El Debate de Mazatlan

Lo ase­si­nan de un ti­ro en la ca­be­za,en Agua­ru­to

Su cuer­po que­da so­bre el puen­te del ca­nal Cañedo

- ≋Her­nán Alfaro @el­de­ba­te Crime · Incidents · Culiacan · 9-1-1 (TV series) · Rio de Janeiro · Como

Vi­vía en la mis­ma sin­di­ca­tu­ra don­de lo en­con­tra­ron

Cu­lia­cán. Su cuer­po que­dó so­bre el puen­te del ca­nal Cañedo. Vi­vía en la mis­ma sin­di­ca­tu­ra don­de lo en­con­tra­ron La sin­di­ca­tu­ra de Agua­ru­to vi­vió la pér­di­da de uno de sus ha­bi­tan­tes du­ran­te la ma­ña­na de ayer.

Quien en vi­da res­pon­día al nom­bre de Adal­ber­to fue lo­ca­li­za­do por po­li­cías mu­ni­ci­pa­les so­bre un puen­te que cru­za el ca­nal Cañedo. Se in­for­mó que pre­sen­ta­ba un dis­pa­ro en la ca­be­za. No se es­ta­ble­ció en esos mo­men­tos el mó­vil de cri­men.

u Lo su­ce­di­do

Ape­nas eran las 05:00 ho­ras, y el pue­blo es­ta­ba en apa­ren­te cal­ma, sin pen­sar que de pron­to me­dian­te el nú­me­ro de emer­gen­cias 9-1-1 se no­ti­fi­có que ha­bían en­con­tra­do a una per­so­na sin vi­da a po­cos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la ca­rre­te­ra Cu­lia­cán–Na­vo­la­to. La to­rre­ta de una pa­tru­lla de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal ilu­mi­na­ba en su pa­so a la co­mu­ni­dad. Los uni­for­ma­dos que iban a bor­do de ella se in­ter­na­ron por el bor­de del ca­nal Cañedo, has­ta dar con el ca­dá­ver, el cual es­ta­ba ti­ra­do bo­ca­rri­ba. Pa­ra al­gu­nos era una des­agra­da­ble no­ve­dad al dar­se cuen­ta de que ha­bían pri­va­do de la vi­da a una per­so­na. Hu­bo quie­nes se fue­ron acer­can­do pa­ra tra­tar de re­co­no­cer a la víc­ti­ma mor­tal, y así fue. El hoy oc­ci­so vi­vía por la ca­lle Río Ta­ma­zu­la, en la co­lo­nia Agus­ti­na Ra­mí­rez, en la mis­ma sin­di­ca­tu­ra. A ellos se les avi­só cuan­do pre­sun­ta­men­te se en­con­tra­ban dur­mien­do. Eran mo­men­tos de do­lor y de an­gus­tia al sa­ber que ha­bían per­di­do a un ser que­ri­do.

Los agen­tes po­li­cia­les tu­vie­ron que de­li­mi­tar la es­ce­na del cri­men pa­ra evi­tar que ter­ce­ras per­so­nas con­ta­mi­na­ran o re­mo­vie­ran los pro­ba­bles in­di­cios. Las du­das so­bre quién pu­do ha­ber da­do muer­te a Adal­ber­to in­cre­men­ta­ron, de­bi­do a que na­die lo en­ten­día.

El sol po­co a po­co fue sa­lien­do de su re­fu­gio, pe­ro mien­tras eso pa­sa­ba, per­so­nal de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) es­ta­ba acer­cán­do­se al si­tio pa­ra ha­cer la­bo­res de cam­po.

u Lo su­ce­di­do

El per­so­nal fo­ren­se pos­te­rior­men­te hi­zo su arri­bo pa­ra in­da­gar lo su­ce­di­do. Co­mo ta­rea prin­ci­pal re­co­lec­ta­ron to­do aque­llo que les pa­re­cie­ra ex­tra­ño y pu­die­ra for­mar par­te de las evi­den­cias, co­mo un cas­ca­jo de ar­ma de fue­go ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros. Es­tu­vie­ron ana­li­zan­do to­da la es­ce­na y des­pués se acer­ca­ron al ca­dá­ver, el cual pre­sun­ta­men­te te­nía el ba­la­zo en la ca­be­za. Al ter­mi­nar las di­li­gen­cias se dio la or­den pa­ra que el cuer­po de Adal­ber­to fue­ra de­po­si­ta­do en el an­fi­tea­tro.

 ?? FO­TO: LUIS PÉ­REZ ?? > Un pe­ri­to tra­ba­jan­do en el área don­de que­dó el ca­dá­ver.
FO­TO: LUIS PÉ­REZ > Un pe­ri­to tra­ba­jan­do en el área don­de que­dó el ca­dá­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico