El Debate de Los Mochis

El ar­te de la men­ti­ra po­lí­ti­ca

- Mi­guel Vi­cen­te Rentería mi­guel­vi­cen­te­ren­te­ria@gmail.com Arts · Politics · Plato · Cosculluela · The Republic · Jonathan Swift

Si de al­go po­de­mos es­tar se­gu­ros, es que la men­ti­ra for­ma un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la na­rra­ti­va po­lí­ti­ca. Des­de La Re­pú­bli­ca de Pla­tón has­ta El Prín­ci­pe de Ma­quia­ve­lo, nos ilus­tran so­bre có­mo ser un buen go­ber­nan­te do­si­fi­can­do la in­for­ma­ción, ha­cer ar­te las de­cla­ra­cio­nes pa­ra di­ri­gir­se al pue­blo con fal­se­da­des sa­lu­da­bles con vis­tas a un buen fin.

Pe­ro ¿con­vie­ne ocul­tar la ver­dad al pue­blo por su pro­pio bien?, ¿en­ga­ñar­lo pa­ra sal­va­guar­dar­lo y no per­der el con­trol del po­der? Al fi­nal, el ser go­ber­na­do tam­bién es ser so­me­ti­do a una au­to­ri­dad que pien­sa, de­ci­de y ac­túa por no­so­tros con la pre­mi­sa de que la elec­ción que de­ci­da pa­ra bien o pa­ra mal se­rá la co­rrec­ta. En la ur­na, en la in­ten­ción del vo­to, ta­chan­do el nom­bre del po­lí­ti­co es cuan­do fir­ma­mos ese con­tra­to.

De­cía Jo­nat­han Swift, en una obra con el tí­tu­lo de la co­lum­na de hoy, que exis­te una cla­si­fi­ca­ción de fal­se­da­des po­lí­ti­cas: la men­ti­ra ca­lum­nio­sa, que dis­mi­nu­ye los mé­ri­tos de un hom­bre pú­bli­co; la men­ti­ra por au­men­to, que los in­fla, a pe­sar de sus de­fi­cien­cias; y la men­ti­ra por tras­la­ción, que tras­la­da de­fec­tos y vir­tu­des de un po­lí­ti­co a otro.

Ca­sos pa­ra enun­ciar es­tas pre­mi­sas te­ne­mos de a mon­tón. Pe­ro en to­dos es­tos ca­sos, de­be im­pe­rar una irre­nun­cia­ble re­gla de oro pa­ra que es­ta men­ti­ra no re­ba­se la lí­nea del ab­sur­do. Es­ta re­gla es la ve­ro­si­mi­li­tud, pues na­da peor que la exa­ge­ra­ción pa­ra de­rrum­bar el cas­ti­llo de pa­pel que cons­tru­ye una men­ti­ra.

El ar­te del en­ga­ño po­lí­ti­co no se ri­ge por los ex­ce­sos. No cual­quie­ra pue­de po­ner­se a la al­tu­ra de un hom­bre o mu­jer de Es­ta­do, que cal­cu­la y apli­ca con su­ti­le­za y so­lo en oca­sio­nes es­ta téc­ni­ca he­cha a la me­di­da.

La men­ti­ra po­lí­ti­ca de­be te­ner su jus­ta me­dia­nía, su pro­por­ción fren­te a la ver­dad, an­te las cir­cuns­tan­cias y jus­ti­fi­ca­ción res­pec­to a los fi­nes pre­ten­di­dos.

En con­tra­par­te, la ciu­da­da­nía tie­ne que es­tar siem­pre aler­ta a las de­ci­sio­nes que se to­men por par­te de sus go­ber­nan­tes; ha es­tar cons­cien­tes de que cru­das ver­da­des no son sus­cep­ti­bles y pue­den oca­sio­nar un caos en una so­cie­dad ca­da vez más es­tre­sa­da, in­dis­pues­ta y har­ta. A en­ten­der que si la ve­ro­si­mi­li­tud es la re­gla pa­ra las ver­da­des a me­dias, la men­ti­ra es la re­gla pa­ra las si­tua­cio­nes in­có­mo­das de la cla­se po­lí­ti­ca. A que nin­guno es ajeno al ar­te del en­ga­ño, y que en la de­re­cha tan­to co­mo en la iz­quier­da se en­cuen­tran gran­des ge­nios, ver­da­de­ros ar­tis­tas de la ilu­sión y del es­pe­jis­mo po­lí­ti­co.

Ex­pues­tos a ser des­cu­bier­tos por pre­ten­der ha­cer tra­gar al pue­blo una men­ti­ra ton­ta, por no cal­cu­lar, so­pe­sar o do­si­fi­car in­for­ma­ción sensible o com­pro­me­te­do­ra.

A jui­cio de us­ted que es­tá le­yen­do, ex­pon­go es­te te­ma con fi­nes fi­lo­só­fi­cos. Us­ted juz­gue.

Nos ve­mos en la pró­xi­ma.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico