“Me to­ca en­se­ñar a la gen­te a que es­té en sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos”

La coach emo­cio­nal Lau­ra Ruiz pla­ti­ca so­bre su in­tere­san­te te­ra­pia de luz, que ayu­da a man­te­ner sa­nos cuer­po, men­te y al­ma

El Debate de Los Mochis - - ESPECTÁCUL­OS - Itz­chelt Ro­drí­guez @Itz­chel21

Los se­res hu­ma­nos nos mo­ve­mos a tra­vés de ener­gías. Al­gu­nas son bue­nas y otras ma­las. Es­to tie­ne una se­rie de re­per­cu­sio­nes en nues­tro cuer­po y vi­da co­ti­dia­na. La te­ra­pia de luz es una al­ter­na­ti­va que brin­da la ex­per­ta en sa­lud emo­cio­nal Lau­ra Ruiz.

In­vi­ta­ción a ser fe­li­ces

Des­de muy pe­que­ña, a te­ra­peu­ta se pre­gun­ta­ba cuál era su mi­sión en la vi­da. Es­ta bús­que­da es­pi­ri­tual la lle­vó a bus­car res­pues­tas pri­me­ro en li­bros y des­pués a tra­vés de la ora­ción, que la co­nec­ta­ron de ma­ne­ra in­ter­na con ar­cán­ge­les que le da­ban res­pues­ta a to­dos sus cues­tio­na­mien­tos y la en­se­ña­ban a man­te­ner­se en una vi­bra po­si­ti­va pa­ra en­con­trar la fe­li­ci­dad. Des­pués de va­rios años de apren­der lo que es­tos se­res di­vi­nos le en­se­ña­ban , lle­gó el mo­men­to de com­par­tir es­tos co­no­ci­mien­tos, por eso inauguró su tien­da de án­ge­les. “Ha­ce cin­co años, es­tos se­res de luz me di­cen: ‘Ya es el mo­men­to de dar lo mu­cho que has re­ci­bi­do, tie­nes que ser­vir y tie­nes que dar a los de­más’”, com­par­tió en en­tre­vis­ta.

Te­ra­pia de luz

Ser bue­nos se­res hu­ma­nos y te­ner pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos son las cla­ves pa­ra te­ner en sin­cro­nía cuer­po, men­te y al­ma, y así cum­plir nues­tros ob­je­ti­vos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les, ade­más de man­te­ner una bue­na sa­lud fí­si­ca y men­tal, se­gún re­fie­re Ruiz.

Pa­ra sa­ber có­mo es­ta­mos en nues­tro in­te­rior, la es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­da ha­cer una te­ra­pia de luz. “Lo que ha­go es ana­li­zar có­mo es­tá la ener­gía en la per­so­na. Ahí po­de­mos ob­ser­var qué es lo que a la per­so­na le es­tá blo­quean­do el ca­mino”, co­men­tó al res­pec­to de la te­ra­pia. Es­te pro­ce­so lo ha­ce a tra­vés de unas va­ri­tas de te­le­qui­ne­sia que le en­se­ña­ron a uti­li­zar los ar­cán­ge­les. Des­pués de mag­ne­ti­zar­las pro­nun­cian­do el nom­bre del pa­cien­te, ha­ce un mo­vi­mien­to, ha­cia den­tro o ha­cia fue­ra, y si la ener­gía no es co­rrec­ta, las va­ri­tas se cru­zan, si es co­rrec­ta, se abren, ex­pli­có.

“To­dos los que lle­gan a te­ra­pia tie­nen la ener­gía in­co­rrec­ta, por­que la ma­yor par­te del tiem­po no es­ta­mos cons­cien­tes de las emo­cio­nes, la ma­yor par­te del tiem­po es­ta­mos fil­tran­do con ener­gías de ba­ja vi­bra­ción”, di­jo. Pa­ra rea­li­zar la te­ra­pia, Ruiz se tie­ne que co­nec­tar con los ar­cán­ge­les pa­ra que a tra­vés de ellas pue­dan de­ter­mi­nar el diag­nós­ti­co del pa­cien­te. “Los que ma­ne­jan la luz al 100 por cien­to son los ar­cán­ge­les. Si yo es­tu­vie­ra so­la no pu­die­ra ha­cer­lo, ellos ha­cen tras­mu­tar las ener­gías, y por eso las per­so­nas sa­nan”, ase­gu­ró.

Es­tos son los úni­cos ins­tru­men­tos que uti­li­za la te­ra­peu­ta, ya que co­men­ta que ar­tícu­los eso­té­ri­cos co­mo in­cien­so, acei­tes aro­má­ti­cos y pie­dras pro­vie­nen de la tie­rra y vi­bran con otra ener­gía.

Man­te­ner vi­bra­cio­nes po­si­ti­vas

Du­ran­te la en­tre­vis­ta que se reali­zó pa­ra la pá­gi­na de Fa­ce­book de EL DE­BA­TE, ex­pre­só que ade­más del mun­do fí­si­co, exis­ten otras di­men­sio­nes que son de bajas vi­bra­cio­nes y que afec­tan a los se­res hu­ma­nos, ha­cién­do­los sen­tir mie­do, an­gus­tia y sen­ti­mien­tos feos que ha­cen que nues­tro co­ra­zón se sien­ta mal, por ello ase­gu­ró que es im­por­tan­te man­te­ner­se en una vi­bra po­si­ti­va y con sen­ti­mien­tos de ale­gría, op­ti­mis­mo, pa­ra ob­te­ner lo esen­cial pa­ra vi­vir y ser fe­li­ces. “Pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio es­tar cons­cien­te de lo que es­ta­mos ha­cien­do, pen­san­do y sin­tien­do a ca­da mo­men­to de nues­tro día, y si es un sen­ti­mien­to agra­da­ble pa­ra nues­tro co­ra­zón, con­ser­var­lo, y desechar lo que nos pro­vo­ca al­gún pe­sar.” Tam­bién com­par­tió que es im­por­tan­te tra­ba­jar en una vir­tud co­mo la pa­cien­cia, la em­pa­tía, la gra­ti­tud y mu­chas más. Aña­dió que es­te no es un don sino el re­sul­ta­do del tra­ba­jo de mu­chos años, co­mo el au­to­con­trol y po­ner a prue­ba sus sen­ti­mien­tos, apren­der a uti­li­zar­los pa­ra bien y a se­guir su in­tui­ción, ya que se re­fie­re a ella co­mo sen­ti­mien­to del al­ma. “Nues­tro cuer­po es el ma­pa de to­do lo que es­tá pa­san­do en nues­tro in­te­rior y es apren­der a uti­li­zar mis emo­cio­nes pa­ra que ha­ya una ar­mo­nía con mi cuer­po, mi vi­da y mi co­ra­zón... Aho­ra me to­ca en­se­ñar a la gen­te que es­té en sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos”, con­clu­yó.

Pa­ra más in­for­ma­ción al res­pec­to, pue­den vi­si­tar sus re­des so­cia­les, Bou­ti­que Luz An­ge­li­cal, en Fa­ce­book; soy­lu­zan­ge­li­cal en Instagram y Mun­do An­ge­li­cal, en el ca­nal de YouTu­be, don­de la es­pe­cia­lis­ta brin­da in­tere­san­tes con­se­jos pa­ra man­te­ner­se en una vi­bra po­si­ti­va.

COR­TE­SÍA

> Des­de ha­ce cin­co años, la te­ra­peu­ta Lau­ra Ruiz ha ayu­da­do a de­ce­nas de per­so­nas con sus te­ra­pias de luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.