El Debate de Los Mochis

De crí­ti­cos a enemi­gos

- Joa­quín Ló­pez-Dó­ri­ga lo­pez­do­ri­gaj@gmail.com Politics · Andrés Manuel López Obrador · Esteban Moctezuma · Mexico

To­man de­ci­sio­nes con to­das las ra­zo­nes equi­vo­ca­das, y por eso. Flo­res­tán.

El pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor ha­ce si­nó­ni­mo de crí­ti­cos y ad­ver­sa­rios, que lue­go ele­va a enemi­gos.

El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua di­ce: Cri­ti­ca: 1. Ana­li­zar por­me­no­ri­za­da­men­te al­go y va­lo­rar­lo se­gún los cri­te­rios pro­pios de la ma­te­ria de que se tra­te. 2. Ha­blar mal de al­guien o de al­go o se­ña­lar un de­fec­to o una ta­cha su­yas. Lo cri­ti­can por sus de­cla­ra­cio­nes, ejem­pli­fi­ca; y Ad­ver­sa­rio: 1. Ad­ver­so. 2. Per­so­na con­tra­ria o enemi­ga. 3. Con­jun­to de per­so­nas ad­ver­sa­rias o enemi­gas.

Pa­ra él, no hay di­fe­ren­cia en­tre crí­ti­cos y ad­ver­sa­rios, son lo mis­mo: sus enemi­gos de­fen­so­res de la co­rrup­ción del pa­sa­do.

Y eso no va a cam­biar en es­te gobierno, al con­tra­rio, se va a ir en­du­re­cien­do la ofen­si­va, lo que no me apu­ra siem­pre y cuan­do no re­cu­rran a otros mé­to­dos de pre­sión, de lo que no voy a en­trar en de­ta­lles.

Di­cho lo an­te­rior, se vie­nen días más que di­fí­ci­les, de re­to, de en­fren­tar al po­der con se­re­ni­dad, in­for­ma­ción y en­te­re­za, de cri­ti­car­lo cuan­do ha­ya que ha­cer­lo, de se­ña­lar erro­res, lo que les al­te­ra y de de­jar en cla­ro que es fal­so que los que no es­tán con el pre­si­den­te es­tán contra él, lo que cie­rra el de­mo­crá­ti­co es­pa­cio al de­re­cho a es­tar en desacuerdo.

Y la for­ma de im­pe­dir­lo es ha­cién­do­nos ese cam­po que can­ce­la el es­pa­cio de­mo­crá­ti­co pa­ra ejer­cer el de­re­cho a di­sen­tir y así ma­ni­fes­tar­lo aun­que lle­gue el ma­ña­ne­ro tri­bu­nal don­de vue­lan los des­ca­li­fi­ca­ti­vos, em­pe­zan­do por el de enemi­gos, con­ser­va­do­res

Y si así va a ser, co­mo ha si­do y se­rá, que lo de­je en el ver­bo, y no pa­se al uso del po­der del Es­ta­do.

Pe­ro ese es­pa­cio pa­ra es­tar en desacuerdo, no se pue­de can­ce­lar, co­mo quie­ren ha­cer­lo.

RETALES

1. EJEM­PLO.- Es­te­ban Moc­te­zu­ma pa­ró al pre­si­den­te del Se­na­do, el mo­re­nis­ta Eduar­do Ra­mí­rez, que du­ran­te su com­pa­re­cen­cia le pi­dió que se qui­ta­ra el cu­bre­bo­cas pa­ra que lo en­ten­die­ran me­jor a lo que el ti­tu­lar de la SEP le res­pon­dió que no por­que en el re­gre­so a cla­ses, cuan­do sea po­si­ble, el cu­bre­bo­cas se­rá obli­ga­to­rio y él tie­ne que dar el ejem­plo. No se lo ha qui­ta­do des­de que ini­ció la pandemia. ¡Ah!, si así hu­bie­ran si­do to­dos;

2. CI­FRAS.- Mien­tras tan­to, México se acer­ca día a día a los cien mil muer­tos, ano­che iban 84 mil 898, y al mi­llón de ca­sos, van 829 mil 396. Las ci­fras van a em­peo­rar por el des­con­fi­na­mien­to, fal­ta de res­pe­to a las me­di­das sa­ni­ta­rias co­mo el uso del cu­bre­bo­cas, y la influenza. No sé quién le dio al pre­si­den­te, co­mo él re­co­no­ció, que a es­tas al­tu­ras es­to ya ha­bría amai­na­do y no. Al con­tra­rio; y

3. PRO­TES­TAS.- Ayer en Ta­bas­co, don­de hay más de 600 mil afec­ta­dos por las inun­da­cio­nes, se re­gis­tra­ron on­ce blo­queos en pro­tes­ta por el aban­dono ofi­cial. Es­te sá­ba­do irá el pre­si­den­te, ya que en la visita del fin de se­ma­na no los vio, so­lo aten­dió el Tren Ma­ya, cuan­do les po­dría ha­ber de­di­ca­do al­gún tiem­po.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en privado.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico