SO­CIE­DAD Y DE­RE­CHO

El Debate de Mazatlan - - MAZATLÁN - Juan Bau­tis­ta Li­zá­rra­ga Mot­ta [email protected]­te­gra­do­ra­le­gal.com ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Co­mo nun­ca an­tes en Si­na­loa se ha es­pe­cu­la­do y co­men­ta­do acer­ca de la le­ga­li­dad o cons­ti­tu­cio­na­li­dad del re­tra­so en la ex­pe­di­ción del pre­su­pues­to de egre­sos pa­ra 2019, así co­mo res­pec­to a las mo­di­fi­ca­cio­nes que hi­zo a es­te el go­ber­na­dor, lo cual es una con­se­cuen­cia ló­gi­ca, de­ri­va­da de la si­tua­ción iné­di­ta que vi­ve prác­ti­ca­men­te to­do el país, te­nien­do co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún el que las le­gis­la­cio­nes, tan­to fe­de­ral, co­mo lo­ca­les, es­tén in­te­gra­das por una am­plia ma­yo­ría de miem­bros del par­ti­do ofi­cial Mo­re­na, co­mo en el ca­so de nues­tro es­ta­do, lo que se ve aún más acen­tua­do por el he­cho de que el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo de la en­ti­dad per­te­ne­ce a la hoy opo­si­ción priis­ta.

Pa­ra com­pren­der me­jor la si­tua­ción re­sul­ta per­ti­nen­te cla­ri­fi­car la na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca y al­can­ces le­ga­les del pre­su­pues­to de egre­sos.

En prin­ci­pio, el pre­su­pues­to men­cio­na­do tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal el or­de­na­mien­to del gas­to pú­bli­co, me­dian­te la dis­tri­bu­ción y asig­na­ción de un de­ter­mi­na­do mon­to de re­cur­sos, es­ti­ma­do con ba­se en los in­gre­sos que se ob­ten­drán por la re­cau­da­ción de im­pues­tos y la ob­ten­ción de de­re­chos. El pre­su­pues­to de egre­sos apro­ba­do por el Con­gre­so y pro­mul­ga­do por el Go­ber­na­dor no es una ley.

Opues­to a la creen­cia po­pu­lar, el pre­su­pues­to de egre­sos, no obs­tan­te que se tra­ta de un ac­to for­mal­men­te le­gis­la­ti­vo por re­unir el con­jun­to de ac­tos y pro­ce­di­mien­tos con­ca­te­na­dos cro­no­ló­gi­ca­men­te pa­ra la for­ma­ción de le­yes, co­mo su dis­cu­sión, apro­ba­ción, san­ción, pro­mul­ga­ción, pu­bli­ca­ción e ini­cia­ción de la vi­gen­cia, no tie­ne la na­tu­ra­le­za de “ley” sino de “de­cre­to”, al ser una ac­tua­ción ma­te­rial­men­te ad­mi­nis­tra­ti­va, ello por­que des­de su ori­gen pro­vie­ne del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal y de su es­truc­tu­ra. Ade­más de que no es­tá di­ri­gi­do en for­ma ge­ne­ral y abs­trac­ta a re­gu­lar, de mo­do di­rec­to, la con­duc­ta de to­dos los go­ber­na­dos, sino que so­lo ri­ge pa­ra los su­je­tos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca obli­ga­dos a apli­car­lo en cuan­to a la ges­tión y gas­to de los re­cur­sos ofi­cia­les que lo in­te­gran.

El pre­su­pues­to de egre­sos re­gu­la el ejer­ci­cio del gas­to pú­bli­co y, en ese sen­ti­do, es un ac­to ma­te­rial­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vo, con el con­te­ni­do y fi­na­li­dad de ad­mi­nis­trar los re­cur­sos es­ta­ta­les, el cual pro­vie­ne de una co­la­bo­ra­ción en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo que lo pro­yec­ta y el Con­gre­so que lo aprue­ba.

De ma­ne­ra que el pro­yec­to no tie­ne su génesis en un es­tric­to pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, sino que lo crea ori­gi­na­ria­men­te el Eje­cu­ti­vo, y el Con­gre­so lo aprue­ba anual­men­te, pre­vio exa­men y dis­cu­sión, e in­clu­so pue­de mo­di­fi­car­lo, con lo cual los dipu­tados, co­mo re­pre­sen­tan­tes del pue­blo elec­tos de­mo­crá­ti­ca­men­te, tie­nen una in­ter­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal ex­clu­si­va pa­ra de­ter­mi­nar o fi­jar los mon­tos y des­tino del gas­to pú­bli­co. La apro­ba­ción del pre­su­pues­to de egre­sos es una fa­cul­tad ex­clu­si­va del Con­gre­so, pre­vis­ta en el ar­tícu­lo 43, frac­ción XXI, de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do de Si­na­loa.

Du­ran­te su pri­mer pe­rio­do or­di­na­rio de se­sio­nes, el Con­gre­so se ocu­pa de ana­li­zar, dis­cu­tir y, en su ca­so, mo­di­fi­car y apro­bar el pre­su­pues­to de egre­sos del Es­ta­do, con­clu­yen­do el 31 de enero pró­xi­mo. En el even­to de que es­te no sea apro­ba­do opor­tu­na­men­te se ten­drá por pro­rro­ga­do el co­rres­pon­dien­te al año an­te­rior, de­bien­do ajus­tar­se de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca y pro­por­cio­nal los mon­tos de sus par­ti­das pre­su­pues­ta­les en fun­ción de las obli­ga­cio­nes con­traí­das. Co­mo lo dis­po­ne el ar­tícu­lo 37 de la Cons­ti­tu­ción Lo­cal.

El go­ber­na­dor tie­ne la obli­ga­ción de pre­sen­tar al Con­gre­so del Es­ta­do, a más tar­dar el úl­ti­mo sá­ba­do de no­viem­bre de ca­da año, el “pro­yec­to de pre­su­pues­to de egre­sos pa­ra el año si­guien­te”, te­nien­do la fa­cul­tad de san­cio­nar y pro­mul­gar el apro­ba­do por el Le­gis­la­ti­vo (Art. 65. Frac­cio­nes I y VI de la Cons­ti­tu­ción Si­na­loen­se).

Una vez apro­ba­do por el Con­gre­so el pro­yec­to de de­cre­to de pre­su­pues­to de egre­sos, lo re­mi­ti­rá al Eje­cu­ti­vo, quien si no tu­vie­re ob­ser­va­cio­nes que ha­cer, lo pro­mul­ga­rá in­me­dia­ta­men­te, es­tam­pan­do su fir­ma y se­llos ofi­cia­les.

En el even­to de que di­cho pro­yec­to sea desecha­do en to­do o en par­te por el go­ber­na­dor, se­rá de­vuel­to al Con­gre­so con sus ob­ser­va­cio­nes pa­ra que se es­tu­die nue­va­men­te; que­dan­do aco­ta­da la nue­va dis­cu­sión a so­lo lo ex­clui­do o mo­di­fi­ca­do por es­te. Una vez he­cho lo an­te­rior, si el Le­gis­la­ti­vo lo ra­ti­fi­ca por el vo­to de las dos ter­ce­ras par­tes de los dipu­tados pre­sen­tes, pa­sa­rá de nue­vo el pro­yec­to al Eje­cu­ti­vo pa­ra su in­me­dia­ta pro­mul­ga­ción. Co­mo siem­pre, un pla­cer sa­lu­dar­lo; es­pe­ran­do que es­tas po­cas letras ha­yan si­do de su agra­do y, sobre to­do, de in­te­rés.

Pre­su­pues­to de egre­sos, su na­tu­ra­le­za y al­can­ces le­ga­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.