ROMPEOLAS

El Debate de Mazatlan - - MAZATLÁN - @Rompeolas [email protected]­ba­te.com.mx

Ins­pec­ción. Des­de el ini­cio de su ad­mi­nis­tra­ción, el go­ber­na­dor del es­ta­do Qui­rino Or­daz Cop­pel ha he­cho su­ya la po­lí­ti­ca de ins­pec­cio­nar las obras y los proyectos de ma­ne­ra di­rec­ta y sin avi­sos. Así, en el sur de Si­na­loa se ha da­do cuen­ta de los re­tra­sos que exis­ten en las obras de pa­vi­men­ta­ción y los de­ta­lles en al­gu­nos tra­ba­jos pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca, una de sus prio­ri­da­des ob­vias. Ayer, lue­go de po­ner en mar­cha el me­dio ma­ra­tón de Con­cor­dia, se fue di­rec­ta­men­te a la co­mu­ni­dad de Co­pa­la, uno de los pri­me­ros des­ti­nos ru­ra­les de la en­ti­dad que ha que­da­do se­mi­aban­do­na­do por el pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad y proyectos de in­ver­sión. El go­ber­na­dor ins­pec­cio­nó la zo­na y el pro­yec­to que des­de ha­ce cin­co años se ha pos­ter­ga­do pa­ra cons­truir una lí­nea ca­rre­te­ra que conecte ese vie­jo mi­ne­ral con la au­to­pis­ta Ma­zatlán­Du­ran­go. Una nue­va opor­tu­ni­dad se po­dría es­tar abrien­do pa­ra los re­si­den­tes de esa zo­na, que ur­gen más ge­ne­ra­ción de em­pleos.

Ten­sión en sec­to­res. El Go­bierno del Es­ta­do ya pre­pa­ra la vi­si­ta que ha­rá el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, a Si­na­loa. Se­rá el pró­xi­mo 25 y 26 de enero, y la agen­da previa que se ma­ne­ja se­ña­la que el man­da­ta­rio vi­si­ta­rá Es­cui­na­pa, Ro­sa­rio y Cu­lia­cán. En el pri­me­ro de los mu­ni­ci­pios, el pro­yec­to del Cen­tro In­te­gral­men­te Pla­nea­do (CIP) Tea­ca­pán Pla­ya Es­pí­ri­tu, que se ha man­te­ni­do con un pro­yec­to re­du­ci­do. En Ro­sa­rio, AMLO ins­pec­cio­na­ría la cons­truc­ción de la pre­sa San­ta Ma­ría; y en Cu­lia­cán al­gu­nos de los proyectos agro­pe­cua­rios. El pro­ble­ma es que con­for­me se acer­can las fe­chas, se ten­san los áni­mos en­tre los sec­to­res pes­que­ros y agrí­co­la por la len­ti­tud en el flu­jo de apo­yos pa­ra re­cu­pe­rar­se de los da­ños ca­tas­tró­fi­cos que pro­vo­có el pa­so del hu­ra­cán Wi­lla en oc­tu­bre pa­sa­do. Ya hay una avan­za­da de fun­cio­na­rios que em­pie­zan a re­unir­se con los lí­de­res pa­ra pre­ve­nir un am­bien­te ne­ga­ti­vo du­ran­te la vi­si­ta pre­si­den­cial.

El te­mor en puer­ta. Los ru­mo­res que se han desata­do de un po­si­ble au­men­to al trans­por­te pú­bli­co ya tie­nen tem­blan­do a la po­bla­ción. Lo cier­to es que son mu­chos los cho­fe­res que des­de ha­ce me­ses ya re­don­dean la ta­ri­fa, co­bran­do 50 cen­ta­vos de más. Aun­que la po­bla­ción es cons­cien­te de que sube el dié­sel y las pie­zas del ca­mión, una de las in­con­for­mi­da­des del au­men­to es que mu­chos trans­por­tis­tas no se es­me­ran en me­jo­rar las uni­da­des. En Cu­lia­cán hay ru­tas co­mo Va­lla­do, Ba­rran­cos y Bue­nos Ai­res, en­tre otras, don­de la ma­yor par­te de la flo­ta de ca­mio­nes es vie­ja. En es­tas y en otras ru­tas es un ver­da­de­ro mar­ti­rio an­dar, sobre to­do en tiempo de ca­lor, por lo que hay usua­rios que con­si­de­ran que no es jus­to un au­men­to. El mal servicio en al­gu­nas ru­tas es por­que los due­ños de las con­ce­sio­nes las ren­tan, por lo que so­lo les im­por­ta el di­ne­ro, no brin­dar un buen servicio, y en es­to de­ben pres­tar aten­ción tan­to el go­ber­na­dor, co­mo el di­rec­tor de Via­li­dad y Trans­por­tes.

Aus­te­ri­dad. Quie­nes an­dan muy tran­qui­los en Cu­lia­cán son los re­gi­do­res del Ayun­ta­mien­to, pe­se a que tam­bién a ellos se les aplicará el plan de aus­te­ri­dad. El al­cal­de no los apo­ya­rá con bul­tos de ce­men­to ni con otros ar­tícu­los que so­li­ci­ta la po­bla­ción; aho­ra los re­gi­do­res, en vez de dar do­na­ti­vos, ten­drán que rea­li­zar el tra­ba­jo de ges­to­ría. Es­to con­sis­ti­rá en ir con los ciu­da­da­nos a las de­pen­den­cias de don­de ne­ce­si­ten un servicio y ha­cer la so­li­ci­tud, pe­ro al ciu­da­dano el apo­yo se lo en­tre­ga­rán di­rec­ta­men­te las au­to­ri­da­des en­car­ga­das del de­par­ta­men­to. Los edi­les que deseen do­nar me­di­ca­men­to, en­tre otras co­sas, ten­drán que po­ner­lo de su bol­sa, ha­cer co­lec­tas o rea­li­zar otras ac­ti­vi­da­des, pues se les qui­ta­rá el re­cur­so eco­nó­mi­co que se les da­ba pa­ra es­to. Por es­ta ra­zón re­sul­ta ex­tra­ñó que an­den tan ca­lla­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.