"El Pa­drino" y ge­ne­ral Cien­fue­gos, su so­cio eje­cu­ta­do, el "H-2", y el al­mi­ran­te So­be­rón…

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Juan Pa­blo Be­ce­rra-Acos­ta jp.be­ce­rra.acos­ta.m@gmail.com

Asu­ma­mos, pa­ra efec­tos de es­ta co­lum­na, que el ge­ne­ral Sal­va­dor Cien­fue­gos Ze­pe­da, se­cre­ta­rio de la De­fen­sa du­ran­te el se­xe­nio de En­ri­que Peña Nieto, fue un fun­cio­na­rio co­rrup­to, alia­do de cri­mi­na­les. Un nar­co con cua­tro es­tre­llas y uni­for­me ver­de oli­vo. Asu­ma­mos que, al me­nos en­tre 2015 y 2017, es­ta­ba al ser­vi­cio de lo que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos lla­ma hoy el cár­tel "H-2", que en reali­dad era una de­ri­va­ción, en Na­ya­rit y el sur de Si­na­loa, del cár­tel en­ca­be­za­do por los her­ma­nos Bel­trán Ley­va.

Asu­ma­mos que el ge­ne­ral Cien­fue­gos, tam­bién co­no­ci­do en el mun­do cri­mi­nal co­mo "El Pa­drino", se­gún lo asen­ta­do en el ex­pe­dien­te en su con­tra, es un ser co­di­cio­so, co­mo se lee en la acu­sa­ción, y asu­ma­mos que por di­ne­ro, y no por mie­do, se alió con el cri­men or­ga­ni­za­do.

Por tan­to, las pri­me­ras pre­gun­tas que ten­go, son es­tas:

-¿No sa­bía el pre­si­den­te Peña Nieto que el hom­bre que co­man­da­ba al Ejér­ci­to y a la Fuer­za Aé­rea era co­rrup­to? ¿De ver­dad no sa­bía na­da? Si no sa­bía, qué mal, qué mie­do que un pre­si­den­te de Mé­xi­co no se­pa que el nar­co es­tá en­quis­ta­do en la cú­pu­la mi­li­tar. Y si sa­bía, peor, por­que en­ton­ces fue cóm­pli­ce, al me­nos por omi­sión.

-¿No sa­bía na­da el al­mi­ran­te Vidal Fran­cis­co So­be­rón Sanz, se­cre­ta­rio de Ma­ri­na en el se­xe­nio pa­sa­do? ¿O más bien sí sa­bía, co­mo me ase­gu­ran fuen­tes de la Ma­ri­na, y por eso un gru­po de éli­te de ma­ri­nos aba­tió en la co­lo­nia Lin­da­vis­ta de Tepic, la no­che del jue­ves 9 de fe­bre­ro de 2017, al ca­po co­no­ci­do co­mo "El H-2", a Juan Fran­cis­co Pa­trón Sán­chez, que en­ca­be­za­ba en Na­ya­rit una cé­lu­la de los Bel­trán Ley­va, y que jus­ta­men­te usa­ba en la pla­za su in­sig­nia, re­to­ma­da aho­ra por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia: "H-2"?

No fue cual­quier en­fren­ta­mien­to el de aque­lla no­che: por la ca­pa­ci­dad de fue­go que le ad­ju­di­ca­ban al "H-2", un he­li­cóp­te­ro ar­ti­lla­do de la Ma­ri­na par­ti­ci­pó en el ope­ra­ti­vo. Las imá­ge­nes fue­ron im­pre­sio­nan­tes: la es­tra­te­gia no pa­re­cía di­se­ña­da pa­ra atra­par al cri­mi­nal, sino pa­ra ful­mi­nar­lo. Y así su­ce­dió (https://you­tu.be/A33­jZ-btUvs): co­mo si fue­ra una pe­lí­cu­la de Holly­wood, des­de el ai­re los ma­ri­nos ba­ña­ron de plo­mo el lu­gar. La Ma­ri­na in­for­mó que fa­lle­cie­ron "ocho pre­sun­tos in­frac­to­res de la ley, en­tre ellos Juan Fran­cis­co 'N', quien era ca­be­za de una or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­va que ope­ra en to­do el país, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el es­ta­do de Na­ya­rit". Nin­gún ma­rino fue he­ri­do. - En­ton­ces, ¿sa­bía el al­mi­ran­te de las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les de Cien­fue­gos, guar­dó si­len­cio, y ac­tuó? ¿O se lo in­for­mó al pre­si­den­te y Peña Nieto le dio luz ver­de pa­ra aca­bar con el "H-2"? ¿O le in­for­mó al pre­si­den­te y és­te le di­jo que no hi­cie­ra na­da, pe­ro de to­das ma­ne­ras él ope­ró? ¿O alia­do con Cien­fue­gos, que es­ta­ba har­to de exi­gen­cias del "H-2", acep­tó eje­cu­tar­lo?

Tie­ne mu­cho que in­for­mar el ex­se­cre­ta­rio So­be­rón, pe­ro tam­bién el al­mi­ran­te Jo­sé Ra­fael Oje­da Durán, ac­tual se­cre­ta­rio de Ma­ri­na. ¿O tam­po­co sa­bía na­da, a pe­sar de que las la­bo­res de in­te­li­gen­cia sue­len ser muy efi­cien­tes en la Ma­ri­na?

Ca­be re­cor­dar aquí que Cien­fue­gos, co­mo Ge­ne­ral de Di­vi­sión, fue co­man­dan­te de la Quin­ta Re­gión Mi­li­tar asen­ta­da en Ja­lis­co, la cual in­clu­ye a Co­li­ma, Za­ca­te­cas, Aguas­ca­lien­tes… y Na­ya­rit. Sí, el Na­ya­rit del "H-2". Eran los tiem­pos, fí­je­se bien, de Fe­li­pe Cal­de­rón. De Cal­de­rón y… exac­to, de Ge­na­ro Gar­cía Lu­na. Ni más, ni me­nos.

-Y el ac­tual se­cre­ta­rio de la De­fen­sa, el ge­ne­ral Luis Cre­sen­cio San­do­val Gon­zá­lez, ¿tam­po­co sa­bía na­da? Mal que no es­tu­vie­ra en­te­ra­do. ¿O sí su­po y ca­lló, en aca­ta­mien­to de la leal­tad y dis­ci­pli­na mi­li­ta­res? Si fue así, mu­cho peor…

Co­mo sea, es­ta­mos jo­di­dos: nos han de­ja­do en ri­dícu­lo a los me­xi­ca­nos que siem­pre he­mos va­lo­ra­do y de­fen­di­do a las Fuer­zas Ar­ma­das (mi bi­sa­bue­lo, Lu­ciano Be­ce­rra, fue mi­li­tar y co­mo ca­de­te pe­leó en el Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec con­tra los grin­gos). Ca­ra­jo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.