El Debate de Mazatlan

Nue­vos par­ti­dos: más de lo mis­mo

- Te­re­sa Gue­rra Ochoa mt­gue­rra@hot­mail,com Corruption · Politics · Crime · Mexico · Partido Progressista · Social Encounter Party · National Regeneration Movement · Confederation of Mexican Workers · Institutional Revolutionary Party · Gran · Elba Esther Gordillo · Leonardo Rodríguez Alcaine

TRIADA DE PAR­TI­DOS. Nin­gu­na re­no­va­ción po­lí­ti­ca sig­ni­fi­can los tres nue­vos par­ti­dos que ob­tu­vie­ron su re­gis­tro; Fuer­za So­cial por Mé­xi­co, Re­des So­cia­les Pro­gre­sis­tas y el Par­ti­do En­cuen­tro So­li­da­rio (el mis­mo PES de an­ta­ño) se su­ma­rán a los sie­te par­ti­dos que ya exis­tían. Se­rán diez par­ti­dos po­lí­ti­cos en las bo­le­tas elec­to­ra­les del 2021, pe­ro no in­clu­yen nue­vos li­de­raz­gos, al­gu­nos muy co­no­ci­dos y con ma­la fa­ma, co­mo El­ba Est­her Gor­di­llo, que es­tá atrás de Re­des So­cia­les

Pro­gre­sis­tas, y Pe­dro Ha­ces, quien es el lí­der de Fuer­za So­cial por Mé­xi­co.

Los tres nue­vos par­ti­dos re­pre­sen­tan más de lo mis­mo que co­no­ce­mos en Mé­xi­co, en sus fi­las tie­nen a po­lí­ti­cos que han te­ni­do po­der y se han en­ri­que­ci­do al am­pa­ro del mis­mo, con fi­gu­ras des­gas­ta­das en su cre­di­bi­li­dad, por­que han uti­li­za­do los car­gos pú­bli­cos pa­ra lu­crar con ellos y en su pro­pio be­ne­fi­cio.

Lla­ma la aten­ción, en es­te Mé­xi­co al re­vés en el que vi­vi­mos, que por un la­do se es­ca­ti­men los re­cur­sos pa­ra me­di­ci­nas, pa­ra per­so­nal de sa­lud, in­ves­ti­ga­do­res, pro­mo­to­res de cul­tu­ra y de­por­tis­tas, y que se su­pri­man fi­dei­co­mi­sos me­dian­te los cua­les se apo­ya­ban a dam­ni­fi­ca­dos, de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, aca­dé­mi­cos, cien­tí­fi­cos, crea­do­res de ci­ne, y de­más, su­pues­ta­men­te por­que los re­cur­sos no al­can­zan, y por­que los fon­dos con los que se les apo­yó no fue­ron bien usa­dos, y hu­bo co­rrup­ción en el uso de esos di­ne­ros, pe­ro que la fran­qui­cia de los par­ti­dos po­lí­ti­cos si­ga cre­cien­do, y sus di­ri­gen­tes si­gan re­ci­bien­do pun­tual­men­te sus di­ne­ros y pre­rro­ga­ti­vas, que no son po­cas, por cier­to.

Por­que al crear­se más par­ti­dos po­lí­ti­cos, se­rán más los di­ne­ros que se des­ti­nen pa­ra sos­te­ner­los, ya que to­dos re­ci­bi­rán di­ne­ros del era­rio pú­bli­co, y en ple­na épo­ca de aus­te­ri­dad, cuan­do no hay di­ne­ro pa­ra gas­tos in­dis­pen­sa­bles, la bu­ro­cra­cia par­ti­dis­ta cre­ce, y con fi­gu­ras des­gas­ta­das y sin cre­di­bi­li­dad; gran con­tra­dic­ción. ¿O no?

HIS­TO­RIAS DE CO­RRUP­CIÓN. El lí­der real de Fuer­za So­cial por Mé­xi­co es Pe­dro Ha­ces, él es se­na­dor su­plen­te y lle­gó ba­jo las si­glas de Mo­re­na, es­tu­vo unos me­ses en fun­cio­nes de pro­pie­ta­rio, en el pe­rio­do que Ger­mán Mar­tí­nez fue di­rec­tor ge­ne­ral del IMSS, pe­ro al re­nun­ciar al Ger­mán Mar­tí­nez al IMSS y vol­ver a la Se­na­du­ría, Pe­dro Ha­ces vol­vió a lo su­yo, a cons­ti­tuir la Ca­tem, un sí­mil de la an­ti­gua CTM, Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co, fi­lial del PRI. El es­ti­lo de Ha­ces es el mis­mo que el de

Leo­nar­do Ro­drí­guez Al­cai­ne, el eterno di­ri­gen­te del Su­term, el po­de­ro­so sin­di­ca­to de los elec­tri­cis­tas que la­bo­ran en la CFE; en los es­ta­tu­tos del Su­term se es­ta­ble­ció la obli­ga­to­rie­dad de mi­li­tar en el PRI, y Ro­drí­guez Al­cai­ne se en­ri­que­ció ba­jo el am­pa­ro de la co­rrup­ción, com­pli­ci­dad y con­trol an­ti­de­mo­crá­ti­co de los tra­ba­ja­do­res elec­tri­cis­tas.

Pe­dro Ha­ces he­re­dó no so­lo la for­tu­na de Ro­drí­guez Al­cai­ne, sino tam­bién sus for­mas de te­ner po­der y ha­cer po­lí­ti­ca, y an­tier el Tri­bu­nal Elec­to­ral lo pre­mió con el re­gis­tro de su par­ti­do po­lí­ti­co: Fuer­za So­cial por Mé­xi­co. O sea que en Mé­xi­co cam­bia­mos, pe­ro se­gui­mos igual, con más de lo mis­mo, co­rrup­ción sin­di­cal, afi­lia­ción for­zo­sa y con­trol cor­po­ra­ti­vo. ¿O no? Y de El­ba Est­her Gor­di­llo y sus Re­des So­cia­les Pro­gre­sis­tas, ni ha­blar, en pleno Go­bierno de la 4T, se pre­mia a una mu­jer que sim­bo­li­za la co­rrup­ción sin­di­cal, que es­tu­vo en cár­cel y fue li­be­ra­da, no por no ser cul­pa­ble, sino por inep­ti­tud gu­ber­na­men­tal pa­ra acre­di­tar­le los car­gos. Gran con­tra­dic­ción. ¿O no?

AHON­DAN­DO LA DI­VI­SIÓN. Los días pa­san y los con­flic­tos en Mo­re­na au­men­tan, Mario Del­ga­do y Mu­ñoz Le­do ca­da día se ata­can más. Ni a cual ir­le. ¿O no?

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico