Gol­pe al Ejér­ci­to y al Es­ta­do me­xi­cano

El Debate de Los Mochis - - OPINIÓN - Sal­va­dor Gar­cía So­to sgar­cia­so­to@hot­mail.com

La acu­sa­ción y en­car­ce­la­mien­to del ex­se­cre­ta­rio de la De­fen­sa Na­cio­nal, ge­ne­ral Sal­va­dor Cien­fue­gos, de­te­ni­do el jue­ves a su lle­ga­da a Los Án­ge­les, es un gol­pe bru­tal y di­rec­to a la mo­ral y cre­di­bi­li­dad del Ejér­ci­to me­xi­cano. Más allá de si el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos po­drá pro­bar sus acu­sa­cio­nes, ba­sa­das en tes­ti­gos pro­te­gi­dos pe­ro tam­bién en lla­ma­das in­ter­cep­ta­das al mi­li­tar me­xi­cano, la for­ma uni­la­te­ral y ver­gon­zo­sa co­mo fue de­te­ni­do Cien­fue­gos por la DEA, al ba­jar del avión y en com­pa­ñía de su fa­mi­lia, con­fir­ma una ac­ción cla­ra­men­te elec­to­re­ra de la DEA y del pre­si­den­te Do­nald Trump que es­tá de­ses­pe­ra­do por su des­ven­ta­ja en las en­cues­tas a me­nos de un mes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

La gra­ve­dad de los de­li­tos de los que acu­san a quien fue la ca­be­za mi­li­tar del país du­ran­te 6 años y el tra­to de ca­po del nar­co­trá­fi­co que le dan a un mi­li­tar de ca­rre­ra y de la éli­te cas­tren­se de las Fuer­zas Ar­ma­das me­xi­ca­nas —al que el juez Br­yan Co­gan se re­fie­re in­clu­so con alias co­mo "El Pa­drino" o "El Ze­pe­da"— es algo iné­di­to y si bien alu­de y con­fir­ma la co­rrup­ción y des­com­po­si­ción que pri­vó en el se­xe­nio de En­ri­que Peña Nieto, tam­bién es un gol­pe de­mo­le­dor pa­ra el go­bierno de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, por­que en dos años que lle­va en el po­der y, con la ban­de­ra del com­ba­te a la co­rrup­ción co­mo su prin­ci­pal dis­cur­so, no su­po ni in­ves­ti­gó los fuer­tes ne­xos del ge­ne­ral Cien­fue­gos con el nar­co­trá­fi­co en el país.

Por eso sor­pren­de aún más la reac­ción del pre­si­den­te a es­ta de­ten­ción rea­li­za­da por un go­bierno ex­tran­je­ro. Ló­pez Obra­dor nun­ca ma­ni­fes­tó su ex­tra­ñe­za por la ac­tua­ción de la DEA y del go­bierno de su ami­go Do­nald Trump, que sin dar­le nin­gún ti­po de in­for­ma­ción pre­via, de­ci­die­ron eje­cu­tar una or­den de de­ten­ción que, si bien ocu­rrió en su te­rri­to­rio, in­vo­lu­cró no só­lo a un ex­je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das me­xi­ca­nas, sino a su fa­mi­lia. Por­que a Cien­fue­gos lo de­tu­vie­ron ba­jan­do del avión en Los Án­ge­les con to­do y va­rios in­te­gran­tes de su fa­mi­lia a los que tam­bién se lle­va­ron pre­sos y los tu­vie­ron re­te­ni­dos por va­rias ho­ras cuan­do no ha­bía nin­gu­na acu­sa­ción en su con­tra. ¿No ame­ri­ta ese tra­to a los fa­mi­lia­res del ge­ne­ral un re­cla­mo o una pro­tes­ta di­plo­má­ti­ca del go­bierno de Mé­xi­co por la vio­la­ción de de­re­chos con­tra ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos que no te­nían por qué ser de­te­ni­dos? Le­jos de exi­gir pri­me­ro in­for­ma­ción de los mo­ti­vos de la de­ten­ción, el pre­si­den­te lle­vó el asun­to al te­rreno po­lí­ti­co pa­ra de­cir que él siem­pre ha­bló de un "sis­te­ma po­dri­do" y, aun­que la­men­tó la de­ten­ción de un ge­ne­ral del Ejér­ci­to me­xi­cano, ter­mi­nó va­li­dan­do las acu­sa­cio­nes al de­cir que "to­dos los que es­tén in­vo­lu­cra­dos con el ge­ne­ral Cien­fue­gos" van a ser re­mo­vi­dos de las Fuer­zas Ar­ma­das. Ló­pez Obra­dor pa­sa por al­to que en es­te ca­so el jui­cio no só­lo se­rá con­tra la per­so­na de Sal­va­dor Cien­fue­gos, sino se­rá tam­bién con­tra el Es­ta­do Me­xi­cano que no fue ca­paz de de­tec­tar, in­ves­ti­gar y re­mo­ver a un se­cre­ta­rio de la De­fen­sa que era a la vez ca­po del nar­co­trá­fi­co.

¿O có­mo en­ten­der que en dos años que lle­va es­te go­bierno, na­die, ni el fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Ale­jan­dro Gertz

Ma­ne­ro, ni el se­cre­ta­rio de la De­fen­sa ac­tual, Luis Cre­sen­cio San­do­val, ni el pro­pio pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor se per­ca­ta­ron de que el nar­co­trá­fi­co ha­bía in­fil­tra­do a la Se­de­na a su más al­to ni­vel? ¿Por qué no hu­bo una de­nun­cia o una in­ves­ti­ga­ción en Mé­xi­co, co­mo la que sí hu­bo en Es­ta­dos Uni­dos y que, aho­ra se afir­ma en el New York Ti­mes, te­nía 10 años in­da­gan­do los pre­sun­tos ne­xos de las éli­tes mi­li­ta­res me­xi­ca­nas con los ca­pos de la dro­ga?

Vol­ve­mos a que­dar co­mo una re­pú­bli­ca tan en­de­ble y fa­lli­da, que nues­tras ins­ti­tu­cio­nes más fuer­tes, co­mo el Ejér­ci­to, son par­te de la es­truc­tu­ra cri­mi­nal y del nar­co­trá­fi­co, mien­tras que nues­tras fis­ca­lías y nues­tra jus­ti­cia son tan inep­tas y dis­fun­cio­na­les, que en los úl­ti­mos 8 años —6 co­mo se­cre­ta­rio de De­fen­sa y dos co­mo ex­se­cre­ta­rio— na­die su­po ni in­ves­ti­gó que tu­vi­mos co­mo je­fe de nues­tro Ejér­ci­to a un pre­sun­to ca­po del nar­co…

Rue­dan da­dos. Escalera. Se­ma­na re­don­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.