Adiós a do­ña Au­re­lia Bas­ti­das, mu­jer de 110 años

Pla­ti­car con ella era co­no­cer las an­ti­guas cos­tum­bres de los sa­nig­na­cen­ses Has­ta días an­tes de su muer­te go­za­ba una bue­na vis­ta y gus­ta­ba de mo­ver­se por sí mis­ma

El Debate de Mazatlan - - MAZATLÁN - ≋Yo­lan­da Te­no­rio yo­lan­da.te­no­rio@de­ba­te.com.mx

SAN IGNACIO. A sus 110 años de edad, mu­rió de cau­sas na­tu­ra­les Au­re­lia Bas­ti­das, la mu­jer más lon­ge­va de San Ignacio

Ape­nas el pa­sa­do 28 de diciembre, sus fa­mi­lia­res y ami­gos le ha­bían ce­le­bra­do su ono­más­ti­co y do­ña Au­re­lia es­tu­vo lú­ci­da y con­ten­ta.

Ha­ce tres años, Au­re­lia Bas­ti­das re­ci­bió su ac­ta de na­ci­mien­to. Ese día es­tu­vo muy con­ten­ta por te­ner es­te do­cu­men­to, y cuan­do se le pre­gun­ta­ba su edad, en­tre ri­sas de­cía: “No me acuer­do, por­que no me con­vie­ne”, y cuan­do le cues­tio­na­ban su ali­men­ta­ción, de­cía: “De to­do y con chi­li­to, me da ham­bre las tres ve­ces al día”.

Au­re­lia na­ció en 1908 en el ran­cho Agua Fría, de Co­yo­ti­tán. Tu­vo 15 hi­jos, de los cua­les le so­bre­vi­ven cua­tro: tres mu­je­res y un hom­bre.

La familia

En­tre hi­jos, nie­tos, bis­nie­tos, ta­ta­ra­nie­tos y los hi­jos de es­tos, Au­re­lia for­mó una ex­ten­sa familia de más de 120 in­te­gran­tes, mu­chos de los cua­les se reunían el día de su cum­plea­ños y eso la lle­na­ba de fe­li­ci­dad.

Ella siem­pre te­nía una son­ri­sa di­bu­ja­da en el ros­tro a pe­sar de sus mu­chos años de vi­da. De­cía que su bue­na sa­lud se de­bía a que se cu­ra­ba con re­me­dios ca­se­ros. Cuan­do le pre­gun­ta­ban con qué se cu­ra­ba sus en­fer­me­da­des, de­cía en tono de bro­ma que con el doc­tor “del mon­te”.

Mu­jer de tra­di­cio­nes

Su vis­ta era en­vi­dia­ble, pues aún en­sar­ta­ba el hi­lo en la agu­ja. Es­to se de­bía, se­gún re­fe­ría, a que se cui­da­ba de no sa­lir in­me­dia- ta­men­te al ai­re des­pués de des­per­tar, o evi­ta­ba la­var­se la ca­ra des­pués de ha­ber es­ta­do por mu­cho tiem­po ex­pues­ta a la lum­bre. Te­nía muy poco tiem­po que ha­bía de­ja­do de ca­mi­nar.

El al­cal­de Iván Er­nes­to Báez Martínez la aca­ba­ba de vi­si­tar pa­ra en­tre­gar­le una si­lla de rue­das, lo que ella agra­de­ció enor­me­men­te, aun­que di­jo que se sen­tía ra­ra sen­ta­da ahí, pues es­ta­ba acos­tum­bra­da a ca­mi­nar, a ha­cer sus queha­ce­res, pero se vio obli­ga­da a usar­la des­pués de ha­ber su­fri­do una caí­da. Sen­tar­se a char­lar con ella era una experienci­a inol­vi­da­ble, pues esa mu­jer de ca­be­ci­ta blan­ca, de am­plia y se­re­na son­ri­sa y de mi­ra­da dul­ce y apa­ci­ble, lle­na­ba de paz su hu­mil­de ho­gar. Su mente y co­ra­zón re­bo­sa­ban de his­to­rias y re­cuer­dos que com­par­tía con quien se lo pi­die­ra. A las mu­je­res que iban a ser ma­dres, siem­pre les re­co­men­da­ba cui­dar­se en la cua­ren­te­na, que era lo prin­ci­pal pa­ra te­ner una lar­ga vi­da.

El adiós

Aho­ra, Au­re­lia Bas­ti­das ya des­can­sa en paz, y de­ja a sus fa­mi­lia­res mu­chos re­cuer­dos y anéc­do­tas que po­drán se­guir con­tan­do a sus fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Su cuer­po fue ve­la­do en su do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar y en el pan­teón de Co­yo­ti­tán, el pue­blo se con­gre­gó a dar­le el úl­ti­mo adiós a es­ta gran mu­jer que re­ba­só un si­glo de vi­da.

YO­LAN­DA TE­NO­RIO

> Do­ña Au­re­lia Bas­ti­das, en una de sus úl­ti­mas fotos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.