El Debate de Mazatlan

Las Fuer­zas Ar­ma­das, pi­lar del Es­ta­do de de­re­cho y la go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca

- Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­rezh@hot­mail.com Personal Safety · Politics

La car­ta acla­ra­to­ria de la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal al co­lum­nis­ta Raymundo Ri­va Pa­la­cio de El Fi­nan­cie­ro por el te­ma de las la­bo­res del Ejér­ci­to en ac­ti­vi­da­des de se­gu­ri­dad, obras pú­bli­cas y ac­cio­nes cívicas apor­ta re­fe­ren­tes so­bre los fun­da­men­tos le­ga­les que ex­pli­can la par­ti­ci­pa­ción de mi­li­ta­res en la­bo­res fue­ra de sus cuar­te­les.

El te­ma cen­tral ra­di­ca en el he­cho de que la se­gu­ri­dad na­cio­nal que co­rres­pon­de a las Fuer­zas Ar­ma­das se con­tie­ne en ac­cio­nes que tie­nen efec­to en el man­te­ni­mien­to de la se­gu­ri­dad del

Es­ta­do, de la so­cie­dad, de la go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca y de las con­di­cio­nes pa­ra ge­ne­rar bie­nes­tar. Los nue­vos en­fo­ques de se­gu­ri­dad ya no sa­tis­fa­cen las ac­ti­vi­da­des pro­pias de la vi­gi­lan­cia, sino que de­fi­nen la se­gu­ri­dad co­mo par­te de la es­ta­bi­li­dad na­cio­nal pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el bie­nes­tar y el desa­rro­llo, tres fac­to­res que de­fi­nen hoy las doc­tri­nas de se­gu­ri­dad in­te­rior.

Ahí, en la se­gu­ri­dad in­te­rior, se en­cuen­tra el pun­to a de­ba­tir. La se­gu­ri­dad no es só­lo la apli­ca­ción de la ley y el uso de la fuer­za he­ge­mó­ni­ca y le­gal del Es­ta­do pa­ra com­ba­tir ca­ra a ca­ra a gru­pos de­lic­ti­vos in­frac­to­res de las le­yes de con­vi­ven­cia so­cial, sino que tam­bién tie­ne la­bo­res pa­ra res­tau­rar la ga­ran­tía de se­gu­ri­dad te­rri­to­rial pa­ra la in­ver­sión, la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y el bie­nes­tar. La se­gu­ri­dad pú­bli­ca asu­me ca­rac­te­rís­ti­cas de se­gu­ri­dad in­te­rior cuan­do los gru­pos de­lic­ti­vos no afec­tan los bie­nes per­so­na­les del ciu­da­dano, sino que da­ñan la so­be­ra­nía te­rri­to­rial del Es­ta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes, su for­ma de go­bierno y el mo­de­lo de desa­rro­llo, es de­cir, cuan­do los de­lin­cuen­tes se con­vier­ten en Es­ta­do cri­mi­nal. La se­gu­ri­dad in­te­rior es, di­ce la doc­tri­na de se­gu­ri­dad al res­pec­to, “la con­di­ción que pro­por­cio­na el Es­ta­do me­xi­cano pa­ra sal­va­guar­dar la se­gu­ri­dad de sus ciu­da­da­nos y el desa­rro­llo na­cio­nal me­dian­te el man­te­ni­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho y la go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal”. Las po­li­cías pro­te­gen al ciu­da­dano y las Fuer­zas Ar­ma­das al Es­ta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes y sus fun­cio­nes de bie­nes­tar,

En es­te sen­ti­do, aquí se ha reite­ra­do que la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das no es de po­li­cías, sino de ga­ran­tes de la exis­ten­cia del Es­ta­do, de sus le­yes y del bie­nes­tar vía un cli­ma de paz pa­ra in­ver­sio­nes y desa­rro­llo afec­ta­dos por la pre­sen­cia tó­xi­ca de gru­pos cri­mi­na­les que afec­tan el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do.

Las Fuer­zas Ar­ma­das par­ti­ci­pan co­mo una ins­ti­tu­ción del Es­ta­do --la fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar su exis­ten­cia y he­ge­mo­nía-- que tie­ne la fun­ción de de­fen­der la so­be­ra­nía del Es­ta­do y la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va a tra­vés del uso de la fuer­za ins­ti­tu­cio­nal con­tra or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que po­seen ca­pa­ci­dad ar­ma­da su­pe­rior a las fuer­zas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y me­no­res a la de las

Fuer­zas Ar­ma­das re­gu­la­res.

El te­ma cen­tral, por tan­to, es la se­gu­ri­dad in­te­rior co­mo par­te de la se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Por man­da­to en la frac­ción VI del ar­tícu­lo 89 cons­ti­tu­cio­nal el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pue­de mo­vi­li­zar tro­pas en si­tua­cio­nes acre­di­ta­das a la se­gu­ri­dad in­te­rior, que es lo que ha ocu­rri­do cuan­do por erro­res y com­pli­ci­da­des po­lí­ti­cas y de go­bierno los gru­pos cri­mi­na­les to­ma­ron el con­trol de par­tes te­rri­to­ria­les de la so­be­ra­nía del Es­ta­do. La par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das ha si­do re­gu­la­da por las le­yes ci­vi­les y se cir­cuns­cri­be a ac­cio­nes de apo­yo, con el agre­ga­do for­mal de que mi­li­ta­res y ma­ri­nos re­ti­ra­dos pue­den ser fun­cio­na­rios de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca ci­vil so­me­ti­dos a las le­yes ci­vi­les, pues só­lo se apro­ve­cha su ex­pe­rien­cia y for­ma­ción en se­gu­ri­dad na­cio­nal y se­gu­ri­dad in­te­rior.

En es­te con­tex­to, la fór­mu­la es sen­ci­lla de plan­tear: la se­gu­ri­dad in­te­rior exi­ge la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra man­te­ner el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do pa­ra la bús­que­da del bie­nes­tar so­cial en el com­ba­te con­tra gru­pos de­lic­ti­vos que se han apo­de­ra­do de te­rri­to­rios e ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do.

-0

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca es par­te de la se­gu­ri­dad de­mo­crá­ti­ca del Es­ta­do y de la de­mo­cra­cia.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico