GPS

GEN­TE • PO­LÍ­TI­CA • SO­CIE­DAD

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - [email protected]­rioch.com.mx

• No es des­liz el de Con­cha, es co­rrup­ción ple­na

El nue­vo ama­ne­cer to­le­ra un mo­vi­mien­to os­cu­ro y sin jus­ti­fi­ca­ción”

• Una ma­ti­ta de hier­ba en even­to de AMLO

• ¿A po­co hu­bo men­ti­ri­llas del go­ber­na­dor?

• Aler­ta mi­gra­to­ria tam­bién en la ca­pi­tal

Se po­drá de­cir lo que se quie­ra pa­ra jus­ti­fi­car el des­liz de Ma­ría Con­cep­ción “Con­cha” Lan­da en te­rri­to­rios eu­ro­peos. Sin em­bar­go, sub­ya­ce una con­duc­ta an­ti­éti­ca y pro­ba­ble­men­te de res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do me­nos ad­mi­nis­tra­ti­va, que la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal de­ja pa­sar sin el más mí­ni­mo ru­bor a pe­sar del tre­men­do da­ño que oca­sio­na al pro­pio go­ber­na­dor en su ima­gen.

Un via­je que tie­ne co­mo des­tino un país y se cam­bia a otro, con fe­chas muy di­fe­ren­tes al del com­pro­mi­so ofi­cial, es muy di­fí­cil de jus­ti­fi­car. To­dos los de­ta­lles los he­mos ve­ni­do pre­sen­tan­do en GPS e in­for­ma­ción ge­ne­ral.

Ob­via­men­te exis­te una mez­cla de re­cur­sos pú­bli­cos, en­tre ellos, por su­pues­to, el car­go y po­si­ción de la fun­cio­na­ria, que se en­cuen­tra en ho­ras y días há­bi­les; no se di­ga el uso de viá­ti­cos, pa­go de vue­los y ho­te­les.

Por me­nos que eso aca­ba de caer en la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral una se­cre­ta­ria de es­ta­do, a quien se le ocu­rrió ha­cer una lla­ma­da pa­ra pe­dir que la es­pe­ra­ran un mo­men­to en el ae­ro­puer­to.

Con­cha em­pe­zó mal con aque­lla en­tre­ga del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Chihuahua a un so­cio neo­lo­nés su­yo, Kat­zir Me­za Me­di­na, a cam­bio de va­rios mi­llo­nes de pe­sos. No hu­bo cas­ti­go y le si­guió. Aho­ra es­to.

El nue­vo ama­ne­cer to­le­ra un mo­vi­mien­to os­cu­ro y sin jus­ti­fi­ca­ción co­mo el acon­te­ci­do con su Se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra y su des­cuel­gue fa­mi­liar por el vie­jo con­ti­nen­te.

Si es­pe­ra­ba una prue­ba de fue­go in­me­dia­ta la ti­tu­lar de la Fun­ción Pú­bli­ca, Mó­ni­ca Var­gas, de in­me­dia­to le sal­tó. Es­ta es co­rrup­ción au­tén­ti­ca no pe­que­ñe­ces.

Un asun­to fres­que­ci­to y no he­re­da­do, co­mo las in­có­mo­das pa­pas ca­lien­tes que tie­ne ba­jo su es­cri­to­rio en es­pe­ra de re­so­lu­ción.

El cin­tu­rón con mo­ti­vos de can­na­bis sa­ti­va -que no in­di­ca, nos co­rri­gen- en prin­ci­pio no lla­ma la aten­ción. Di­fí­cil­men­te a la dis­tan­cia po­día ob­ser­var­se el de­ta­lli­to.

Pe­ro Mar­ce­lino Gó­mez sí se fi­jó y no du­dó en ela­bo­rar una ima­gen com­pues­ta del as­pec­to ob­ser­va­do en el even­to pre­si­den­cial ce­le­bra­do en Oji­na­ga.

En di­cha fo­to se ob­ser­va no só­lo la si­lue­ta de la plan­ta de ma­rihua­na, sino una es­cua­dra co­mo he­bi­lla, en ma­te­rial pla­tea­do, muy lla­ma­ti­vo.

En esas con­di­cio­nes e in­du­men­ta­ria, don Jo­sé Oli­vas Za­ra­go­za, be­ne­fi­cia­rio del pro­gra­ma de apo­yos a adul­tos ma­yo­res, se pre­sen­tó en el even­to pre­si­den­cial.

En la zo­na no es ex­tra­ño en­con­trar he­bi­llas, cin­tos, ani­llos, in­clu­so los vehícu­los por­tan al­gún ele­men­to alu­si­vo a ar­mas o a la hier­ba re­co­no­ci­da por sus efec­tos más lú­di­cos que me­di­ci­na­les.

Di­ga­mos que es par­te del fol­clo­re.

Pe­ro el de­ta­lli­to in­du­da­ble­men­te fue un des­cui­do del per­so­nal de ayu­dan­tía pre­si­den­cial, que el res­pon­sa­ble re­gio­nal de los pro­gra­mas de bie­nes­tar en la re­gión de Chihuahua, Mar­ce­lino Gó­mez Bre­nes, res­ca­tó pa­ra el anec­do­ta­rio.

Ade­re­zan­do la ima­gen de don Jo­sé con otra don­de An­drés Ma­nuel se­ña­la con el de­do, y el sub­se­cre­ta­rio de Mi­ne­ría son­ríe.

La lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co es la prin­ci­pal ra­zón de la crea­ción de la Guar­dia Na­cio­nal; mi­les de muer­tes ha de­ja­do, in­clu­so en los pri­me­ros me­ses de la cuar­ta trans­for­ma­ción.

Ahí que­da la ima­gen del pre­si­den­te en­tre­gan­do la tar­je­ta de apo­yo a tra­vés del al­cal­de de Oji­na­ga, Mar­tín Sán­chez.

Sa­lió Ja­vier Co­rral ca­si jun­to con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a la Ciu­dad de Mé­xi­co, en bus­ca, se­gún él, de ace­le­rar la re­so­lu­ción de la con­tro­ver­sia in­ter­pues­ta por Mo­re­na con­tra la re­es­truc­tu­ra de la deu­da. El tiem­po ya se le ago­tó.

Cre­yó a pie jun­ti­llas la pro­me­sa pre­si­den­cial de no in­ter­ven­ción en el asun­to, y los pa­ra­bie­nes de que to­do le sal­ga bien.

Con esa ilu­sión a cues­tas y las ga­nas de es­tar en la ca­pi­tal del país, sa­lió ca­si co­rrien­do. Le ur­gía un cam­bio de cli­ma, huir del in­fier­ni­llo chihuahuen­se.

Ten­drá el don de la ubi­cui­dad, por­que pre­ten­día ver a cua­tro mi­nis­tros de la Cor­te a par­tir de la una de la tar­de. O pa­sa­rá só­lo a sa­lu­dar, aun­que los tiem­pos no dan si­quie­ra pa­ra ello, o se echó una men­ti­ri­lla.

Más aún, cuan­do pre­ten­día es­tar por la tar­de en reunión con fun­cio­na­rios fe­de­ra­les, pa­ra dar se­gui­mien­to de asun­tos que no di­jo, y hoy es­tar aquí pa­ra una con­fe­ren­cia de pren­sa.

Na­da más los tras­la­dos ha­cen im­po­si­ble el re­co­rri­do a me­nos que ten­ga he­li­cóp­te­ro allá al es­ti­lo Emi­lio Lo­zo­ya. Pe­ro, en fin.

Fue pe­cu­liar que, en lu­gar de aten­der me­dios en pre­sen­cia aquí en Chihuahua, se ha­ya ido a Mé­xi­co pa­ra ha­cer­lo. La ima­gen es in­tere­san­te, más aún cuan­do en ese con­tex­to anun­cia -aho­ra sí- rue­das de pren­sa ca­da se­ma­na.

A me­dia ma­ña­na, 11:30 de Chihuahua, se co­nec­tó con los co­le­gas de la fuen­te en lla­ma­da de Sky­pe, anun­cia­da de for­ma apre­su­ra­da ape­nas unos mo­men­tos an­tes, in­sus­tan­cial, por­que a esas ho­ras no te­nía real­men­te na­da qué in­for­mar, más que el re­fri­to de la gi­ra.

Fue­ra de la reunión re­gio­nal de go­ber­na­do­res el pró­xi­mo viernes, con pre­sen­cia de man­dos del ejér­ci­to, se­gu­ri­dad pú­bli­ca y guar­dia na­cio­nal, no hu­bo ma­yor anun­cio.

Pro­ba­ble­men­te le ca­yó el vein­te de ello, por­que es­tu­vo dis­traí­do y con una to­se­ci­lla ner­vio­so­na al prin­ci­pio.

***

Imss-pros­pe­ra es un pro­gra­ma que cuan­do me­nos en el Es­ta­do atien­de a un cuar­to de mi­llón de per­so­nas, con más de 170 cen­tros mé­di­cos en zo­nas ru­ra­les.

Es­te pro­gra­ma na­ció -se su­po­ne- pa­ra aten­der a las zo­nas ru­ra­les y ur­ba­nas de más al­to ni­vel de mar­gi­na­ción en ma­te­ria de sa­lud.

Son uni­da­des con ins­ta­la­cio­nes, equi­pa­mien­to y per­so­nal, que en es­tos mo­men­tos se en­cuen­tra en la in­cer­ti­dum­bre, por­que la ins­truc­ción es ce­rrar.

Al me­nos esa es la or­den que cir­cu­la, y que ya de­jó sin em­pleo a cien­tos de per­so­nas en va­rios es­ta­dos del país.

El ru­mor es que el re­cor­te vie­ne tam­bién a Chihuahua.

Esas 250 mil per­so­nas que­da­rán sin po­si­bi­li­dad de aten­ción mé­di­ca, por­que la ins­truc­ción es que los re­cur­sos pa­sa­rán a edu­ca­ción al­gu­nos y otros se­rán en­tre­ga­dos per­so­nal­men­te a los be­ne­fi­cia­rios.

El ser­vi­cio que pres­tan es­tas uni­da­des es en ma­te­ria de re­duc­ción de muer­te ma­ter­na, re­duc­ción de em­ba­ra­zo, lac­tan­cia ma­ter­na y al­ber­gues co­mu­ni­ta­rios.

Son cen­tros co­mo el ubi­ca­do por ejem­plo en Gua­da­lu­pe y Cal­vo, en Bar­be­chi­tos, que es un ver­da­de­ro oa­sis en aten­ción, con to­do y sus ca­ren­cias.

Pe­ro tam­bién lo hay en Ji­ca­mo­ra­chi, en Urua­chi, fren­te a la es­cue­la. Y así por to­do el te­rri­to­rio es­ta­tal, allá don­de ver­da­de­ra­men­te se re­quie­re aten­ción. Es de­li­ca­do el asun­to sin du­da al­gu­na.

No es des­liz el de Con­cha, es co­rrup­ción ple­na Una ma­ti­ta de hier­ba en even­to de AMLO ¿A po­co hu­bo men­ti­ri­llas del go­ber­na­dor? Aler­ta mi­gra­to­ria tam­bién en la ca­pi­tal

No só­lo en Juá­rez hay aler­ta por el pre­vi­si­ble in­cre­men­to de mi­gran­tes, tam­bién en es­ta ciu­dad se re­gis­tra es­ta con­tin­gen­cia que ha­brá de agu­di­zar­se en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Con el acuer­do Mé­xi­co-es­ta­dos Unidos, des­pués de la ame­na­za aran­ce­la­ria de Do­nald Trump, se cree que en Chihuahua el nú­me­ro de ex­tran­je­ros que in­gre­san ile­gal­men­te al país ha­brá de du­pli­car­se o has­ta tri­pli­car­se.

La ca­pi­tal es con­si­de­ra­da pun­to de trán­si­to, pe­ro de unos me­ses a la fe­cha tam­bién se ha con­ver­ti­do en des­tino de los in­do­cu­men­ta­dos que de­jan su ho­gar en los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos pa­ra pro­bar suer­te en Es­ta­dos Unidos, me­ta que po­cos al­can­zan.

An­te ese es­ce­na­rio, ins­tan­cias co­mo Pro­tec­ción Ci­vil y Bom­be­ros, Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal, Ins­ti­tu­to del De­por­te y Di­rec­ción de Desa­rro­llo So­cial, és­ta úl­ti­ma con pre­su­pues­to pa­ra apo­yos asis­ten­cia­les, ya fue­ron ad­ver­ti­das de que de­ben con­tar un plan de aten­ción al pro­ble­ma.

La ad­mi­nis­tra­ción de Ma­ru Cam­pos -por cier­to re­cién in­cor­po­ra­da a sus fun­cio­nes tras un des­can­so de 10 días- bus­ca ver­te­brar un plan de aten­ción pa­ra que no se sal­ga de las ma­nos el pro­ble­ma, di­fí­cil de ges­tio­nar y con­tro­lar.

Gim­na­sios de­por­ti­vos mu­ni­ci­pa­les ha­bi­li­ta­dos co­mo al­ber­gues, con­sul­to­rios, mé­di­cos, me­di­ci­nas y ali­men­tos, son de en­tra­da los ren­glo­nes que de­ben que­dar lis­tos en los pró­xi­mos días.

El gasto que im­pli­ca no es cual­quier co­sa, pe­ro se­ría más ca­ro que­dar­se de bra­zos cru­za­dos es­pe­ran­do que el fe­nó­meno des­bor­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.