El Debate de Mazatlan

Otra vez so­bre el pre­si­den­te y los mi­li­ta­res

- Jor­ge Fer­nán­dez Me­nén­dez jor­ge­fe@pro­digy.net.mx Society · Human Rights · Politics · Luis Cresencio Sandoval · Andrés Manuel López Obrador · Coahuila · Nuevo Leon · Sayyid

El 6 de ju­lio pa­sa­do pu­bli­ca­mos el ade­lan­to de la muy am­plia en­tre­vis­ta que nos con­ce­dió el ge­ne­ral Luis Cre­sen­cio San­do­val, se­cre­ta­rio de la De­fen­sa, pa­ra el li­bro La Nue­va Gue­rra, del Cha­po al fen­ta­ni­lo (Gri­jal­bo, 2020) que ha sa­li­do en es­tos días a la ven­ta.

El te­ma de la par­ti­ci­pa­ción mi­li­tar en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ha es­ta­do, y es­tá, en el de­ba­te, so­bre to­do en es­tos días. Por esa ra­zón, de­be­mos re­gre­sar a al­gu­nos de los prin­ci­pa­les pun­tos que abor­da el ge­ne­ral San­do­val en esa en­tre­vis­ta.

En la mis­ma, el se­cre­ta­rio de la De­fen­sa ex­pre­sa preo­cu­pa­ción por el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ju­di­cial, por jue­ces que por coer­ción o co­rrup­ción de­jan en li­ber­tad a mu­chos de­lin­cuen­tes; por la in­com­pren­sión de las fuer­zas po­lí­ti­cas so­bre las la­bo­res que rea­li­zan las Fuer­zas Ar­ma­das; por la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca de cier­tos ac­to­res pa­ra par­ti­ci­par de lleno en las ta­reas de se­gu­ri­dad, y en ga­ran­ti­zar, man­te­nien­do la efi­cien­cia y la dis­ci­pli­na, las dos co­sas que les pi­dió el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor al ini­ciar la ad­mi­nis­tra­ción: que se res­pe­ta­ran los de­re­chos hu­ma­nos y que en la me­di­da de las cir­cuns­tan­cias ope­ra­ti­vas, se dis­mi­nu­ye­ra el ín­di­ce de le­ta­li­dad en los en­fren­ta­mien­tos con los de­lin­cuen­tes.

Pa­ra el ge­ne­ral San­do­val, se re­quie­re for­ta­le­cer una suer­te de equi­li­brio en­tre la apli­ca­ción de las le­yes, la efi­cien­cia y la dis­ci­pli­na del ac­cio­nar mi­li­tar y la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de to­dos los ac­to­res pa­ra avan­zar en la se­gu­ri­dad en el país. “Las le­yes, di­ce, son alia­das es­tu­pen­das pa­ra desa­rro­llar nues­tro tra­ba­jo, pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te en al­gu­nas oca­sio­nes, quie­nes tie­nen que apli­car las le­yes “le bus­can el ca­mino” pa­ra de al­gu­na ma­ne­ra fa­vo­re­cer a la de­lin­cuen­cia; sin em­bar­go, tam­bién se ha da­do el ca­so que la de­lin­cuen­cia ame­na­za a quien en sus ma­nos es­tá apli­car la jus­ti­cia”. Le preo­cu­pa, que se ha­ble de mi­li­ta­ri­za­ción. “La pre­sen­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das en cum­pli­mien­to de sus mi­sio­nes ge­ne­ra­les, in­sis­te, no sig­ni­fi­ca mi­li­ta­ri­za­ción, so­bre to­do por­que no es­ta­mos en el go­bierno pa­ra di­ri­gir al­gu­na par­te que no sea nues­tra es­pe­cia­li­dad”.

Y reite­ra al­go que es una cons­tan­te y que en el ám­bi­to po­lí­ti­co mu­chas ve­ces no se quie­re re­co­no­cer: “la gen­te apo­ya nues­tra pre­sen­cia, que no ha si­do de tres o cua­tro años, sino de 13 o 14 años en una es­tra­te­gia pa­ra com­ba­tir a la de­lin­cuen­cia; tiem­po du­ran­te el cual los go­bier­nos es­ta­ta­les no apro­ve­cha­ron pa­ra for­ta­le­cer su es­truc­tu­ra de se­gu­ri­dad pú­bli­ca... Era más fá­cil pe­dir­le apo­yo al go­bierno fe­de­ral en turno, que ge­ne­rar una es­truc­tu­ra de se­gu­ri­dad com­pe­ten­te, hay es­ta­dos que lo han he­cho, que lo hi­cie­ron y que tie­nen una for­ta­le­za im­por­tan­te. Me atre­ve­ría a de­cir Coahui­la, Nue­vo León y Yu­ca­tán”. ¿Có­mo en­ten­dió el pre­si­den­te, le pre­gun­té, que fue tan crí­ti­co has­ta la cam­pa­ña elec­to­ral, qué era el Ejér­ci­to, có­mo cam­bia el pre­si­den­te su re­la­ción con el Ejér­ci­to?“Aquí fue im­por­tan­te, di­ce el ge­ne­ral San­do­val, que le pro­por­cio­na­mos al se­ñor pre­si­den­te in­for­ma­ción ob­je­ti­va so­bre la ac­tua­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das, lo que le per­mi­tió co­no­cer más de cer­ca lo que so­mos y nues­tra leal­tad ins­ti­tu­cio­nal, de es­ta ma­ne­ra en me­nos de dos me­ses es­ta­ble­ció que so­mos un pi­lar fun­da­men­tal de su go­bierno y del Es­ta­do Me­xi­cano, con­cep­to que otros pre­si­den­tes han ex­pre­sa­do has­ta el fi­nal de su ad­mi­nis­tra­ción”.

En torno a es­ta re­la­ción con el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor y las ins­truc­cio­nes que re­ci­bió al ini­ciar la ad­mi­nis­tra­ción, el se­cre­ta­rio de la De­fen­sa Na­cio­nal sos­tie­ne que “las Fuer­zas Ar­ma­das se­gui­mos rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes y cum­plien­do ta­reas en be­ne­fi­cio de la se­gu­ri­dad, pe­ro exis­ten otros as­pec­tos que nos ha en­car­ga­do mu­cho el pre­si­den­te. Pri­me­ro, el res­pe­to irres­tric­to a los de­re­chos hu­ma­nos y se­gun­do la co­rrec­ta apli­ca­ción de la Ley Na­cio­nal del Uso de la Fuer­za, sien­do muy en­fá­ti­co en ello”.

Tam­bién in­sis­tió en que esas ins­truc­cio­nes no bus­ca­ron de­bi­li­tar su ac­cio­nar. “Al in­sis­tir en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, se ge­ne­ró en­tre las tro­pas una con­fu­sión que los hi­zo ti­tu­bear al ac­tuar en cier­tos ca­sos… Pe­ro esa no fue una ins­truc­ción del se­ñor pre­si­den­te; al con­tra­rio, ex­pre­só su preo­cu­pa­ción por esos he­chos, ma­ni­fes­tan­do que no po­día­mos se­guir per­mi­tien­do que gol­pea­ran a nues­tros sol­da­dos; al res­pec­to, le co­men­té que se ha­bía ge­ne­ra­do una con­fu­sión en la ac­tua­ción del per­so­nal y el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, por lo que nos di­mos a la ta­rea de acla­rar al­gu­nas co­sas en cuan­to a qué era el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos y qué era la apli­ca­ción de la Ley Na­cio­nal del Uso de la Fuer­za”. La lar­ga en­tre­vis­ta es­tá, com­ple­ta, en el li­bro La Nue­va Gue­rra.

Las Fuer­zas Ar­ma­das son, en los he­chos, la úni­ca ins­ti­tu­ción que ha lo­gra­do man­te­ner una con­ti­nui­dad in­ter­na, or­de­na­da, ins­ti­tu­cio­nal, que cohe­sio­na y no di­vi­de, y que tra­ba­ja en torno a ob­je­ti­vos de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, que no se ago­ta­ron en se­xe­nios pa­sa­dos y tam­po­co lo ha­rán en és­te. Nues­tros mi­li­ta­res de­ben te­ner apo­yo po­lí­ti­co pa­ra avan­zar en ese ob­je­ti­vo, un apo­yo que se de­be re­fle­jar en una coor­di­na­ción real, so­bre to­do a ni­vel de se­gu­ri­dad, a ni­vel fe­de­ral y es­ta­tal, y en­tre los tres po­de­res de la Unión que hoy es­tá, por lo me­nos, de­te­rio­ra­da.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico