im­pu­ne pe­se a que ha­bía de­ja­do mi­les de muer­tos, exi­lia­dos y des­apa­re­ci­dos. Co­mo Pe­rón y Evi­ta, Nés­tor y Cris­ti­na se com­ple­men­ta­ban. El pre­si­den­te era un abo­ga­do, que en la dic­ta­du­ra ha­bía si­do un opo­si­tor mo­de­ra­do, mien­tras que Cris­ti­na ha­bía si­do una mi­li­tan­te uni­ver­si­ta­ria de la iz­quier­da pe­ro­nis­ta. Se co­no­cie­ron, se ca­sa­ron y se fue­ron a mi­les de ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res, el epi­cen­tro de la po­lí­ti­ca pe­ro tam­bién de la re­pre­sión, y ter­mi­na­ron años des­pués ga­nan­do la gu­ber­na­tu­ra de San­ta Cruz. Unos años des­pués es­ta­ban en la pre­si­den­cia.

Nés­tor es­tu­vo en go­bierno du­ran­te dos pe­rio­dos de cua­tro años, le­gal­men­te no se po­día vol­ver a re­ele­gir. Cris­ti­na fue se­na­do­ra y so­lía re­pre­sen­tar a Nés­tor, o acom­pa­ñar­lo en múl­ti­ples even­tos, den­tro y fue­ra del país. Fue en­ton­ces cuan­do se de­ci­dió que Cris­ti­na fue­ra la can­di­da­ta pre­si­den­cial, mien­tras Nés­tor era una suer­te de fac­tó­tum, no ne­ce­sa­ria­men­te un po­der tras el trono, aun­que lo pa­re­cie­ra. Eran una pa­re­ja pre­si­den­cial en ple­na ope­ra­ción, a la que ade­más se su­mó por lo me­nos uno de los hi­jos, en­ca­be­zan­do un ala ra­di­cal del pro­pio par­ti­do (que se­guía sien­do, co­mo des­de su apa­ri­ción en los años 40, un mo­vi­mien­to don­de ca­bía y ca­be des­de la ex­tre­ma de­re­cha has­ta la ex­tre­ma iz­quier­da, to­dos en­vuel­tos en una ban­de­ra na­cio­na­lis­ta y po­pu­lar).

La idea era que pa­sa­do un pe­rio­do de Cris­ti­na, Nés­tor re­gre­sa­ra al po­der. Pe­ro mu­rió re­pen­ti­na­men­te de un in­far­to ful­mi­nan­te. La pa­re­ja pre­si­den­cial ob­via­men­te des­apa­re­ció y co­men­zó un go­bierno de Cris­ti­na que fue mu­cho más des­afor­tu­na­do que los dos que ha­bía en­ca­be­za­do Nés­tor, has­ta que per­dió, en me­dio de múl­ti­ples es­cán­da­los, la pre­si­den­cia con­tra un con­ser­va­dor, Mau­ri­cio Ma­cri, que hi­zo un go­bierno tan ma­lo que cua­tro años des­pués Cris­ti­na re­gre­só co­mo vi­ce­pre­si­den­ta y lí­der del se­na­do, con un pre­si­den­te, Al­ber­to Fer­nán­dez, que de al­gu­na for­ma jue­ga el pa­pel po­lí­ti­co más mo­de­ra­do que en su tiem­po ju­ga­ba Nés­tor. La di­fe­ren­cia es que no son una pa­re­ja y ca­da uno tie­ne agen­das e in­tere­ses di­fe­ren­tes.

Es­ta lar­ga his­to­ria vie­ne a cuen­to por la gi­ra rea­li­za­da por Bea­triz Gu­tié­rrez Mu­ller por Eu­ro­pa. No re­cuer­do un ca­so si­mi­lar en la his­to­ria re­cien­te. Bea­triz fue a cum­plir la­bo­res di­plo­má­ti­cas dig­nas de un can­ci­ller (co­mo lo hi­zo du­ran­te años Cris­ti­na y mu­cho an­tes, en una cé­le­bre gi­ra por Eu­ro­pa que la hi­zo fa­mo­sa a ni­vel in­ter­na­cio­nal, no siem­pre por las me­jo­res ra­zo­nes, Evi­ta). No se tra­ta ya so­lo del pro­ta­go­nis­mo que ha ga­na­do Bea­triz en ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les de la Ad­mi­nis­tra­ción, en el dis­cur­so his­tó­ri­co que ha im­pues­to o en la in­fluen­cia que in­ter­na­men­te pue­de te­ner en cier­tas de­ci­sio­nes, sino que se ha lle­va­do eso al plano pú­bli­co y, ade­más, in­ter­na­cio­nal.

Creo que en la ré­pli­ca, con sus pro­pias for­mas, tra­di­cio­nes y per­so­na­li­da­des, que ha­ce el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo del pe­ro­nis­mo (la si­mi­li­tud no es con Chá­vez, no es con Fi­del, es con el pe­ro­nis­mo) es­ta­mos an­te una nue­va y ope­ra­ti­va pa­re­ja pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.