SE­CUES­TRAN FE­DE­RA­LES A MI­GRAN­TE Y VIO­LAN A TES­TI­GOS

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

Ciu­dad Juá­rez– Una mu­jer mi­gran­te de Hon­du­ras fue víc­ti­ma de se­cues­tro y vio­la­ción lue­go de que agen­tes de la Po­li­cía Fe­de­ral pre­sun­ta­men­te la “le­van­ta­ron pa­ra en­tre­gar­la a un gru­po de criminales”, de acuer­do con la in­for­ma­ción que se ven­ti­ló ayer en una au­dien­cia ju­di­cial ins­trui­da en con­tra de tres pre­sun­tos im­pli­ca­dos.

Se re­ve­ló que el pa­sa­do 10 de ju­nio co­mo a las 4:30 de la ma­ña­na un gru­po de fe­de­ra­les que por­ta­ban ar­mas de fue­go irrum­pió en una ca­sa ha­bi­ta­da por in­mi­gran­tes y se lle­va­ron a la ex­tran­je­ra. Des­pués la en­tre­ga­ron a Ro­dol­fo Fa­ve­la Le­dez­ma, Luis An­to­nio Gui­do Gon­zá­lez y Wal­ter Ale­xan­der Gua­jar­do, es­te úl­ti­mo oriun­do de El Sal­va­dor y quien des­de ha­ce dos años vi­ve en Ciu­dad Juá­rez al pa­re­cer con do­cu­men­ta­ción apó­cri­fa.

Cuan­do el se­cues­tro es­ta­ba en pro­ce­so el due­ño de la ca­sa, quien tie­ne su re­si­den­cia en una vi­vien­da ad­jun­ta al in­mue­ble que era ha­bi­ta­do por los mi­gran­tes –cu­ya ubi­ca­ción que­dó ba­jo re­ser­va ju­di­cial- sa­lió y les pre­gun­tó si po­día ayu­dar en al­go al tiem­po les ex­pli­có que ésa era su ca­sa y que la ha­bía ren­ta­do.

En res­pues­ta le die­ron va­rios gol­pes y lo aven­ta­ron con­tra la ca­jue­la de un au­to­mó­vil Tau­rus de co­lor ne­gro. Lue­go la ma­má de es­ta per­so­na sa­lió a ver qué pa­sa­ba, pe­ro tam­bién fue aven­ta­da. Los tres fue­ron lle­va­dos a una ca­sa de se­gu­ri­dad en la ca­lle Ha­cien­da Ca­sa de Ja­nos nú­me­ro 9503-71, de la co­lo­nia Las Ha­cien­das.

Los po­li­cías ahí los en­tre­ga­ron a los cap­to­res, quie­nes por de­jar en li­ber­tad a la hon­du­re­ña pi­die­ron 6 mil dó­la­res y co­bra­ron 5 mil, aun­que to­do el di­ne­ro que de­man­da­ban fue de­po­si­ta­do por su ma­má, quien ra­di­ca en Es­ta­dos Unidos.

Por las otras dos víc­ti­mas los de­lin­cuen­tes so­li­ci­ta­ron 10 mil dó­la­res, pe­ro des­pués de una ne­go­cia­ción acep­ta­ron 27 mil pe­sos.

Las víc­ti­mas fue­ron res­ca­ta­das el 14 de ju­nio por agen­tes de la Uni­dad An­tiex­tor­sión ads­cri­tos a la Fis­ca­lía es­ta­tal, quie­nes úni­ca­men­te bus­ca­ban a los me­xi­ca­nos pues na­die ha­bía de­nun­cia­do los de­li­tos de que fue ob­je­to la hon­du­re­ña, in­for­mó una agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (en una au­dien­cia rea­li­za­da ayer en la dé­ci­ma sa­la de la Ciu­dad Ju­di­cial) an­te el juez de Con­trol Apo­li­nar Juá­rez Cas­tro.

Al ren­dir de­cla­ra­ción an­te el MP el pa­sa­do 15 de ju­nio, la hon­du­re­ña di­jo que ella lle­gó a Ciu­dad Juá­rez el pa­sa­do 8 de abril y el 15 de ma­yo tu­vo su pri­me­ra au­dien­cia mi­gra­to­ria en El Pa­so con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, quie­nes la re­tor­na­ron a Mé­xi­co a tra­vés de es­ta fron­te­ra y le fi­ja­ron una se­gun­da au­dien­cia pa­ra el pró­xi­mo 25 de ju­lio.

Por la de­ses­pe­ra­ción la hon­du­re­ña se co­mu­ni­có con su ma­má pa­ra pe­dir­le que le pa­ga­ra a un "co­yo­te" que la cru­za­ra de for­ma ile­gal a Es­ta­dos Unidos. La ma­má le res­pon­dió que en dos se­ma­nas de­po­si­ta­ría 2 mil dó­la­res y lo hi­zo a nom­bre de una per­so­na iden­ti­fi­ca­da co­mo Ve­ró­ni­ca, a quien la ma­má de la víc­ti­ma le pi­dió que la re­ci­bie­ra en su ca­sa.

El 7 de ju­nio la ex­tran­je­ra fue lle­va­da a la ca­sa de Ve­ró­ni­ca y dos días des­pués fue cam­bia­da a otro lu­gar al que le de­no­mi­na­ban “bo­de­ga”.

Su­pues­ta­men­te ese día la iban a cru­zar ile­gal­men­te a Es­ta­dos Unidos pe­ro no fue así y el 10 de ju­nio fue se­cues­tra­da por un gru­po de hom­bres que por­ta­ban uni­for­mes de la Po­li­cía Fe­de­ral.

La hon­du­re­ña di­jo que pa­ra ama­ne­cer de ese día es­cu­chó gri­tos en los que de­cían "ya sa­be­mos que es­tán ahí, ábra­nos” y gol­pes en las ven­ta­nas. Ella se es­con­dió en un ba­ño jun­to con otras dos mu­je­res, pe­ro los fe­de­ra­les rom­pie­ron las puer­tas y las sa­ca­ron. Des­pués lle­gó una mu­jer y a la ex­tran­je­ra la obli­ga­ron a ha­cer­le se­xo oral. “Me pre­gun­ta­ron de qué na­cio­na­li­dad era, les di­je que de Hon­du­ras en­ton­ces me di­ce: ven con­mi­go, me aga­rra la ca­be­za, me aga­cha y me saca de la ca­sa y me sube a un ca­rro ne­gro, nos lle­van a otra ca­sa. Me ta­pa­ron los ojos con ta­pe gris y una per­so­na de se­xo mas­cu­lino me dio vuel­ta y me ba­jó el pan­ta­lón. Le di­je que yo an­da­ba en mi pe­río­do y me de­jó, se fue" de­cla­ró la víc­ti­ma. Agre­gó que "vol­vió a en­trar es­ta per­so­na y me obli­gó a te­ner se­xo oral, me pu­so la pis­to­la en la ca­be­za y me pre­gun­tó si yo sa­bía cuál era ese so­ni­do. Le di­je que sí y él me di­jo que te­nía que ha­cer to­do lo que di­je­ran, me des­nu­dó y me pe­ne­tró, des­pués se sa­lió, re­gre­só y me dio agua", de­cla­ró la mi­gran­te.

Es­ta mis­ma per­so­na fue vio­la­da por otro hom­bre en dos oca­sio­nes más y ob­je­to de un abu­so se­xual por par­te de otro va­rón, du­ran­te el tiem­po que es­tu­vo ba­jo cau­ti­ve­rio.

Cuan­do fue li­be­ra­da, la víc­ti­ma iden­ti­fi­có que las per­so­nas que la vio­la­ron son Gui­do Gon­zá­lez y Ale­xan­der Gua­jar­do, aun­que te­nía los ojos ta­pa­dos con ‘ta­pe’ pu­do ver por­que sus lá­gri­mas re­mo­ja­ron el pe­ga­men­to.

La otra víc­ti­ma mu­jer tam­bién fue vio­la­da en va­rias oca­sio­nes. En su de­cla­ra­ción afir­mó que le pe­ga­ron en los glú­teos ade­más de man­te­ner­la ama­rra­da de pies y ma­nos ti­ra­da so­bre un col­chón jun­to a su hi­jo, quien fue ata­do y lo gol­pea­ron de for­ma se­ve­ra. “Me gol­pea­ron la es­pal­da con una va­ri­lla, los pies. Sen­tí que en la ca­be­za me po­nían un ar­ma de fue­go y co­mo es­ta­ba bo­ca aba­jo me subie­ron las pier­nas y con la mis­ma va­ri­lla me gol­pea­ron las plantas de los pies, las pan­to­rri­llas, los de­dos", de­cla­ró el due­ño de la ca­sa.

Di­jo que an­tes de que lo se­cues­tra­ran, cuan­do sa­lió de su ca­sa pa­ra ver qué pa­sa­ba en la vi­vien­da que ha­bía ren­ta­do des­de ma­yo pa­sa­do, vio una uni­dad de la Po­li­cía Fe­de­ral y los uni­for­mes tác­ti­cos que los dis­tin­guen.

Los fa­mi­lia­res de los me­xi­ca­nos in­ter­pu­sie­ron la de­nun­cia pe­nal y cuan­do un ve­cino del sec­tor de­nun­ció a tra­vés de un te­lé­fono co­mu­ni­ta­rio que ha­bía vis­to a un gru­po de hom­bres ba­jar a per­so­nas so­me­ti­das pa­ra in­tro­du­cir­las a una ca­sa ubi­ca­da en la ca­lle Ha­cien­da Ca­sa de Ja­nos, las au­to­ri­da­des in­ter­cam­bia­ron in­for­ma­ción y se im­ple­men­tó el ope­ra­ti­vo que per­mi­tió el res­ca­te el pa­sa­do 14 de ju­nio.

El juez Apo­li­nar Juá­rez Cas­tro de­cla­ró le­gal la de­ten­ción de los tres sos­pe­cho­sos y fi­jó otra au­dien­cia pa­ra ma­ña­na a las 12:00 ho­ras a fin de lle­var a ca­bo la con­ti­nua­ción de la au­dien­cia ini­cial en la que se de­ter­mi­na­rá si vin­cu­la o no a pro­ce­so a los acu­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.